Mejor desapercibida ~ [Priv. Drakkar]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mejor desapercibida ~ [Priv. Drakkar]

Mensaje por Ashia C. el Jue Mayo 18, 2017 3:03 pm



Las voces de la gente se escuchaban por todo el lugar, niños, principalmente niños… corrían, gritaban y jugaban… no parecía ser un mal lugar, no tanto como lo pintaban en las historias que contaban en otros clanes… al menos no por ahora.  Los pasos de una muchacha se camuflaban junto a los de las demás personas que andaban de un lado a otro, tan solo llevaba una bolsa de tela con objetos artesanales y colocada una camiseta gris, de gran tamaño que actuaba como un vestido holgado… no parecía una prenda de vestir de alguien que portase algo valioso, aunque a mí siempre me enseñaron “que las apariencias engañan” … esperaba que a ellos, no.

Debía darle las gracias a la advertencia recibida por carta sobre la forma de vestir que debería llevar aquí. Gracias a ello algunos ni siquiera cruzaban la mirada con ella, otros la miraban de reojo y seguían a lo suyo.  La cosa marchaba bien, desde luego no quería llamar la atención, mejor desapercibida.

Conforme avanzaba más por aquel pueblo la pobreza se iba haciendo más notoria, las casas se sostenían de forma poco segura pareciendo que fueran a caerse de un momento a otro y algunas calles tenían un olor que difícilmente se podía pasar sin sentir una arcada… aunque a los habitantes de Karr parecían no afectarle, ni siquiera notarlo… Así que intentaba disimularlo.

- Oye niño, dónde podría dormir… ¿Por aquí? – Aquella pregunta se la hice a un niño de no mucha edad, pero lo suficiente como para entender que buscaba un sitio dónde hospedarme. Su piel parecía oscura como la de la mayoría de aquel lugar, ¿Suciedad? ... Podría ser, pero se marcaba una diferencia entre él y yo, notoria si se fijaban. - …. – Guardé silencio viendo como otro de sus amigos con los que estaba jugando se paró al lado de él, mientras este pensaba rascándose la nuca. – Pregunta por Ubah, él siempre tiene habitaciones – Alcé una ceja al escuchar su respuesta, era tan esclarecedora… que casi salto de la emoción… ¡Menuda puta mierda!... ¿Cómo coño iba a encontrar a Ubah entre tanta gente?. Me limpié el sudor que caía por mi frente, hacia un calor al que no estaba nada acostumbrada... sentia cada gota resbalar por todo mi cuerpo a pesar de la poca ropa.

Mientras seguía allí plantada los niños habían reanudado su juego. ~ Deberías ir preguntando a ver si hay suerte ~ Me dije a mi misma, a lo que agité la mano en el aire como intentando hacer esfumar el pensamiento... – Ya, ya…. Claro y grito que soy forastera y vengo de Nuren… - Dije en un susurro prácticamente inaudible para cualquiera, lo era casi para mi… ~ Si, y también di que vienes a por… ~ Aquel pensamiento burlón fue interrumpido cuando vi a varias personas correr en dirección a una casa que parecía estar en… - ¿llamas? – Entrecerré los ojos un poco, no veía bien a tanta distancia debido a la Miopía … - ¡Joder, si! ¡¡Fuego!! – Exclamé con urgencia, viendo como algunas personas se acercaban a ayudar. - Tsk... ¿Cómo no me he dado cuenta antes del olor a quemado?  – Susurré aligerando mi paso hacia aquella casa… pero tal como empecé a correr, paré en seco.






-…..- En silencio observé como pedían ayuda y como los vecinos más cercanos les pasaban cubos de agua ,uno tras otro intentando apaciguar las llamas… - …. – Di varios pasos más hacia ellos, no estaban muy lejos. ¿Debía ir? Se suponía que no debía llamar la atención, que no debía inmiscuirme mucho con ellos… Pero… necesitaban ayuda…  ~ Vamos… ¿¡A qué esperas?! ~ Agité mi cabeza hacia los lados, y tomé una decisión. Ayudaría.

Corrí en dirección a ellos a toda velocidad y cogí uno de los cubos vacíos para llenarlos en el pozo que los demás estaban llenándolos. - ¡Mis hijos, mis dos hijos estaban dentro!… ¡¡Ayuda, tengo que entrar!! – Gritaba la mujer completamente asustada mientras un hombre la agarraba del brazo impidiendo que entrase. Las llamas parecían cortar el paso por la entrada de la casa, era difícilmente entrar sin quemarse.

Sentí una punzada en el pecho de angustia, al ver a la mujer sufrir de aquella manera y que no pudiéramos ayudar y acabar con aquello. Necesitábamos más agua y más tiempo… probablemente los niños…  El humo negro se veía en el cielo y el olor inundaba el pueblo de Karr. La gente se volcaba, todo aquel que podía en aquella familia, en aquella casa que ardía y luchaba contra el agua que lanzábamos sin descanso. ¿Se apagaría? ¿Vivirían los niños? … No me quedaría el suficiente tiempo como para saberlo, nada más consiguiéramos apaciguar las llamas, yo ya habría puesto en marcha de nuevo... Preguntando a alguna que otra persona por el camino, lo mismo que al niño.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor desapercibida ~ [Priv. Drakkar]

Mensaje por Drakkar Katasros el Lun Mayo 22, 2017 6:27 pm

- "¡No, por favor! ¡Te daré lo que sea! ¡T-te pagaré el doble, el triple, lo que sea! ¡Solo n..!

Las mismas palabras que escuchaba una y otra vez. Las mismas continuas súplicas, los mismos sollozos y los mismos ojos de un cobarde lleno de terror al contemplar el fin de sus días. Sin embargo y sin importar cuanto rogara, nada impidió que mi mano se acercara hacia su estomago para acabar perforando la pared que estaba pegada en su espalda. Lo último que el pobre hombre vio no fue nada más que al hombre encapuchado con una máscara de conejo qué, sin decir la más mínima palabra, había entrado a aniquilar a todos sus guardias y luego a el.

Debo darles crédito, habían destrozado el abrigo que llevaba y eso que era uno de mis favoritos, pero de todas formas no se llegó ni a tocar la chaqueta debajo de estas prendas rotas. No me suele agradar mucho hacer estas misiones en las que se requiere el esfuerzo para enfrentar a más de uno y además tener que jugar al gato y al ratón persiguiendo a alguien tan escurridizo, y eso que pude haber desertado, aceptado la paga de este sujeto qué superaba bastante la que se me había dado y voltearme a traicionar al primer comprador. ¿Por qué no lo hice? ¿Lealtad? No, simplemente un poco de moral. Digamos que...habían unas buenas razones para acabar con la vida de esta rata, lástima que Karr sufra de una plaga de estas cosas vayas a donde vayas.

Pasos. Pasos hacen que salga de mis pensamientos y que me voltee hacia la puerta. Se acercan precipitadamente y son varios. Ya cumplí mi parte, no tengo ni la necesidad ni las ganas de seguir perdiendo el tiempo con más extras que vengan encima o algo parecido. Me apresuré a correr a la ventana y salí por ella haciendo el menor ruido posible. Saló en un sexto piso que conectaba con un callejón y comencé a descender al suelo mientras escuchaba como botaban la puerta y empezaban a registrar todos sitios en busca de quien había hecho eso. No quería llamar la atención, lo más probable es que si me veían con estas pintas me reconocían de golpe, por lo que no tuve más opción que dejar tirado en ese callejón tanto el abrigo roto como la máscara. Tsk, tendría que hacerme otra.

