What you want?- Priv. Ekaterina Niurka

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

What you want?- Priv. Ekaterina Niurka

Mensaje por Invitado el Dom Feb 26, 2017 12:29 pm

Las travesías en el mar eran largas, aunque aquella vez había podido descansar antes de montar en el barco que se dirigía a Kugg, ya que la senda más corta parecía ser la que implicaba el puerto de Torava, por lo que la noche anterior al viaje descansé en el pueblo de los humanos. Por lo que se me estaba haciendo muy llevadero y excitante... El agua, siendo tan cristalina, tenía un no se qué que me encantaba... A pesar de que quizás por aquello de ser una felina me inspirase algo de respeto; sencillamente no podía parar de ver el mar desde la cubierta. Mis ojos no dejaban de moverse rápido, viendo ricos peces, corales al fondo... Era todo demasiado maravilloso. Pero tenía muchas ganas de pisar tierra, dado que quería conocer un poco la flora de la Isla Kugg, poder agarrar todo lo que pudiese para ver que aspectos medicinales pudiesen tener. Mis ansias de poder conseguir nuevo material con el que curar algunas enfermedades o al menos retrasarlas eran demasiado grandes...

Por un instante pensé en lo bonito que sería que algún trovador o bailarina nos hubiese acompañado en el trayecto, ya que no había llevado demasiadas cosas... Salvo algún libro que otro que había releído mil veces; el tema era que comenzaba a aburrirme, y aunque había pedido que parasen el barco en mitad del mar, para poder nadar y conocer un poco más de ese extraño lugar... No me hicieron caso como era obvio.
Tras un rato de meditación forzada, oí que una joven chica estaba herida... Al parecer se había metido en un lío con un tripulante, el cual había acabado en el calabozo, pues se abalanzó sobre la muchacha para aprovecharse de ella. Por lo que pude escuchar, aparte del susto que se podría haber llevado la joven, estaba herida en una de sus piernas y en una de sus manos. Me acerqué a quien estaba contando la historia -¿Sería tan amable de llevarme ante la joven? Soy médico, estoy segura de que puedo ayudar- sonreí amable, y no dudaron ni un segundo en llevarme junto a ella.

Cuando entre en el camarote donde la muchacha se encontraba, pude ver claramente la herida en el muslo derecho, cara interna y también la herida de la mano. De camino a este, había cogido una botella de alcohol y mi mochila donde llevaba algunas cositas... La idea era prevenir que las heridas se infectasen y sobretodo, que dejase de sangrar. Me acerqué manteniendo la distancias, pues tenía un olor familiar... Y es que la muchacha era del Clan Karr... Olían siempre extraño -Me llamo Sherezade, soy médico y he venido a ayudarte- la sonreí amable, aunque no esperaba lo mismo de ella -En cuanto te cure y prevengamos algo peor, me marcharé, tranquila...- me acerque un poco más, pero podía notar en la mirada de la joven cierta hostilidad. Aquello iba a ser complicado, por lo que me alejé esperando a que hablase, mientras procedía a hacer mezclas con el alcohol... Mi única intención era salvarla la vida de una infecciosa muerte, ya que en un barco así, era muy fácil coger cualquier tipo de infección mortal si las heridas no eran tratadas con cuidado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: What you want?- Priv. Ekaterina Niurka

Mensaje por Ekaterina Niurka el Dom Feb 26, 2017 1:25 pm

¿Cómo había ocurrido todo? No llegaba a recordarlo con claridad... era todo confuso y... extrañamente... familiar... seguramente no fuera la primera vez que me ocurriera... que me ocurriera... ¿El qué? Ya me habían pasado tantas cosas, tantas malas experiencias que ya no era capaz de recordar cuál de ellas había acontecido esta vez. Solo era capaz de recordar que el sonido de las olas me adormecía y que, por una vez, no me sentía mareada... Y entonces... sí, una figura, de repente... un hombre de hombros anchos... poco a poco la historia fue tomando claridad en mi mente.

