I want to eat you, girl [Eiri]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I want to eat you, girl [Eiri]

Mensaje por Ëvone el Mar Mar 07, 2017 4:18 pm

Su bufido interrumpió la trayectoria de aquél karr de cuarenta y muchos años que parecía enloquecer por el paso de aquella jovencita que transportaba jarras de cerveza de barro en una temperatura bastante fría, paseándose con un zarandeo de falda que atraía miradas y hacía que Ëvone se pusiera negra por la pesadez de aquél varón. — Caballero— carraspeó la peliblanca con pesadez, cruzando los brazos bajo los pechos aún con aquella baraja de cartas entre sus dedos, de forma que sólo ella pudiera verlas. —Deje a Dulcinea del Toboso trabajar en paz y prosiga con la partida. Le estamos esperando— fingió aquella educación en un tono tosco, pateando su pierna por debajo de la mesa de aquella taberna e intercambiando una mirada con aquella joven. Al ver aquellos jarrones de barro sobre las mesas, resbalando gotas frías de agua hacia la superficie y a la mujer alejarse, volvió a reincorporarse con los codos sobre aquél mueble de forma brusca, cruzando las piernas en lo que dejaba caer un par de cartas encima de otras antes de reír burlona tras haber realizado todos los trucos que poseía bajo la manga sin que se percatasen de ello. —Gano yo, soltad los Exos— exigió en voz fría antes de elevar la gélida mirada y toparse con otra al fondo del lugar.

Sus cejas se arquearon sin desviar las orbes de las que ella halló frente a la barra, elevando así el mentón de forma burlona como saludo antes de extender la mano y recoger todas las frías monedas que cayeron sobre su palma, guardándolas en aquél saquito que colgaba de su cadera derecha y hacía que estas tintineasen al andar y golpear aquella curva de su cuerpo. Agarró la jarra de cerveza que pidió minutos antes y se encaminó hacia aquél lugar, parando junto a aquella albina de cabellos cortos y dirigirle una mirada de soslayo. —He oído hablar de ti en bocas ajenas, mujer. Y no podría asegurarte si son buenas o malas palabras. Tu nombre rueda por todas las voces varoniles y femeninas y no todos hablan tan bien como algunos— soltó tras apoyar los codos en la superficie de la barra y descansar las caderas contra ésta, dando la espalda a la tabernera. —Y supongo que no andas en Karr por puro gusto. Tú vienes en busca de algo— espetó antes de dignarse en dirigirle la mirada. La mercenaria la miró de arriba abajo antes de relamerse las comisuras y tamborilear los dedos enguantados y mirar al frente, echando la cabeza hacia atrás con pesadez y bufando. —Las prostitutas están a siete calles de aquí — se burló antes de reír en un bufido burlón y dar un largo trago de la jarra de cerveza. —Los mercenarios en esa mesa, pero pierdes el tiempo si vas a por ellos. Tiene otra que hace los trabajos en menos tiempo y con más profesionalidad justo al lado— informó observándola de soslayo.

No es que supiera su nombre, es más, lo recordaba de forma vaga y probablemente al soltar uno se equivocase, pero sí sabía a qué se dedicaba, de qué clan era y cómo debía tratarla por su personalidad, pero ella se saltaba todo eso e iba al grano, porque no quería andar perdiendo el tiempo con un posible cliente o simple acompañante de taberna por el siguiente par de horas. Vació aquél jarro en un último trago, lanzó una última mirada al exterior para asegurarse de la hora por la altura del sol y dejó aquella jarra de barro sobre el mostrador, cruzándose de brazos bajo los pechos y echando todo el peso sobre una de las piernas mientras la observaba con una ceja arqueada. —¿Y bien? Habla, angel.