Para cuando los "muy listos" miraran por la ventana, tan solo se encontrarían con esas pertenencias que dejé ahí tiradas pues yo ya había salido de ese callejón y me había mezclado con la multitud. No era difícil, a nadie le importaba a donde ibas o lo que hacías. Si salías tan sospechosamente de un sitio tan estrecho como ese no llamabas la atención ya que daban por hecho que te debías de estar inyectando algo y eso ya era el pan de cada día. De hecho, ni siquiera llamaría la atención que otro hombre fuera asesinado de la noche a la mañana.

Solo...era otro día más en Karr.

Para cuando terminé mi tarea ya era pasado de las 8 de la noche. Había tenido que recorrer un largo camino para llegar a este lado de Karr, por lo que no tendría la oportunidad de volver a casa esta noche y me veré obligado a pagar una noche en algún sitio que no sea del lugar del cual acabo de salir. No me molestaría no dormir una noche para regresar y ya, pero sabía que seguramente ahora los hombres de ese sujeto estarían buscando sospechosos o algo por el estilo y no me apetece en lo absoluto lidiar con nadie, la paciencia ya se me acabó luego de haber destrozado mi abrigo y máscara favoritos. ¡Y claro! hablando de paciencia, el olor no ayudaba en lo absoluto. Sentí ganas de arrancarme la nariz cuando sentí el olor de la casa que aparentemente se había quemado recientemente. Es lo malo de tener un olfato refinado: Te desespera fácil. Uno con el tiempo se acostumbra al mal olor de todo lo que hay a tu alrededor, pero siendo el fuego algo no tan casual, cada vez me resulta tan jodidamente incómodo como la primera vez.

Simplemente, me encontraba caminando hacia un sitio donde hospedarme que considerara por lo menos decente en comparación a todo lo que te encontrabas aquí. Caminaba con ambas manos en los bolsillos y con una mirada seria e impaciente, siendo el tipo de personas con la que te mueves un poco para no chocarla caminando por la calle. Cada tanto daba una mirada rápida a los lados y hacia atrás para asegurarme de que nadie me estuviera siguiendo y aunque para miembros de otros clanes pudiera sonar paranoico, quienes viven aquí saben muy bien lo común que puede ser eso para que luego te roben, te secuestren, te esclavicen, o simplemente que un desquiciado te asesine para saciar sus manías. Y si a eso le sumas la cantidad de gente que me detesta, aumenta el por qué debo estar siempre alerta.

Sin embargo, en un momento determinado sentí algo ligeramente diferente. Un aroma distinto y fácil de distinguir al resto del hedor de la pobreza que reina este sector de Karr, por lo menos para quien tuviera un olfato refinado. Me volteé y pude ver a una chica, probablemente de mi edad pero...no era de por aquí, eso seguro. No por como vistiera o por como se viera, si no por como se comportaba en estos barrios, con estas personas. No tenía que pensármelo dos veces, no estaba consciente del peligro de todas y cada una de las personas que viven aquí, sin importar cuan jóvenes, agradables o de buena vista que sean. De hecho, ni siquiera había parecido llegar a ver lo que ya iba por ella. No tengo idea de qué sea lo que busca para parar a preguntarlo por ahí, pero nunca es una buena idea preguntar nada si es a un desconocido. Podría simplemente haberla dejado por su suerte y ya, pero...bah. Rodé los ojos y avancé en su misma dirección. ¿Por qué? No tengo idea. Por que quise y ya.

No se si se percató del instante en el que pasé caminando a la par suya, con la mirada clavada enfrente y sin dignarme a decir una palabra. Al cabo de un par de segundos fue que me permití en hablar - No eres de por aquí. ¿Verdad? - Pregunté sin alzar demasiado la voz y sin alterar en lo más mínimo la dirección de mi mirada - Si vas preguntando lo que sea por la calle, acabarás convertida en mercancía antes de que alguien te ayude - Suspiré y le miré de reojo para hacer un gesto con la cabeza hacia atrás, como señalando algo disimuladamente - Los 4 sujetos que están aparentando hablar entre ellos te vienen siguiendo desde hace un rato. Deberías caminar con más...cuidado - Alguien que va por la calle sin compañía acaba siendo en la mayoría de los casos una presa fácil. A lo mejor, ahora que vean que alguien llegó se alejan o a lo mejor me acabo de meter en un lío. Sea como sea, ya está hecho - ... ¿Que rayos buscas en Karr? No encontrarás nada agradable.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor desapercibida ~ [Priv. Drakkar]

Mensaje por Ashia C. el Mar Mayo 23, 2017 10:22 am

El recuerdo del anterior fuego viajaba conmigo aún, me agarré el chaleco por la parte del cuello y me lo acerqué a la nariz… apestaba a humo. Llevé mi mano a mi pecho, sacándome una nota para volverla a releer. ~ Tsk  … Pero esto parece un laberinto, nada es claro en este sitio con tantas calles y todas iguales ~ Me llevé la mano a los ojos restregándomelos, me escocían con este clima. -….- En silencio volví a guardarme la nota en mi escaso pecho, aunque lo suficiente para que no se cayese el papel… justo en el momento en que una voz hacia acto de presencia -¡¡….!! – Estaba tan sumida en mis pensamientos que no pude evitar asustarme… aunque no hice ningún gesto que delatara aquello. Simplemente mi corazón me dio un vuelco y giré mi rostro algo más rápido de lo normal hacia el muchacho.

Agarré instintivamente mi bolso con una mano, aunque de manera disimulada… sonreí un poco... - … Más bien, no soy de este lugar – Murmuré volviendo la vista al frente como él –  De esta zona de Karr quiero decir - Añadí dejandoselo más claro, sentía que era necesario… y no tenía intención de decir que venía de Nuren, no sabiendo la de cosas que me habían contado y de las malas relaciones que supuestamente tenían con los que no eran de su Clan… prefería no arriesgarme, y menos aún sola y sin que nadie supiese dónde estaba.

Cogí una bocanada de aire profunda y la sostuve un poco antes de echarla con suavidad, necesitaba tranquilizarme… Me ponía nerviosa aquella situación, ¿Y si descubría que no era de allí? ~ Bah, qué más da… no pasaría nada ~ Miré el suelo por dónde caminaba y me encogí de hombros ante mi voz interior ~ Además no tienes nada que delate que eres de Nuren… ¿No? y si así fuera… Vamos Ashia, ¿Qué te va a hacer?...  De todas formas, siempre puedes escapar, eres rápida ~ Finalizó mi voz con un tono burlón a lo que no pude evitar fruncir el ceño… pero no solo por mi pensamiento, sino también por lo que el muchacho aquel había comentado sobre haberme visto hacer varias preguntas.