Sí que me había ocurrido otras veces, ¡Y tanto! Casi a diario. Cosas de Karr. Seguramente el hombre se hubiera acercado con fines lujuriosos. Sí, recordaba haberme despertado sintiendo un peso inusual sobre el pecho y... luego... sí, eso era. Sin duda, sorprendida y ofendida, me lancé sobre él, arañándole el rostro. Bien, eso solo consiguió enfadarme más. Seguramente me juzgaran poco después. Y naturalmente ese hombre, fuera quien fuera, tendría prioridad. Al fin y al cabo ella era una meretriz arruinada de Karr. No podía más que ser peligrosa, era lo lógico. Y ya estaba suficientemente bien como para acabar encerrada. No tardaría en declarar contra ella. Naturalmente podría acusarle de agresión, pero... era una cobarde, una completa cobarde, y no era la primera vez que actuaba al margen de la ley. No quería levantar sospechas.

Y ahora me dolía todo. No podía respirar. Sin duda solo tenía un par de heridas poco profundas, pero para mí eso era enorme. También era una débil de cuidado, no siempre es la vida fácil la que te convierte en eso. Me habían pasado cosas peores con hombres así, pero... no en un barco en medio de la nada. De hecho, ¿quién me había obligado a subirme a un barco por primera vez en mi vida? Nadie. Yo, en un intento de huir de Karr como tantos otros, aunque estaba segura de que acabaría volviendo. No podía pasar mucho tiempo fuera de mi hogar. No me atrevía. Mi hogar era allí.

¿Cómo había conseguido información sobre mí? ¿Tal vez me había escogido al azar? ¿Tal vez simplemente hubiera observado? ¿Tal vez fuera simplemente el cortísimo vestido y el maquillaje improvisado? No me había molestado en ir de incógnito y ese había sido un gran error. Y de repente vino una mujer. Tenía un rostro amable, lo cual no ayudó a calmarme. Esos solían ser los peores. Un médico. Muy bien, otra persona con la que lidiar.
- Muy bien, Sherezade, ya puedes volver por donde has venido. Sé cuidarme sola.- gruñó, aunque no era verdad, pero no necesitaba que todo el barco supiera que era débil y dependiente. Eso sería propicio a nuevos ataques.

Volver arriba Ir abajo

Re: What you want?- Priv. Ekaterina Niurka

Mensaje por Invitado el Dom Mar 05, 2017 4:49 pm

No era una sorpresa que aquella muchacha me rechazase de esa forma, me lo esperaba desde el primer momento en que la olí. No sabía exactamente como tratarla, si con cariño o con desdén... Y era algo que estuve meditando mientras terminaba de preparar todo para curar sus heridas. Si algo tenía claro, es que esa chica tenía que ser curada, le gustase a ella o no; finalmente cogí la mezcla ya acabada y me acerqué a ella, no demasiado aun por como pudiese arremeter contra mi persona. -Mira... Me da igual lo que te haya pasado, de hecho no sé exactamente los motivos... Solo me interesa sanar tus heridas. Me da igual quien eres, no me importa de donde vienes, y tampoco sé a donde vas... Simplemente creo necesario poder evitar tu muerte... Aunque... Si lo que buscas es morir, puedes decírmelo y entonces sí, me iré por donde he venido- usé un tono de voz más serio e incluso fruncí el ceño.

Decidí sentarme a sus pies y entonces sonreí -Verás, puedo explicarte el como vas a morir... ¿Ves tus heridas? Ahora echan una sangre roja brillante, la cual es completamente sana, a no ser que contengas algún tipo de enfermedad crónica incurable- me tome una pequeña pausa mientras miraba la mezcla -Pero eso me importa más bien poco, porque de ser así, desde luego luces como una verdadera flor-. Clavé entonces mi mirada en la de la chica y volví a señalar sus heridas -Estas en un barco a la deriva, camino a la Isla Kugg... Es un barco sucio, maloliente y de poca clase. Seguramente este barco se usaba para la pesca, ya que huele a muerte y putrefacción... Sí, lo habrán limpiado de arriba abajo, pero eso no te va a librar de una dolorosa y terrible muerte- era el momento quizás de exagerar algo las cosas.

