Go to Roar they said, it would be easy they said... | Priv. Lidag

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Go to Roar they said, it would be easy they said... | Priv. Lidag

Mensaje por Asenat Thema el Miér Mar 22, 2017 11:19 pm

Ve a Roar dijeron, será fácil dijeron…

¡Pues todo lo que le estaba pasando no tenía nada pero nada de fácil! El chico ese le dijo claramente “el muro está hacia allá” ¡Y ella de ingenua pensando que realmente le iba a devolver un favor, pero pues no! O es que ella tenía un sentido de orientación pésimo y ni siquiera sabía seguir instrucciones básicas como “camina derecho” o es que el otro deseaba tenderle una trampa, o en su defecto, quería pasarse de listo y perderla y ughr, ya, ya, ¡Malditos monigotes! ¡En serio que iban a pagar por lo que estaban haciendo! El karma ya le llegaría… O mejor dicho, les llegaría, porque para esos momentos ella era una mujer que insultaba a absolutamente todos los presentes de esas malditas tierras.

¡¡Que se fueran al demonio!!

No tenía idea de cuanto tiempo llevaba caminando ya, pero basándose en la posición de la luna, como mínimo ¡Y eso era un maldito mínimo! Transcurrió hora y media. Ya quería llegar a su casita, hacerse bolita y no tener que involucrarse de nuevo con todas esas cuestiones de saqueos todos feos ¡Aparte, era estúpido tener que estar participando ahí! Luego cuando cualquier karr se lastimaba resultaban demasiado orgullosos como para permitir que les vendaran sus heridas, que los curaran o que una mujercita los vigilara; en serio que no volvería a apuntarse a ninguna de esas expediciones. Gruñó con ligereza, dejando así que su naturaleza más primitiva quedara al descubierto, aunque bueno ¿Quién demonios se daría cuenta? ¡Era demasiado tarde! ¡Seguro que ya debían ser las doce de la noche o incluso más! Ah, debería empezar a cargar un reloj aunque, bueno, esas cosas eran demasiado costosas como para tomarse el lujo de llevarlo a expediciones como la de aquella noche.

Ah… ¡Oh! ¡Ay! Bien ¡Había un lago! No era como si pudiera tomarse el lujo de usar las burbujas y las esencias a las que estaba acostumbrado en su propia tina pero estaba sudada, incluso podía empezar a sentir que el calor y el cansancio ya habían hecho efecto sobre su cuerpo, o sea, en otras palabras, apestaba; a algunos no les parecería una esencia taaaan desagradable pero ah, para ella era asqueroso. El cebo de todo el día se había acumulado en su rostro, incluso sentía que uno que otro grano amenazaba por emerger entre tanta grasa acumulada. A pesar de tener un cutis normal, cuando se estresaba las hormonas hacían efecto sobre su cuerpo y uff…

Las maldiciones de ser mujer.

De todas formas, ahora que la noche se notaba bastante solitaria, ¿por qué no tomar un baño? Checó a sus alrededores y antes de deshacerse de su ropa lanzó unas piedras a la laguna, asegurándose de que no hubiera ningún animal peligroso. Aun así, en caso de que apareciera algún chico y demás, nada que convertirse en pantera no solucionara ¡Lo único que pedía era quitarse ese mal olor! Parecía que no había moros en la costa, por lo que se sumergió en el agua y alargó un suspiro, estaba fría ¡Le encantaba! Se sumergió y nadó un poco, intentando hacer el más mínimo de los sonidos; sí, estaba aunque sea un poquito confiada pero… Tampoco tenía que dejarse llevar. Cada que hacía esas cosas pasaban cosas malas, hechos que ya no deseaba que ni siquiera se repitieran. Quitó un poco la mugre de su cabello con el apoyo de sus manos y empezó a tallar su cuerpo con las mismas, asegurándose de que al hacerlo no quedara ningún mal olor. Tenía que ser rápida y…

Estaba tan rica el agua…

Ah, ¿qué era eso? Notó un pececito en el agua y le siguió ansiosa con la mirada, jojo… Se veía tan perseguí- ¡Nononono! ¡Asenat, tranquila! ¡No te conectes con tu parte felina en momentos como ese! Ah… Maldita curiosidad.