- Solo preguntaba por … - Callé un momento - ¿Pero ...? ¿Tan chunga es esta zona? Madre me lo hab…. – Sentí un picotazo en mi brazo y en ese instante voló mi mano hacia el brazo con la palma abierta dándome un tortazo - ¡¡JODER UN BICHO!! – Exclamé para luego mirarme la mano, no había cazado nada. - He sentido el pinchazo D: … de verdad – Murmuré inflando mis mofletes mientras me miraba el brazo en busca de algo, pero nada. – Bueno pues eso que... exageras, sino madre no me habría dejado venir sola -  Paré de hablar, claro que no me había dejado...si ni siquiera lo sabia. Vi al chico mover la cabeza hacia atrás. - ¿Qué pasa? ¿Tienes un tic? – Solté una risita sin pensar aquello, a veces mi lengua era más rápida que mi cerebro…  - ….. – Escuché atentamente lo que aquel desconocido, mi nuevo acompañante decía…  - ¿Qué? - Miré de manera descarada hacia atrás.

Ashia movió los ojos con rapidez por la calle, buscando a ¿Cuatro hombres? …Allí lo único que veía era un barullo de personas, que iban en todas direcciones, algunas paradas charlando, otros entrando en sus casas y otras andaban detrás de nosotros - Te has equivocado creo que son tres... – Dije volviendo la vista hacia delante … para luego sonreír enseñando mis dientes… - ¿Estas de coña?, ¿No?, Intentas asustarme para que te diga que te quedes a mi lado... ¡Que listo! – Dije mirándole directamente con una ceja alzada y una sonrisa que adornaba mi rostro… en mi vistazo había visto varias personas detrás nuestra, si… pero en absoluto parecía que estuviesen siguiendo a alguien… mejor dicho, a mí… ~¿Cómo puedes soltar tantas tonterías cuando estas nerviosa Ashia? ~ Ignoré el comentario - En todo caso el único que me sigue eres tú – Bromeé aunque aquella broma la decía en parte de verdad - Que sabes que he estado preguntando desde hace rato por un lugar dónde dormir… - Me crucé de brazos con el ceño fruncido – No hay nadie que me siga… solo veo personas a personas como nosotros hablando y poco más –  Sentencié asintiendo con mi cabeza como si fuera un muñeco de los que le das un toque en la cabeza y no paran de moverla de arriba hacia abajo y así, durante un rato.

Sentí un retortijón en el estómago y metí la mano en el bolso en busca de una manzana… tenía hambre. ... - ¿Qué rayos buscas en Karr? No encontrarás nada agradable.// Que buena estaa *O* – hablé a la vez que el muchacho, saboreando el liquido que soltaba la manzana por cada mordisco.. La verdad es que estaba más relajada que en un principio ante la aparición del muchacho, pero aún así… me mantenía alerta… Era un completo desconocido , en una zona desconocida y enemiga para la gente como yo… o eso me habían enseñado. Le di otro mordisco a la manzana.

- Tengosh que ha-hacer un envíog – Mentí descaradamente mientras masticaba para luego tragar el trozo y poder hablar mejor – Una carta a un amigo – Volví a mentir y esta vez hasta me lo creí yo cuando la decía… quizás porque en cierta manera guardaba una cierta relación con mi verdadero objetivo… Un paquete que me había enviado él. – Y bueno… quizás podrías decirme por dónde está la zona de correo…Como has visto estoy un poco pérdida, es la primera vez que envío una…  - Susurré rascándome la nuca con una de mis manos sintiendo la humedad en mi cuello y cabello. ~ Yo que tu no me fiaría mucho de él ~ De nuevo apareció… y estaba totalmente de acuerdo con ella en esta ocasión…La verdad es que, aunque me dijera un lugar, seguiría preguntando al menos a algunas personas más… era mejor cerciorarse de que no me había dado una dirección falsa y me llevaba a algún otro lugar.

Guardé silencio durante unos segundos, me despegué el chaleco del cuerpo que a veces se me pegaba debido al sudor... – A todo esto, ¿Tú a dónde vas? – Empecé a soltar algunas preguntas, ya que el había preguntado todo lo que había querido... ¿Por qué yo no? – Hmmm… - Puse morritos y me llevé el dedo índice para tocarme los labios… - ¿Cómo te llamas? Y… ¿Dónde vives?, ¿eres de aquí?... – Hice un gesto con mi cabeza señalando las casas - ¿¡Y joder, siempre hace tanto calor aquí!? – Dije desesperada para luego callar de repente algo sorprendida por lo que acababa de decir…había metido la pata sin duda... ¿Se habría dado cuenta? … Esperaba que no, desde luego. -Eh... ¿Has salido alguna vez de Karr? - Dije intentando desviar la conversación sin esperar un solo segundo, debía cambiar de tema.

Conforme avanzaba la calle de aquel pueblo, la zona se hacía más concurrida aún… parecía comenzar a haber locales, bares y algunas zonas de ocio. Sentí algo de esperanza por fin… ¡Estaba llegando al sitio correcto! ¿O no?... mientras tanto las horas pasaban, la noche llegaba y los cuatro hombres se camuflaban entre los demás… siguiéndonos a paso cada vez más cerca… pero sin dar indicio de nada.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor desapercibida ~ [Priv. Drakkar]

Mensaje por Drakkar Katasros el Mar Mayo 23, 2017 2:46 pm

¿Qué no era de esta zona? Le miré dudoso, más volví la vista hacia enfrente sin decir nada al respecto. Debería saber que sin importar a donde vaya, en Karr difícilmente te las arreglarías para mantenerte a salvo. Ni si quiera los de la capital están del todo a salvo a pesar de todo el dinero que tienen. Mientras aquí tienes que tener cuidado de que alguien te haya escogido para ser su víctima por simples azares del destino, allá debes de preocuparte de no enfadar a nadie pues sin remordimientos enviaría a alguien a cazarte. ¿Se referirá entonces a qué es de allá? ¿De la capital? ... Decidí no darle mucha importancia por lo menos por ahora. Sea como sea, no le hace falta dar muchos pasos en falsos más para que de aquí a una semana desaparezca. No sería la primera vez que sucede, ni tampoco sería una noticia o la gran cosa.

De la nada, la chica se dio un manotazo, a lo que le miré con la ceja arqueada. ¿En serio? ¿Por un bicho o lo que sea? Que se acostumbre por qué de seguro que más de uno habrá por aquí, nunca les he dado atención como para preocuparme de si hay muchos, pocos, si es común que hayan o raro. Tan solo rodé los ojos y una pequeña y socarrona sonrisa pasó por mi rostro. Si creía que estaba exagerando, es que de verdad no conocía estos lares - No creo que sea una buena idea decir a un desconocido que estás aquí sola - Otro mal paso. Si fuera otra persona, ahora podría hacer lo que quisiera a sabiendas de que no tendría a nadie que le brindase ayuda. Para su suerte, no era así. No contenta con esos descuidos, ni se molestaba en disimular el mirar hacia atrás. Si te fijabas lo suficiente, se podría quizá llegar a notar como esos tipos intentaban no mirar hacia aquí, tanto que se hacía obvio y los acababa delatando. Pero...no tengo la sensación de que ella se vaya a fijar en algo como eso. Y efectivamente, no lo hizo.