-Bien, cuando la enfermedad entre por tus dulces heridas rojas... Comenzará a colonizar cada rincón de tu cuerpo, haciendo que tu temperatura aumente. Tus heridas comenzarán a echar una especie de mezcla blanca y amarillenta, llamada pus, esa pus no dejará de salir y entonces curar tus heridas será aun más difícil, porque tendrás que apretarlas para sacar toda esa mezcla que no es nada más y nada menos que todas tus defensas muertas. Su olor te recordará a las cosas más desagradables que hayas podido oler, y sabrás que estás muriendo lentamente... Porque esa infección se esta haciendo fuerte en ti- sonreí a la muchacha como si todo aquello fuese algo que desease, pero no era así -Finalmente, tras intentar salvarte la vida a ti misma, no podrás, tu carne putrefacta ni si quiera podrá dejar que los gusanos aniden en ella para dar una oportunidad de vivir... Y se convertirán en heridas necrosadas, las cuales tendrán un color negro estupendo que harán juego cuando mueran con tus ojos sin vida... Aquello se extenderá por todo tu cuerpo, y créeme, hasta que mueras, podrás sentirlo... Eso, la horrible fiebre que te hará delirar y seguramente, con un poco de suerte, también echarás un esputo rojo, que será la clave de que tus pulmones no pueden más- terminando con aquella explicación, levanté el bol con la mezcla -Bueno... ¿Qué me dices? ¿Procedemos a evitar tu muerte?-.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: What you want?- Priv. Ekaterina Niurka

Mensaje por Ekaterina Niurka el Mar Mar 07, 2017 11:42 am

Esbocé una sonrisa irónica. Era extraña la forma de expresarse de esa joven. Podía decir cosas descabelladas y lúgubres con una expresión amigable y traviesa. Eso me daba escalofríos. Yo nunca sería capaz de hacer eso, era muy literal y no se me daban bien los secretos. No estaba segura de si me gustaba o no ese curioso personaje. Sherezade parecía muy... natural, transparente, algo infantil. Casi lo contrario a mí. No era habitual encontrarse con ese tipo de gente en Karr. Me dieron ganas de hacerle preguntas, pero me contuve. Mejor parecer profesional e incluso algo hostil.
- Te puede dar igual mi procedencia, pero... no te doy igual.- eso hizo que me estremeciera más. No era algo que soliera ocurrirme. Pero su siguiente comentario sí que me asustó. Permanecí en silencio.

Sus explicaciones no me ayudaron a calmarme. ¿Qué pretendía? Seguramente asustarme para que accediera a sus cuidados. Acceder a una ayuda mediante una amenaza era una idea un tanto extraña pero bastante seductora. En ese momento me hubiera encantado abandonarme a sus cuidados, y de hecho estaba totalmente convencida y dispuesta a acceder, pero, ¿cómo? Habiéndome mostrado tan desagradable ya era prácticamente imposible. Me resigné y traté de no escuchar. Pese a ello terminé sintiendo náuseas.
- Veo que te hace ilusión salvarme la vida.- repliqué con una sonrisa irónica tratando de permanecer impasible.