Volver arriba Ir abajo

Re: I want to eat you, girl [Eiri]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 27, 2017 10:54 am

-"¿Y bien? Habla ángel"- repetí en mi cabeza con voz de pitufillo animado. Eran las últimas palabras que la muchacha me había dicho, pero anteriormente a esas había estado gastando un buen rato saliva. Dudaba de que en Karr o en otros lugares supiesen de mi existencia... Aunque reconozco que por aquel entonces no era muy difícil que hablasen de mi, ya que las misiones que estaba cumpliendo eran todas fueras de Euen. He de decir que no pude evitar esbozar una sonrisa cuando me habló de la calle de las prostitutas... Yo jamás daría dinero para acostarme con alguna, por el mismo hecho que no las obligaría a ello por dinero... Me parecía demasiado sucio y denigrante para el otro ser que tuviese que lidiar con ello.

Había pedido un simple whisky de la clase más suave, porque en ese día solo me habían ocurrido cosas para darme dolor de cabeza y quería simplemente relajarme... Aunque había estado a punto de asestarle una patada en la espinilla a la señorita que se dirigía hacía a mi, solo por el hecho de que se había tomado la confianza de molestarme en mi tan ardua tarea de descansar. Fijé mi mirada en ella y esbocé una sonrisa -Veo que estas muy puesta en todo... Es increíble que te hayas percatado de que soy un ángel... Y aun es mucho más gracioso que me hayas hecho un croquis para llegar a la calle de las putas o simplemente decirme quienes son los mercenarios en este lugar...- me encogí de hombros -Debes estar demasiado aburrida, gatita, para venir aquí con el cuento de que mi estancia pasa de boca en boca... Realmente no me preocupa si eso es así... Pero dudo que en Karr haya demasiadas ratas dispuestas a chismorrear sobre un ángel que reparte palizas- con eso me calle un poco y me tome el whisky de golpe.

Tras saborear un poco de aquel sabor que se había quedado pegado en mi paladar, me puse en pie, frente a la señorita, pegándome bastante y presionando con la cadera, para que sintiese que era real por si acaso tenía algún tipo de duda en su alocada cabecita... Pues parecía de aquellas lunáticas obsesas con matar a diestro y siniestro... De las que solo tienen claro eso, y que no pasan de ahí. Para mi simplemente se me hacían muy cortas, así que poder subestimar su inteligencia, percepción y a ella misma, era todo un juego para mi... Quizás me llevaba una grata sorpresa. -Bien... ¿Eres de las fáciles? No pareces una prostituta, y hueles a sangre que apestas... Con lo cual eres una mercenaria. Como mercenaria que eres, está claro que sabes quien de aquí es mercenario y como van las cosas aquí, con lo cual, no me sorprendes aun... Pero cuéntame... ¿Eres de las que se vuelven locas por probar un "chochito" de fuera solo por que parecen más buenas?- sonreí con cierta malicia -Porque temo contarte entonces... Que lo que tengo de ángel, lo tengo de cabrona... Sin embargo, estoy segura, que si tanto has oído hablar de mi, este dato ya lo sabías...- deje de presionarla -Solo quieres saber que hago aquí ¿No? Pues bien... En ese sentido no puedo ayudarte, ya que no te importa en absoluto lo que haga. Y no, no intentes venirme con jueguecitos de Karr, porque no caeré tan fácilmente... O bueno... No sé, prueba a bailarme medio desnuda-. Me dispuse a irme para buscar un hostal más o menos decente en el que pasar lo que quedase de día, mientras me rompía la cabeza a pensar donde podía encontrar lo que estaba buscando. Aunque algo me decía que esa muchacha, no se iba a ir tan fácilmente de mi vera.

Spoiler:
Siento la brusquedad en algunos puntos. Pero Eiri es así... Si te molestase, dímelo e intento suavizarla. Pero ella es malsonante hablando e incluso a veces muy hostil. Como me dijiste que Ëvone era similar, estoy segura que esto puede darle algo de juego... Ya que Eiri en cierto modo la esta pinchando, porque siente atracción hacia ella que seguramente, NO admitirá.
Siento también la espera!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.