Ya hasta se estaba pasando rollos para decir qué era un intento de cortejo o alguna estupidez así, a lo que me volteé a verle con los ojos entrecerrados. Luego me preguntan por qué detesto socializar. - ¿Que yo qué? Si así lo prefieres, te dejo ir por tu cuenta. - "Y a contar cuantos días o horas sobrevives" Pensé en ese momento - "Poco más". Solo frenaban cuando tu y siguen el mismo camino - Solté en voz baja con un tono claramente sarcástico. Esperaba que para un rato desistieran y no fuera a mayores, de lo contrario...Bah, me da grima pensar en que ahora me vayan a destrozar esta chaqueta también por una estupidez como esa. Ya tuve suficiente con el abrigo.

- ...

Me llevo una mano al rostro y suspiro. Es sorprendente como puede estar tan relajada y tan indiferente ante todo lo que hay a su alrededor. Y sobre todo, ¿Como sigue viva siendo tan imprudente? según yo, se trata de suerte. Como sea...hice como si no hubiera dicho nada y no dije nada al respecto. Insisto en qué es esta una de esas veces en las que simplemente me da por advertir a alguien de algo que probablemente le vaya a suceder, y tan solo se acaba poniendo aprueba mi paciencia, la cual no es demasiado grande que digamos. Por lo menos acabaría diciendo a que rayos es que venía aquí y bueno, creo saber donde era. No muy lejos de a donde iba y por el momento de hecho debería seguir esas mismas calles - La zona de correo está unas cuantas calles más por....acá - De un momento a otro giré por una de las calles tan repentinamente que fácilmente uno podría perder el equilibrio intentando seguir el paso. Algunos creerían que lo hice a propósito y quien sabe, quizá si - Solo espero que traigas los Exos suficientes. Casi siempre te cobran de más, por no decir siempre - A no ser que fueras lo suficientemente atemorizante. Por mi parte y al ser a ojos de muchos un chiquillo en plena pubertad y ya, no llegaba a inspirar tanto respeto. Claro que eso se arreglaba con como se arregla todo aquí: Un golpe por cada misero Exo extra que me intente meter.

De un momento a otro, la chica empezaría a disparar preguntas a diestra y siniestra sin descanso alguno. Por lo menos no preguntó nada que me pudiera importar como para siquiera molestarme en ocultarlo - Voy a alquilar una habitación. Podría haber ido perfectamente a los sitios de allá atrás pero son una basura - Contesté. ¿Se habrá percatado de que ya habíamos pasado sitios para alojar? Como sea, no es mi problema - Nah. Vivo a una buena cantidad de horas de aquí. Tan solo vine por...trabajos - Respondí esta vez sin dar casi ningún detalle - ...Y soy Drakkar. ¿Tu te llamas....? - Su siguiente pregunta ya sería más obvia, y empezaba a despejar casi todas las dudas que tenía en un principio. No dije nada en el momento pero...ya se había vuelto obvio - ...Salvo el pequeño espacio de tiempo en el que vivimos congelados, si - Me mostré aparentemente indiferente al hecho de que demostrara no saber mucho de Karr, aunque estaba consciente de ello - Si, he salido muchas veces. Aveces tengo que hacer viajes largos para hacer...trabajos. - Entonces, le miré y hablé en voz un poco más baja - Solo por curiosidad. ¿De donde eres? ¿Kugg? ¿Torava? - Con como actuaba frente a los desconocidos en Karr, más lo básico como lo era saber del clima de aquí o del verdadero peligro que caía día a día sobre la ciudad, quedaba claro que no era de aquí. Eso explicaba...muchas cosas - Sigue actuando, solo que con más cuidado. Otras personas no se lo tomarían tan indiferente como yo - Seguramente en mi lugar uno ya hubiera intentado atacarle, para empezar. Después de todo, es esa la naturaleza de este clan: Violencia, sangre, muerte y poco más.

A medida que íbamos caminando la cantidad de personas iba disminuyendo tanto por la zona como por la hora, y pude escuchar algo que con el tiempo, acabas reconociendo a la perfección. El pequeño pero audible sonido de un liquido siendo vertido sobre algo con sumo cuidado. A la par, podía escuchar como entre la multitud, unos pasos sonaban un poco más fuertes y sus pisadas se volvían más recurrentes al ritmo del resto o del que llevaban hace poco. Durante esos momentos guardé total silencio, uno más preocupante. En un momento doblamos por una calle y sin pensarlo mucho, sujeté su muñeca y en un movimiento algo brusco entré junto a ella en un pequeño, estrecho y oscuro espacio que había entre dos casas distintas. No tardé nada en tapar su boca con una mano por si se le ocurría soltar un grito mientras le miraba a los ojos a la par que llevaba mi dedo indice de la mano contraria hacia mis labios en seña de silencio. En ese momento incliné ligeramente la cabeza hacia el lado donde estábamos recién, como señalando algo.

- Joder. Joder. ¿Donde se metieron?

- ¡Pero serán idiotas! ¿¡Ahora que hacemos!?

Un grupo de 4 hombres pasaba por esa calle justo después de nosotros y aparentemente se encontraban peleando entre ellos. Si uno se fijaba bien, veía (A pesar de la poca luz) como uno de ellos sujetaba un arma mientras otros dos tenían unos pañuelos mojados seguramente con algún anestésico. Empezaron a mirar a todos lados y más pronto que tarde empezaron a correr derecho, creyendo que de alguna forma habíamos logrado recorrer tanta distancia. Un grupo de idiotas, aunque tuvimos suerte de que ya me conociera esta calle y este pequeño escondite. Durante la noche es útil, pues al no haber nada que la alumbre la vuelve prácticamente invisible por la noche. De hecho ya más de una vez me había estrellado con la pared intentando esconderme rápido.

Esperé a dejar de escuchar sus pasos o por lo menos a sentirlos lo suficientemente lejos para no tener el riesgo de que nos vieran de nuevo. Tampoco se necesitaba mucho, ya que la noche caía, se iba volviendo más fácil camuflarse en ella - Creo que está de más decir "Te lo dije", pero...- Separé mi mano de su boca - Te lo dije.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor desapercibida ~ [Priv. Drakkar]

Mensaje por Ashia C. el Miér Mayo 24, 2017 1:20 pm

Un giro inmediato por parte del muchacho, me hizo dar un traspiés y retroceder varios pasos para seguirlo con la mirada clavada en su espalda… si las miradas matasen….habria un habitante menos en Karr. Aceleré el paso para ponerme a su altura. Ashia escuchaba al muchacho hablar, ahora por primera vez se fijaba en que era bastante más alto que ella y bueno guapo, lo que se dice guapo… podría cuestionarse. No pude evitar sonreír para mis adentros.

- Yo también buscaba una habitación por si acaso no daba lugar con el centro de correos… pero al parecer llegaremos pronto y creo que podré volver a casa después de terminar – Murmuré algo más seria, sopesando si sería buena idea volver por el camino a tantas horas de la noche, no estaba segura de ello… - Yo soy Ashia – Miré de reojo al muchacho cuando de nuevo me preguntó de dónde era. Guardé silencio un segundo.