- Empecemos pues.- suspiré. No había otra opción, no quería acabar muerta.- Soy Ekaterina Niurka, aunque supongo que ya te lo habrán dicho todo sobre mí.- tenía un deje amargo en la voz, pero me hubiera gustado sonreírle. No quería mostrarme débil, por lo que me contuve. Por alguna razón Sherezade me parecía una niña pequeña, aunque seguramente fuera mayor que yo. A menudo se me olvidaba que yo misma era una niña. No era un pensamiento agradable. - ¿Qué haces en este barco?- pregunté, curiosa. - No es un lugar precisamente agradable... y la gente que hay en él tampoco lo es... me incluyo.- otra vez esa ironía. Cualquiera diría que me gustaba verme perjudicada. La gente como Sherezade no era como yo. Suena extraño, pero es cierto. Dudaba que pudiéramos llevarnos bien, aunque a mí me hubiera gustado. Pero siempre tenía que fastidiarlo todo. Además Sherezade nunca querría juntarse con alguien como yo. Era simplemente imposible. Ella era médico, no era de Karr y seguramente tuviera una buena vida. Yo no le serviría de nada. Mejor sería alejarme cuanto antes. Pero no me sentía con fuerzas. Murmuré un "gracias" apenas audible y cerré los ojos pese a saber que no iba a desvanecerme.

Volver arriba Ir abajo

Re: What you want?- Priv. Ekaterina Niurka

Mensaje por Invitado el Jue Mar 09, 2017 5:51 pm

La chica había reaccionado como esperaba. Bajo su hostilidad podía sentir una inmensas ganas de tener un pequeño acercamiento, así que a pesar de sus palabras, decidí sonreirle. Me acerqué a su herida del muslo primero y con suavidad comencé a echarle la mezcla -Sé que escuece, pero te prometo que te sanará y evitará cualquier mal estar o infección- seguramente las heridas cicatrizasen mucho antes de lo esperado, ya que aquello les ayudaría bastante en la regeneración. Me alejé un poco, para mirar a Ekaterina desde abajo -Tienes un nombre muy bonito, y tienes pinta de ser bastante joven... La verdad es que no me han querido decir mucho de ti... Pero estaba muy preocupada por tu salud de todos modos, así que, no me importaba saber nada- seguí manteniendo la sonrisa cálida a la muchacha... No tenía problemas con ser quien siempre había sido, no tenía que adoptar una postura incomoda.

Me incorporé para seguir curando su herida de la mano -Lo cierto es que, no había muchas opciones a la hora de viajar a Kugg... Todo esto lo hago porque necesito conocer otro tipo de flora... Ya que es la única manera de avanzar en la medicina... Y ciertamente, no me importa que tipo de personas hayan a bordo, soy un ser que sabe pelear en el peor de los casos- me quede mirando la mano -No voy a vendarte, podría ser peor...- con eso terminé de curar a la chica. La miré a los ojos -¿Y tú? ¿Por qué vas hacía Kugg? Puedo notar por tu olor que eres de Karr... Tampoco me extrañaría que quisieras irte de allí... Ese lugar esta infesto de mala praxis- me roce los labios pensando en si debería hablar así de Karr, ya que podría caerme un buen problema... Aun así me encogí de hombros -Tengo entendido que la Reina tiene un carácter complicado... Pero bueno, no es el tema...-.

Comencé a recoger las cosas -Si quieres, puedes acompañarme y estar en mi camarote, allí no te harán nada y podrás sentirte segura... Nos queda aun un largo camino en barco-, no es que me gustase la compañía para dormir, pero al menos me aseguraba de que Ekaterina no sufriese otro altercado violento y que permaneciese a salvo. Era una niña, sus ojos estaban algo caídos, quizás por el cansancio o simplemente por tristeza... Estaba claro que había llevado una dura vida a sus espaldas y que aun la llevaba... Pero yo no podría hacer nada por ella... En Artae las cosas eran muy distintas, ya que teníamos que andarnos con ojo, para no caer en el pecado de matar y condenar así a nuestro Clan... No negaré que muchas veces sentía ganas de matar a algún que otro imbécil, pero bueno, hasta la fecha había sabido contenerme.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: What you want?- Priv. Ekaterina Niurka