Y un ruido.

Volteó a ver al instante pero… Parecía que había sido el simple viento, meh… Unos cinco minutos no afectarían a nadie.

Volver arriba Ir abajo

Re: Go to Roar they said, it would be easy they said... | Priv. Lidag

Mensaje por Lidag Araslyi el Jue Jul 20, 2017 6:21 pm

Era tarde, lo sabía, pero era de los pocos momentos del día en los que podía simplemente levantarse y tomar un poco de aire frío, o bueno, lo más frío que uno podría esperar por esos lares… No podía evitar sentirse de una manera… extraña. Como si un mal presentimiento le estuviera acechando constantemente desde hace ya varios días. Era extraño. Lo sabía. Todo estaba tranquilo en la aldea, con sus amigos, y por supuesto, con sus niños. Así que no entendía muy bien el origen de todo ello… Solo… no lo dejaba pensar bien últimamente y eso ya no era bueno.

No entendía de dónde venían esos sentimientos, o si bien, tenían una justificación para aparecer, así que, sin poder dormir por los mismos desde hace ya un buen par de días y después de verificar que todos los niños estuvieran dormidos, y avisarle que saldría a otro buen amigo pyrca suyo, se dirigió al lago. Por supuesto que no podría dejarlos solos. Estarían vulnerables y por muchos problemas que él tuviera, su prioridad era, son y serían sus niños. Y por eso mismo necesitaba meditar y tener todo en orden en su cabeza, necesitaba el agua fría o lo que fuera, para retomar sus actividades sin perjudicar de ninguna manera a sus retoños…

Y llegó hasta el lago, no supo cuánto tiempo tardó pues seguía en sus pensamientos, pero a lo lejos pudo percibir una figura entre las sombras moverse en el agua… No entendía muy bien porqué, se supone que sus hermanos deberían estar en sus respectivas cabañas, camino agazapado y con una de sus dagas desenfundadas y ya que se acercó pisó una rama, maldijo en su mente y la figura reaccionó a ese sonido. Pero no se movió ni un milímetro. No soltó ni un suspiro y ni siquiera su respiración podía escucharse.

Movió ligeramente el aire para ver si reconocía algún olor familiar… y para su mala suerte, así fue. Volvió a maldecir y amarró una cuerda al mango de otro cuchillo que tenía, se lo aferró a la cadera y caminando aún en silencio, tomó una piedra y la lanzó a un lado de la figura — Creí que te había dicho que te fueras de aquí, asquerosa rata de Karr…. —y salió de entre las sombras con el ceño fruncido y se terminó por sentar en la orilla del lago con los brazos cruzados — ¿Acaso te perdiste? —no sabía porqué, pero, a diferencia de la primera vez, no sentía… que fuera a ser ¿peligroso? Estar a su lado y su ceño que fue suavizando el gesto, no pudo ser mejor prueba de ello — Caminaste como…. —una pequeña pausa viendo hacia sus alrededores — … como unos 45 grados lejos de donde te dije… Sabes que si no hubiera sido yo ya estarías muerta, ¿verdad? —soltó un suspiro y se rascó el cabello algo desanimado— Mira, no quiero pelear, quizás me mates por esto. Pero no tengo ganas de pelear o de intimidar o lo que sea. Solo… solo sal de ahí y te acompañaré al borde ¿vale? —se le notaba un tanto… ido, pero hablaba con sinceridad, vamos, que seguía agradecido por la forma en la que ayudó a su pequeño, quizás no fue con la mejor voluntad, pero lo hizo. Y pese a que ya la había ayudado más de una vez. Por algún extraño motivo seguía sintiendo que le debía un poco más — Anda, apúrate que no tengo todo tu tiempo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Go to Roar they said, it would be easy they said... | Priv. Lidag