A decir verdad, mi intento de ocultar que no era de Karr, no había servido de mucho… después de todo alguien con un mínimo de inteligencia se habría dado cuenta de ello… Y Drakkar no era la excepción. ~ ¿Y si dejo de mentirle? ~ Aquella idea cruzo por mi mente fugaz pero tan pronto como apareció también lo hizo las indicaciones escritas en aquel papelito que guardaba conmigo... No debía. – Eres de Karr Ashia… - Me dije con una voz casi casi inaudible, carraspeé ignorando su pregunta, ya le había contestado al principio. - ¿Trabajos? – Parpadeé varias veces dejando un breve silencio… - ¿Qué clase de trabajos? – La curiosidad de Ashia hizo acto de presencia. -En este lugar no parece que haya muchos trabajos que hacer… - Musité mirando a mi alrededor... – Quiero decir, no parece importarles mucho el aspecto de sus casas y tampoco creo que haya en esta zona “Exo’s” suficientes como para pagar a alguien – Finalicé completamente convencida de lo que ella decía, aunque quizás era un razonamiento de mierda a la vista de aquel muchacho y muchos otros… pero para ella, era lo más lógico. Con una mirada rápida hacia el muchacho y luego de nuevo hacia el frente, esperó su respuesta.


La manzana que llevaba en mi mano cayó al suelo rebotando varias veces y mi espalda chocó contra la pared caliente de una de las casas, cerré uno de mis ojos ante el golpe -¡¡Que coj…!! Hmmhg – No pude terminar, la mano de Drakkar tapó mi boca. Sentí el impulso de morderle y lo hice, aunque no llegué a apretar demasiado ya que vi el gesto del chico… lo había hecho para ayudarme. La muchacha miró hacia la calle principal - ¡¡……!! - Sus ojos se abrieron como platos, sentía el corazón en sus oídos como el galopar de un caballo, veloz y fuerte. No solo por ver que era cierto lo que le había advertido hacía rato el chico, también por el susto que le había dado al actuar sin previo aviso tan repentinamente.

Llevé automáticamente mi mano a la suya para apartármela de la boca a la vez que él lo hacía. - Creo que está de más decir "Te lo dije", // no hace falta– Dije de mala gana intentando cortar lo que iba a decir - pero.... – Sentí que el corazón aún me latía con rapidez y el calor en aquel pueblo, no ayudaba en absoluto... -Te lo dije.// ….. Idiota – Susurré claramente fastidiada desviando la mirada del rostro de Drakkar… salía de Nuren por primera vez y ya había puesto mi vida en juego, no había sido capaz de darme cuenta y cuidarme sola.

- Salgamos, ya se han ido.. ~  – Dijo sin esperar alguna respuesta, me asomé por la esquina… viendo que no estuvieran por allí. En ese escondite el calor se había más intenso al estar ambos tan cerca, prácticamente insoportable para la chica que jamás había vivido en una temperatura tan extrema como lo era la de Karr. - ¿Por qué? – Me llevé las manos a los bolsillos del vestido - ¿Qué es lo que les ha atraído de mí? No es que tenga nada de valor… – La única respuesta que se me venía a la cabeza es que supieran que no era de Karr… pero ¿Tanto se me notaba?.

Ashia tenía aún una mente “inocente”, sabía que existían casos en los que secuestraban para violar o vender como esclavos, pero lo veía tan lejano… que ni se le pasaba por la cabeza aquella idea de que eso podría haberle pasado a ella.

Pasaron varios minutos mientras seguíamos dirección al centro de correos, el camino se había apartado un poco del pueblo, era un camino de tierra, solo eso… era muy raro ver allí algo de vegetación… la echaba de menos. En mi clan todo era verde. El paso lo había aminorado, estaba cansada, él parecía estar bien. -……- Lo había estado observando durante el camino en varias ocasiones en silencio… hasta que me digné a abrir la boca - Gracias….. – Susurré demasiado bajito, pero lo suficientemente alto como para que el peliazul se enterase, o eso esperaba. Le debía una... y empezaría diciéndole la verdad.. después de todo me habia ayudado, ¿No?... - ¿Sabes? – Hice un parón mirando al cielo un momento en busca de la luna para ver dónde se encontraba… y más o menos que hora de la noche seria. Bajé la vista hacia el muchacho. – Tenias razón desde el principio, no soy de aquí.. - Sonreí siendo sincera por primera vez con el chico - Soy de Nuren – Me encogí de hombros a la vez que hacia una mueca con mi boca también... esperaba que decírselo no me ocasionase ...problemas. – Me enseñaron que no sois muy amigables con los extranjeros – Me rasqué el brazo dónde el bicho me había picado. – Y bueno prefería evitar problemas – Comenté haciendo un gesto con mi mano a la altura de mi rostro.


No muy lejos, se veía un edificio, aunque debido a la oscuridad de la noche, tenías que fijarte bien… no era muy grande que digamos - ¡¡Por fin!! – Dije alzando los brazos al cielo - ¿Es ese, no? – Alcé mi dedo índice señalando en la lejanía aquel edificio – Parece que hay alguien – Varias luces danzaban en la oscuridad… no se veía las siluetas de quien las sujetaba, estábamos aún a demasiada distancia. - Oye, si quieres…¿Me esperas aquí? ..o bueno si quieres marcharte puedes hacerlo tranquilo... ¡Puedo apañarmelas solas!– Exclamé alzando el puño cerrado con fuerzas a la altura de mi rostro. Metí la mano por el cuello de mi chaleco rebuscando por allí ... saqué un papel algo húmedo.

- …. -  Tenia algunas indicaciones escritas y una pequeña foto… la cual observé un segundo para luego guardarla. -Veamos… - Fruncí el ceño y coloqué la palma de mi mano tapando el edificio para luego con la otra colocar tres dedos al lado y cerré uno de mis ojitos. Esperaba estar en el lugar indicado... - Si eso fuese correo... debería ser allí – Dije colocando las manos en mi cintura e inflando mi pecho orgullosa de haber conseguido llegar. El cansancio empezaba a pasarme factura... últimamente los sueños apenas dejaban que durmiese y ahora este calor… no es que ayudase mucho. Metí la mano en mi bolso buscando la botella de agua – Tsk… ¿Vacía? – No recordaba haber bebido tanto... ¿Quizás el calor? ...Pasé la lengua por mis labios en un intento de mojarlos, tenia muchísima sed.  - ¿Y bien Drakkar?¿ Que harás? Me esperas… te vas… o ... – Hice rodar mis ojos que se nublaron un poco, una de las gotas de sudor me había entrado...  Me restregué el puño.





Por aquella zona se escondía una cueva que... entre las montañas de arena, piedras y algunos árboles, de los pocos que se podían ver fuera de la parte "civilizada" de Karr,... contenía un lago, pero no un lago cualquiera según contaban las leyendas... era un lugar inexplorado para muchos.. escondido a los ojos de los demás y visible para los de mente más abierta...¿Lo conocía Drakkar?

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor desapercibida ~ [Priv. Drakkar]

Mensaje por Drakkar Katasros el Miér Mayo 24, 2017 6:38 pm


No pude hacer más que aguantar la mordida, hacer cualquier tipo de ruido o lo que sea sería una forma de alertar a esos sujetos donde estábamos de forma inmediata. Por lo menos Ashia logró darse cuenta de qué rayos era lo que estaba haciendo y no fue a morder mucho más fuerte o algo por el estilo. Durante el breve tiempo que estuvimos esperando a que los tipos se fueran, simplemente guardamos total silencio, evitando hasta hacer cualquier tipo de movimiento. Este espacio no era demasiado grande y eso lo volvía de por sí incómodo, más si lo usaban dos personas. Pero si me daban a elegir entre quedarme aquí o tener que lidiar con un grupo de idiotas armados...bueno, generalmente elegiría la segunda, pero solo que hoy no me apetecía mucho meterme en una pelea por que sí. Últimamente recibo unas cuantas misiones que dan una buena cantidad de Exos y no me agradaría tener que rechazarlas por encontrarme en mal estado. Para la próxima será.