Mensaje por Ekaterina Niurka el Sáb Mar 11, 2017 8:24 am

Sherezade me sonrió y yo le devolví la sonrisa, aunque estaba segura de que mi sonrisa parecía más bien una siniestra mueca. Por alguna razón me sentía incómoda, aunque había estado ciertamente en ocasiones más propicias a ese sentimiento. Comenzó a echarme una extraña mezcla y me estremecí. No terminaba de confiar en sus productos e irónicamente no me gustaba que me tocaran sin mi consentimiento. Pero ya le había dado el visto bueno y de hecho había ocurrido tantas veces que estaba empezando a darme igual. Comenzó a escocer e hice una mueca, aunque me contuve pues no quería parecer delicada - a pesar de que lo era. Asentí, esperando que lo que dijera fuera cierto y todo esto acabara pronto. La joven se alejó para observarme y yo moví mi peso de una pierna a otra, sintiéndome como un objeto de exposición, aunque no era la primera vez que alguien lo hacía... aunque obviamente eso era diferente.
- No me gustan los cumplidos.- repliqué, molesta, con algo de miedo a sonrojarme. Tampoco me gustaba especialmente mi nombre...- ¿Joven?- sonreí, irónica.- Tengo ya quince años, soy toda una veterana.- no solía bromear, y de echo bajó la voz en sus últimas palabras. No quería que todos supieran su edad... ni que la tomaran por alguien sociable. Solo quería estar sola, a menos que pagaran por su compañía.- Me alegra que no te hayan contado mucho.- bufé, aunque hablándome a mí misma.

Al parecer, Sherezade iba a Kugg para descubrir cosas nuevas, como yo, aunque nuestras razones era a pesar de eso muy diferentes. Por un momento me permití imaginar cómo sería vivir la vida de Sherezade. Seguramente también hubiera pasado por muchas cosas, incluso más que yo. Al fin y al cabo llevaba más tiempo viva. Pero en todo caso ella era médico y viajaba para aprender. Tan mal no podía estar.
- Entiendo.- contesté, asintiendo. Me devolvió la pregunta y comencé a sentirme incómoda, aunque traté de no dejarlo ver.- De hecho, lo que dices es cierto, no es un lugar especialmente agradable.- traté de moderarme y luego me pregunté por qué no decía la verdad.- ¿Para qué seguir fingiendo? Tienes que ir a Karr para saber cómo es, no te lo puedes imaginar. Y no, no te aconsejo que vayas, a menos que quieras tener ganas de matar a alguien o incluso a ti misma. De todas formas dos días después de llegar a Kugg seguramente coja el barco de vuelta. - lo dije de forma tranquila, incluso algo irónica, aunque nunca se había dicho nada más cierto.- Parece que tus capacidades deductivas son excelentes, por lo que no debo contarte nada más de mí.- su siguiente comentario me dejó helada. Bajé la voz hasta convertirla en un susurro enfadado.- ¡Claro que es el tema! ¡Ella siempre es el tema! No la conozco, pero si tuviera la oportunidad juro que la ahorcaría.- luego aparté la mirada. Siempre tenía que decir lo menos oportuno.

Su siguiente sorpresa ni siquiera me sorprendió. Me irritó un poco viniendo de alguien como ella, pero no me afectó demasiado como hubiera pasado con otra gente. Simplemente miré al suelo un momento, apenas un segundo, antes de asentir. No podía pagarme un camarote por lo que en un principio había pensado que tal vez el suelo no fuera tan desagradable. Más desagradable que en Karr seguro que no, en todo caso.
- De acuerdo, ¡No será nada incómodo, lo juro!- me puse la mano en el pecho y luego la alcé para añadir credibilidad a mis palabras. Otra vez esa molesta costumbre de jurar. No podía quitármela de encima. Comenzaba a atardecer y hacía frío. Yo necesitaba un vestido decentemente largo de forma urgente, aunque no podía hacer nada en ese momento.- Por mi parte estoy acostumbrada.- de repente me di cuenta de lo que había dicho y me sonrojé de forma violenta. Con la mirada clavada en el suelo, exclamé en un tono algo demasiado alto:- Vamos.