Mensaje por Asenat Thema el Jue Ago 03, 2017 3:47 pm

En cuanto la piedra cayó a un lado de ella y chapoteó por el agua, Asenat dio un suave respingo ante la sorpresa, bueno, había subestimado a un roar, sí, ¿Pero quién podía culparla de ser una gatita limpia? Sin embargo, la joven estaba intimidada. Podía notarse el constante sube y baja de su pecho y para su desgracia, al salir tenía que transformarse. Emergió del agua en su forma de felina y fue a posicionarse detrás de un arbusto cercano para que su desnudez no fuera tan evidente. Cogió entre sus fauces las prendas que llevaba puestas y se transformó en la hermosa mujer que era, cubriendo con recelo sus pechos, o como mínimo, la areola de los mismos. Dejando de lado que era bastante insegura de su figura, ciertamente le daba un poco de bastante igual si la observaban desnuda, pero tratándose de un clan enemigo y de un hombre del que no tenía idea de sus intenciones, Thema no podía ser descuidada. Le dio la espalda al contrario y se colocó la malla que cubre la mayor parte de su cuerpo para, posteriormente, seguir con lo que realmente le cubriría. Siendo esta gatita una karr bastante vanidosa, colocó su joyería con prisas para, al cabo de un rato, finalizar con lo que fungía como tiara. —Gracias —una vez que terminó dio unos pasos alrededor del lago, caminando en dirección al elemental—, me estaba vistiendo, por eso tardé, pero no puedo arriesgarme a una que asquerosa rata de Roar me vea en fachas que no cualquiera tiene el privilegio de observar —dijo tajante mientras que se posicionaba a un lado del joven quien, pese a no ser tan alto tampoco tenía una estatura aceptable. Siendo que la karr habitaba en uno de los lugares con gente más desagradable, estaba acostumbrada a ver monigotes por todas partes pero… Ese chico era…  Bastante delgaducho a decir verdad. Le sorprendía ver a alguien de semejante fisonomía. Incluso era adorable y parecía, dentro de todo, una persona agradable… Es decir, no estaba muerta porque él no lo había querido, ¿Por qué era tan amable con ella? Debía sospechar de su manera de actuar—. Sólo dime hacia donde caminar y me retiraré. Si me mantuve en estos… Lares —volteó a ver a sus alrededores con asco a la par que se cruzaba de brazos—, fue para quitarme un poco de la maldita suciedad que no me deja en paz —sentenció. El tono de voz que empleaba era mucho más dulce de lo que cualquiera se podría imaginar porque, el timbre de la misma era femenino, muy propio de una señorita, especialmente de una karr. Elegante y viperina—, pero no soy tan ingenua como para permitir que un potencial enemigo, y probablemente asesino, me guíe hacia la muralla. Si me observan, podrían tacharme de traidora, aunque… —se acercó hacia el pecho del contrario, sonriendo de forma sutil mientras se reposaba en el mismo. Asenat no era esa clase de chica sensual, pero podía demostrar tantas facetas que nunca estaba de más—, agradezco tu hospitalidad —en esos instantes, los labios de ambos rozaron. La mirada de la felina se afiló y la pupila de la misma se alargó, ¿Una gatita dispuesta a cazar? No, no hay que exagerar tanto. Asenat Thema, no debería darle mi hombre al enemigo pero… —en esos instantes alargaba un poco las frases, hablando con el típico tono de una viuda negra, más no tenía intenciones de matar a su presa; ¿Quién podía culparla de todas maneras? Los pechos de la joven chocaban contra los del otro y, aquello que parecía que terminaría en un beso acabó por finalizarse sin concretarse. Acarició los músculos del varón con el índice, riendo coqueta—, ¿Qué eres, fortachón?... —su nariz descendió por el cuello del pyrca, acariciando con sutileza en el proceso—, hueles a absolutamente nada… ¿Un elemental?... Seguro… Es tan fresco tu aroma… El aire es lo que te convoca… —y depositó un beso en el área. Era un hombre, y todos los hombres caen ante la tentación que supone una mujer. Eso lo daba por hecho. Se alejó unos pasos del roar, sonriéndole ampliamente—. A pesar de que soy afortunada por tu suavidad, tu también lo eres de no haberte topado con la típica Karr, así que, fortachón, no vuelvas a compararme con una rata asquerosa. No me intentes rebajar.

Detestaba que la trataran de esa forma. Una vez lo comprendia, pero ¿Ya una segunda? ¿Luego de haber salvado a esa pulga? — ¿Te sigo o mejor me indicas por donde debo caminar?

Volver arriba Ir abajo

Re: Go to Roar they said, it would be easy they said... | Priv. Lidag

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.