Pasado ya el peligro, Ashia fue la primera en salir para luego hacerlo yo, sobraba decir que no podríamos salir al mismo tiempo con este tan reducido espacio que llegaba a ser bastante incómodo. Dejé que saliera primero y yo tras de ella ya qué para mi debió de haber sido menos incómodo qué para ella si se tomaba en cuenta que yo ya había pasado muchas veces por este mismo sitio y además estoy más acostumbrado al horrible clima que ahora tenemos. En cambio, ella a pesar de no querer admitirlo o no querer decir de donde es qué viene, se nota que viene de otro clan. Descarto Roar, por muy obvias razones. Y si descarto esa opción, es normal que tenga rechazo a este calor, ningún otro clan debe soportar algo como esto...salvo, quizás, Kugg.

Suspiré y miré de reojo a Ashia en cuando se comenzó a cuestionar el porqué es que esto casi llega a ir a peor. Era normal, ninguno de los otros clanes tiene que pasar por lo mismo que Karr y eso hace que sus habitantes no puedan ni siquiera imaginarse los horrores que suceden aquí y que vienen a ser nuestro habitual día a día. De todas formas y aunque planee irse lo más pronto posible, es necesario que sepa un poco más de donde es que está parada. No es un campo de rosas, tampoco es un campo de minas, es algo mucho peor. Un sitio sacado del mismo infierno.

- ¿Estas segura? - Le contesté - Aquí en Karr hay 3 cosas de bastante valor. La primera, los Exos. La segunda, piedras mágicas negras. La tercera... - Le miré de arriba a abajo con bastante seriedad- ...mujeres jóvenes. Sea repugnante o no, es la realidad que se vive aquí. Por eso debes cuidar un poco más los pasos que das - Decidí ser concreto, directo, y sin ningún tipo de rodeos. No se me conoce precisamente por ser alguien "suave" ni mucho menos "amable" (Cosa por la que uno consideraría raro verme ayudando a alguien perdido), por lo qué simplemente haré lo que esté a mi alcance, le diré lo que tenga que saber y si ella decide escuchar o se niega a hacer caso, será su decisión. No soy un niñero, no tengo tanta paciencia... no si no hay paga de por medio.

Empezamos a caminar, y yo iba aparentemente calmado aunque siempre atento al menor indicio de un peligro de cualquier tipo. Aunque parecíamos estar a salvo, nunca se estaba seguro, menos aquí. Solté un profundo suspiro a sabiendas de que si no decía nada con respecto a la pregunta que me hizo antes, podría llegar a sonar bastante sospechoso y de hecho, daría en el blanco; No tengo un historial de "trabajos" muy limpios - Hago retratos o máscaras - Me encogí de hombros - Aveces tengo la suerte de que a alguien de la capital le da por comprar algo y me da para comer, supongo. Hoy me contactó y me dijo que viniera aquí por que en un rato iría a pasar al sector rojo y le daba flojera tener que ir hasta donde vivo - Era mentira a medias. Esa era la fachada que solía usar y de hecho cada tanto vendía esas cosas para que fuera más creíble, aunque tan solo unos pocos sabían que realmente era yo quien se encontraba bajo la máscara del mercenario Black Rabbit. No por miedo ni por verguenza ni por nada del estilo, simplemente no me da la paciencia para tener que soportar que las personas vengan a mi puerta directamente en cualquier momento del día tanto para pedir trabajos como para intentar asesinarme por haber hecho algo que les enfadó. Prefiero el anonimato, es mucho más cómodo en todos los sentidos.

No sabría decir cuanto rato estuvimos caminando, pero sabía que nos tardaríamos un poco más ya que el paso lo habíamos alentado. Durante un rato hubo un silencio, el cual parecía no ir a romperse hasta qué un pequeño "Gracias" me hizo girar a verla algo extrañado. No estaba muy acostumbrado a recibir las gracias de ningún tipo, lo que me desorientó un poco. Frené en cuanto ella lo hizo y me detuve a escuchar lo que tenía que decir. Me sorprendió bastante que tuviera la confianza para decirme que se trataba de una Nuren, realmente pensé que se lo guardaría - Ni con los extranjeros ni con los propios Karr. Hiciste bien en ocultarlo - Respondí ya de forma menos cruda y quizá hasta algo más empática. O por lo menos tanto como podría llegar a serlo alguien como yo.

Pareció que la chica se emocionó cuando vio el correo, a lo que yo guardé total silencio. ¿Cuanto tiempo habrá estado buscando? Quien sabe...Arqueé la ceja en cuanto dijo que podría apañárselas sola. ¿Enserio? Vamos, que lo de recién fue el inicio. Esos la venían siguiendo durante la tarde, relativamente. Ahora que es de noche....A saber si algo se la come viva. Literalmente - ...Solo por curiosidad. ¿De verdad planeas regresar ahora que ha anochecido? - Miro a los alrededores y suelto un profundo suspiro. Para quien no sabía moverse correctamente, era un suicidio. De por si ya era peligroso para gente que se supiera mover o incluso para mi - Que va. Supongo que te espero y verás luego si decides ver donde quedarte o si prefieres irte y arriesgarte por tu cuenta - Sin decir más, empecé a caminar hacia el correo junto a Ashia. Esta vez no nos tardamos tanto en comparación a todo el recorrido que habíamos hecho y del cual la chica parecía estar exhausta. ¿Y aún así planeaba volver? O tiene alguna forma de regresar que yo desconozco, o es que le falta un tornillo - Adelante,
tomate tu tiempo
- Dije mientras apoyaba la espalda y la suela del zapato contra la pared del establecimiento, a un lado de la puerta de entrada.

...

Pasó un rato y simplemente me había quedado allí, mirando los alrededores mientras se colocaba la capucha. Por ahora la zona parecía bastante tranquila, y esperaba que se mantuviera así por lo menos hasta la mañana. Aún tenía que ir hasta un hospedaje y lo último que necesito es qué algún idiota me robe los Exos por sorpresa, traigo los justos para poder pagar la habitación.


Última edición por Drakkar Katasros el Jue Mayo 25, 2017 1:21 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor desapercibida ~ [Priv. Drakkar]

Mensaje por Ashia C. el Jue Mayo 25, 2017 10:22 am

Según el muchacho había hecho bien en ocultar mi procedencia… aunque bueno, con él no había sido así. - Admítelo… tú también te lo hubieras tragado si hubiera seguido con la mentira… - Bromeé alzando una de mis cejitas para luego mi tono volverlo algo más serio en un intento de sonar más creíble – Solo que no me esperaba que aparecieses de repente diciéndome esas cosas y me descolocó haciéndome cometer un par de... fallos... – Puse morritos mientras me rascaba la cien – Se me da bien mentir… en realidad – Dije en un intento de... ¿Convencer al chico?, Puede que si… ¡Aun así lo decía de verdad!