OFF:
Me vine arriba y me quedó un largososo rol (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: What you want?- Priv. Ekaterina Niurka

Mensaje por Invitado el Mar Abr 04, 2017 3:58 pm

No sabía exactamente si tenía odio, rencor o tristeza por Karr... Ekaterina se mostraba de muchas maneras en pocos segundos y para mi era complicado entender tal volumen de sentimientos... No complicado, si no, ponerme en su piel. Si en algo tenía razón, no había nada como vivir en tus propias carnes aquello que otros pasan, para poder entenderlos mejor. Me parecía una muchacha con un corazón dulce, un corazón dulce que había tenido que enterrar para sobrevivir a los actos crueles de una reina que no merecía si quiera la corona... Pero... ¿Cómo ella cuentos abría? Seguramente muchos más de los que pudiese imaginar.

Me quedaba el consuelo de que al menos en aquel lugar podría protegerla hasta llegar a Kugg... Y deseaba que se hiciese lo suficientemente fuerte como para resistir la tentación de volver a Karr, pero en el fondo sabía que aquella muchacha de finos cabellos rubios terminaría volviendo al lugar que la consume. Los clanes tenían como un poder místico, que te hacía siempre volver a ellos... Cada uno por sus motivos totalmente justificados... Yo me veía incapaz de dejar de luchar por la causa del mío, y estaba segura, solo con mirarla a los ojos que ella también desearía que Karr cambiase... Aunque podía equivocarme, estaba dejándome llevar por mis impresiones, como solía hacer.

Comencé a andar, una vez recogido todo, dirección a mi camarote. -Lo cierto es que es lógico... Que la culpa de todo la tenga la reina, la cual es la que debería hacer algo por su pueblo... Pero hay seres así, que solo ansían el poder y tienen el mal en su interior...- me paré en seco delante de la puerta que daba paso a mis aposentos -Hum... espero que no te desagrade el pelo de felino- reí un poco y entonces abrí la misma para darle paso. La estancia estaba limpia y recogida, había alguna bolsa de piel más donde tenía algunas cosas, como ropa limpia... Pero no tenía mucho más. Lo malo de estar en el mar en un barco así, es que no había forma de bañarse, por lo que debíamos esperar a llegar a Kugg. Entré dentro -Aun habrá que esperar un poco para la cena...- había traído algún que otro libro -Si lo deseas, puedes leer mientras tanto... Aunque no sé si pudiste aprender a leer siendo de Karr... Apenas conozco vuestra cultura... Es decir, las cosas buenas que tenéis allí...- me senté al borde de la cama y suspiré -Escuché antes, que el capitán haría una pausa en una zona calma del mar, donde se puede ver los corales del fondo... Quizás pudiésemos entonces bajar a nadar un rato, si no corremos algún tipo de peligro-. Aquello me parecía algo descabellado, pero aseguraban que era una zona bastante segura, donde se podía sumergir uno, sin tener ningún problema.

Sabía que para ambas al principio sería algo incomodo, pero pronto me soltaría más con ella... Entonces decidí cambiar a mi aspecto de felino y echarme sobre la cama -Ven siéntate a mi lado, no tengas miedo, no te morderé, ni te haré ningún tipo de daño... Soy inofensiva- sonreí aun en mi forma de felino... Verme cambiar era algo mágico hasta para mi, pero estaba mucho más segura y a gusto en esa forma. Era bastante grandecita como felino, así que a los demás les solía dar reparo al verme, y realmente, era normal, porque estaba hecha una peleona y nada me achantaba en esa forma. Meneaba la cola por lo a gusto que estaba a la par que algo inquieta... -Para mi es un placer disfrutar de tu compañía... Puedes contarme lo que quieras, yo te escucharé atentamente... Incluso puedes preguntarme aquello de lo que tengas curiosidad-, si íbamos a pasar juntas lo que durase el trayecto, que menos que tener una buena conversación, aparte de divertirnos entre nosotras.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: What you want?- Priv. Ekaterina Niurka