Miré alrededor imitando el gesto del muchacho … bueno ahora que lo decía, volver a esta hora de la noche hasta la zona del puerto… - …. – Guardé silencio recordando todo el recorrido que tendría que volver a hacer. - Tsk – Tenía razón. Sin duda era demasiado peligroso a esta hora de la noche… Su voz seguía sonando de manera secundaria mientras sopesaba mis posibilidades - Que va. Supongo que te espero y blablablabla…. quedarte o si prefieres irte y arriesgarte blablablá… - Asentía inconscientemente a lo que decía mientras lo miraba… aunque realmente escuchaba a medias… la verdad estaba demasiado cansada y ¿Si ocurría algo?… Como por ejemplo ¡Un grupo de locos fanáticos de Karr detrás de los extranjeros para esclavizarnos! … Ughh D: …  ¿Cuánto tiempo duraría corriendo si fuese necesario? Siendo sincera y realista, muy poco probablemente.



.............. En el centro de correos


- El tiempo que se tomen ellos en hacer su trabajo – Dije alzando las manos a la altura de mis hombros, la verdad esperaba tardar poco… en cuanto me lo dieran podría seguir la ruta marcada en mi papel. Un trozo de “mapa” a mano y algo cutre, pero un mapa… que me llevaría a la cueva.

Ingresé por la puerta en el centro de correo, el lugar apestaba a tabaco… me llevé la mano a la altura de la nariz moviéndola de un lado a otro… - Os habéis hartado aquí – Esbocé una media sonrisa y luego proseguí al ver como un par de hombres entrecerraban sus ojos, desconfiados… después de todo una persona a estas horas de la noche, no era lo más normal del mundo… ni siquiera lo era durante el día. En karr aquel lugar estaba prácticamente en desuso o eso me había comentado mi mejor amigo, por eso que me enviaba allí el paquete, menos ojos, menos manos… menos probabilidad de robo… ¡Bueno!  ... de eso último no estaba muy segura. - Vengo por un paquete, tiene un símbolo como este – Extendí la mano hacia él con la palma y los dedos bien abiertos, la daleé para que pudiera verlo mejor. Un tatuaje, parecido a un sol y luna juntos, se encontraba en el lateral de mi dedo corazón... el lateral de al lado del índice.

El hombre que en un principio se encontraba sentado, se levantó … tenía una barriga gorda y una barba desaliñada. Su aspecto era sucio, dio una calada a su cigarrillo. El otro hombre más delgado se acercó a las estanterías que parecían estar vacías, aunque algunas zonas no podía verlas porque quedaban ocultas. Le hizo un gesto al que estaba frente a mí y este asintió.

Un breve silencio, parecía intentar recordar... – Son 40 exo’s – Mi cara tuvo que cambiar drásticamente porque… el hombre delgado que volvía a su antigua posición, en la pared de detrás del gordo, no pudo evitar soltar una pequeña risotada... – ¡jajaja! Monada… no creerías que trabajamos gratis... ¿Verdad? – De malas ganas metí mi mano en el bolso - Creía que para recoger no se pagaba, puesto… que ya han pagado al enviarlo – Mis palabras casi se las escupía en la cara, aquello era un puto robo. - ¡Ya está! – Dije inclinándome sobre la mesa para colocar en un golpe seco las monedas.

~ Con esto que me queda ni siquiera podré pagar el puto viaje de vuelta a casa ~ Pensé mordiéndome el labio algo más fuerte de lo normal, a lo que el gordo que recogía las monedas, una por una… me miró. Con la mano libre dio una calada a su cigarro, larga… y luego echó el humo a mi rostro, un gesto bastante chulesco... oh… Mal íbamos a acabar si me lo hacia una vez más… Abrió su carnosa boca para decir… - No ha llegado ningún paquete -  Mi voz pareció salir estrangulada - ¿Cómo? – Parpadeé varias veces... – ¿Me has cobrado a sabiendas de que no había llegado ningún paquete? -  Soltó una socarrona risa … ~ Coge aire, vamos Ashia ~ Me repetí a mí misma... una y otra vez… hasta que...~ ¡Hijo de puta, mal nacido! ¡¡Pártele la cara Ashia!!¡¡¡VAMOS!!! ~ Mi mente me gritaba aquello para que actuase, cerré el puño con fuerzas dentro de mi bolsillo. Ardía por dentro ¿Quién coño se creía ese tío?...

Lo vi mirándome a los ojos desafiante… mientras negaba con su cabeza - Puedes… venir mañana de nuevo, no te cobraré más que 5 miseros Exo’s … es la tarifa que cobramos por cada búsqueda que hacemos después de que nos paguen como en tu caso – Lo decía con suma tranquilidad, Si me hubiera dicho que no había nada, no le hubiera dado ni una sola moneda… y el día que estuviera el paquete habría pagado lo que fuera, pero ¡No que pretendía sacarme 5 más por cada intento! Inflé mi pecho respirando por la nariz lo máximo que pude… intentaba controlarme, pero mis pensamientos y verles allí a los dos con esas caras... me costaba demasiado…y fue entonces cuando de repente me vi... me vi gritándole a todo pulmón estirando la mano hacia él directamente. Una pena que solo ocurriese en mi pensamiento.





…Dentro del pensamiento de Ashia…


- ¡¡CABRÓN DE MIERDA!! – Grité llena de rabia mientras con mi mano derecha aferraba fuertemente el chaleco del estafador por el cuello. Por el rabillo del ojo observé el gesto sorprendido del otro vigilante de correo.

- ¡Vas a darme ahora mismo los 40 Exo’s! – Tiré de él hacia mi haciendo que quedara un poco inclinado sobre la mesa, en una mano sostenía los Exo´s con el puño cerrado y la otra la alzó para sujetar mi muñeca e intentar apartarla.

- Vamos …te vas a hacer daño… yo que tú, le soltaría – Dijo acercándose de manera amenazante el compañero del gordo. – ¿Yo? … A ver…. quien se lo hace antes… – Mi voz sonó lo menos asustada posible, algo temblorosa, si... pero siempre tenía miedo en las peleas. Aunque si me buscaban me encontraban… no dejaría que nadie me pisoteara… Era demasiado orgullosa. Sentí como aquel tío, el gordo, con la mano libre me estrujaba con fuerzas la muñeca con la que agarraba su chaleco… - Hijo... de.. – Susurré mientras apretaba el otro puño para ir a darle un puñetazo, pero en ese instante de milagro pude ver al delgado abalanzarse con el puño alzado para propinarme un golpe en el rostro y actué.

- ¡¡¡……!!! – Coloqué un pie sobre el filo de aquella mesa y me empujé con la pierna a la vez que me dejaba caer hacia atrás tirando con fuerzas del chaleco del gordo. Todo en un movimiento… no era la primera vez que luchaba, algo había aprendido... al menos para defenderme un par de minutos. El puñetazo del delgado se lo comió directamente el gordo, el cual solté justo en el momento que recibió el impacto. – Mierda - Bufó el delgado ante el quejido del otro, había sido un movimiento rápido que no le había dado tiempo de parar el golpe. - Zorraaa – Dijo quejándose el gordo que había acabado boca abajo encima de la mesa a punto de caer de esta.