Mensaje por Ekaterina Niurka el Lun Abr 17, 2017 6:34 am

La cubierta del barco se bamboleaba con una suavidad desconcertante, pero a mí, poco acostumbrada a la mar, me parecía que se sacudía con feroz violencia y me retorcía el estómago. Me dolía un poco la cabeza y tenía frío. Me daban ganas de tirarme en el suelo y dejarlo estar. Realmente quería dormir, pero de todas maneras no podía y ni siquiera tenía sueño. Era aún muy pronto. Además, estaba acostumbrada a dormir de día. No me gustaban los cambios. Me paré en seco, pues no sabía la dirección, y permanecí allí. La voz de Sherezade me llegaba como un murmullo que yo ni siquiera trataba de escuchar. De repente deseé que me dejara sola, sola en Karr. Estar de vuelta... comprendí que cogería el barco de vuelta en cuanto llegara, si es que no lo sabía ya.

Me condujo dentro de su camarote. Era un lugar ordenado, simple, casi vacío, que no contenía más que lo indispensable. No me gustaba tener que compartir habitación pues se me hacía muy familiar, pero me aterraba la idea de estar sola por la noche. Puede parecer ridículo, pero era cierto. Te acostumbras a ciertas cosas y ya no te puedes imaginar la vida diferente. Me tendió algunos libros y yo los contemplé de forma algo sobrecogida. Nadie quería libros en Karr, eran caros e innecesarios.
- ¿Leer? Ah, no. No sé leer.- comenté de forma un tanto avergonzada. Sí que tenía los conocimientos básicos, pero no lo suficiente para leer textos, y eso me hacía sentir algo inútil.

Entonces me propuso la idea de nadar y eso sí que me asustó.
- Tampoco sé nadar.- murmuré. Karr era un lugar seco.- No me hagas hacerlo.- luego me pregunté por qué me comportaba de forma tan estúpida. Ni siquiera era mi cliente. En resumen, no tenía por qué ser amable, ni siquiera discreta. Por alguna razón, decidió que sería un buen momento para asustarme. De repente su forma fue cambiando hasta convertirse en un enorme felino de porte elegante y aspecto feroz. Grité. Así, sin pensar. Me llevé la mano a la boca y la mordí hasta enmudecer. Funcionó. No sabía muy bien qué me había pasado, pero yo siempre había odiado la magia. No era... natural. Era una ventaja injusta para ciertas personas. Te volvía... poderoso. Era extraño que yo despreciara a la gente con poder, pues no creía que la misera te honrara con un buen corazón. Al menos a mí eso no me había funcionado.

Me acerqué lentamente hacia ella, sabiendo que mi aspecto era de todo menos imponente. Y, entonces, me dejé caer sobre la cama de forma ruidosa, con las manos sobre el vientre. Había reconocido la voz de Sherezade y eso era suficiente para asegurarme que no era peligrosa. Volví a carecer de modales, pero me dio igual.
- ¿Qué te podría contar? No hay nada. No tengo secretos. ¿Para qué? Todo el mundo lo sabe todo sobre mí. Lo suficiente como para alimentar rumores falsos y hacerme perder el poco honor que me queda. Ah, sí. Hay una cosa que no te he contado. Soy meretriz.- escupí. No tardé en descubrir que lo que ella quería era pasar un buen rato. Hice una mueca que podría considerarse una sonrisa. Maldición. Ahora pensaría que era bipolar.- ¿Y tú, tienes algo que contarme?

Volver arriba Ir abajo

Re: What you want?- Priv. Ekaterina Niurka

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.