Yo que me encontraba aún en el suelo, cuando fui a incorporarme no me dio tiempo, el delgado se había dado prisa para lanzarme una patada a la cara, y lo único que pude hacer fue cubrirme con el brazo entero. -Agh >.o – Solté sintiendo el duro golpe q hizo que cayese hacia el lado. - ¡¡Drakkar!! – Llamé todo lo fuerte que pude, esperaba que no se hubiera ido lejos…  El delgado metió su mano en el bolsillo trasero de su pantalón… y yo miré hacia varios lados aún en el suelo… Mi siguiente movimiento seria…






…Fuera del pensamiento de Ashia…


No había pasado ni un par de segundos desde que se encontraba allí plantada, frente al gordo, después de haberle escuchado... aun sumergida en sus pensamientos…

Unos pensamientos en los que Drakkar se vería inmerso esperaba a Ashia fuera. Probablemente estarían ambos conectados… Aunque ellos dos, Drakkar y Ashia, no tendrían ni idea de esto… simplemente se creerían que era producto de su imaginación, sus propios pensamientos y no eran pensamientos entrelazados en el que los dos actuaban sobre ambas mentes…sin saberlo. De una forma u otra creaban una historia o capitulo, así podríamos resumirlo.






off:
He ignorado el final de tu parrafo, bueno ... no ignorado en sí, sino que en mi post aún no he salido por lo que no he dado por echo aún de que haya escuchado lo de te tardaste y eso xDD lo dejo ahi en el limbo para cuando salga del lugar aquel o lo que sea .. ya lo unimos a los post xD va? D:

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor desapercibida ~ [Priv. Drakkar]

Mensaje por Drakkar Katasros el Jue Mayo 25, 2017 1:20 pm


Durante un rato permanecí allí, totalmente inmóvil y en silencio pegado a la pared a la espera de que Ashia terminara lo que sea que había hecho a hacer y saliera para luego ir al hostal a pagar por una habitación más o menos decente y evitar tener que dormir a la intemperie o peor, esperar a toparme con quien sea con los ánimos suficientes para ir a causar problemas. En un principio pensé que sería simple cosa de qué entrara rápido, hiciera lo que sea y saliese igual de rápido. Sin embargo, el tiempo empezaba a pasar y la Nurén no salía aún de ese lugar. No era normal que se demorara tanto o por lo menos no si es qué nada había sucedido, nada malo mejor dicho. Me empezaba a impacientar y empezaba a pensar en por qué rayos se demora. A ver, en el mejor de los casos simplemente tuvo un problema con el envío y lo que sea y están buscando el paquete entre otros o algo así, aunque es una opción rápidamente descartable si se tomaba en cuenta que aquí apenas usamos estas cosas. Lo otro podría ser que le estén cobrando más y ella se esté negando o algo por el estilo, aunque por lo menos con como yo vi a Ashia, presiento que ella es más de intentar no meterse en problemas y se limitaría a seguir el juego. Las otras opciones ya se vuelven más inquietantes y menos...pacíficas.

Imágenes empezaron a pasar por mi mente sobre lo que pudo haber ocurrido. Imaginaba como es que allí dentro las cosas se les empezaban a ir de las manos y todo acababa en una batalla con una clara desventaja para la recién llegada. ¿Se trataría de una simple paranoia mía, o es que era un presentimiento de lo que podría pasar dentro de poco? No tengo idea. Solo se que durante un rato estuve visualizando esa posible situación y realmente, a cada segundo que pasaba lo veía más probable. Si bien no había escuchado ningún tipo de golpe allá adentro como para suponer que ya habían empezado a darse de ostias, puedo suponer qué dentro de poco eso acabará ocurriendo por A o por B. Y a cada segundo me molesta más la idea de yo quedarme aquí parado sin hacer nada. Era raro, yo no solía mucho darme vueltas y vueltas con respecto a lo que podría pasar allá adentro, pero involuntariamente empecé a visualizar precisamente aquello no-tan-agradable que pensé ocurriría.


…Dentro del pensamiento de Drakkar…

Escuché ruidos preocupantes que empezaban como un simple intercambio de palabras con un tono de voz que demostraba claro desagrado por parte de Ashia. Luego vino lo que uno podría suponer eran...¿Golpes? Y lo que me terminó por hacer reaccionar: Escuché como Ashia gritó mi nombre. Esa fue la gota que derramó el vaso y me terminó por confirmar que allá adentro estaba sucediendo algo sumamente malo, de lo que no me podría mostrar indiferente. Pues vaya, al final resulté ser un niñero y además, sin ser pagado por ello. Definitivamente había sido una mala idea dejar que se adentrara en ese sitio sola, por lo que apresurándome, me puse firmemente de pié mientras echaba mi capucha hacia atrás y me apresuraba a ir hacia la puerta del establecimiento en el que nos encontrábamos. Apenas estuve delante de la puerta, di una fuerte y contundente patada para abrirla pasando a llevar el cerrojo de la misma y haciendo que esta se estampara con fuerza contra la pared a la que estaba conectada. Uy, de seguro que eso dejaría un agujero en la pared, pero francamente eso no era en lo absoluto de importancia para mi en estos momentos.

- ¿¡Que rayos está pasando aquí!? - Fue nada más abrir la puerta y me toparía con aquello que me temía; Ya la había liado. Pude ver perfectamente a Ashia por el suelo y a dos hombres, uno más gordo que el otro, siendo este otro quien parecía estar sacando algo de su bolsillo trasero. No perdí mi tiempo en intentar analizar la situación y con una muy clara expresión de ira, me apresuré a correr directo hacia el hombre delgado intentando evitar que sacara lo que sea que quería sacar. Llegué hasta el con una velocidad bastante alta, dejando ver que no podía ser simplemente un humano. Nada más llegar hasta el, aprovechando la corrida, apoyé mi pie derecho para una frenada brusca y usar todo el impulso para llevar mi mano derecha en modo de puño directo a su rostro con una fuerza igualmente sobrehumana. Tras dar el puñetazo y gracias a la experiencia que ya poseo en combates, pude mantener el equilibrio y darme el lujo de redirigir un gancho izquierdo hacia su mentón lo suficientemente rápido para que aún ni si quiera haya logrado perder el equilibro por el puñetazo anterior. Finalmente, elevé mi rodilla izquierda hasta la altura de mi pecho y la estiré en forma de una patada de costado directo al pecho del hombre delgado para terminar de alejarlo y terminar la secuencia de golpes que le había propinado en tan solo un par de segundos.

Me giré instantáneamente a ver al gordo y mis ojos sufrieron ese cambio radical que tanto me caracteriza. La esclerótica blanquecina empezaba a ennegrecerse hasta acabar totalmente negra y mis ojos azules se empezaban a enrojecer, incluso liberando lineas negras a través de la esclerótica que llegaba a pasar por derriba de mi piel, dándome un aspecto mucho más demoníaco. Solté un gruñido inhumano al hombre como medio de intimidación mientras aprovechaba de mostrar los colmillos en seña de que no me iría con juegos y si intentaban hacer cualquier estupidez, me encargaría de que lo arrepintieran por mucho, mucho tiempo más. Si creen qué podrán hacer algo tan solo por ser dos personas, de verdad que están mal. Desconozco completamente las habilidades que tendrá Ashia, pero por mi parte estoy más que acostumbrado a pelear a todas horas, incluso en desventaja. Ya verán estos idiotas lo peligroso qué es hacer enfadar a un mercenario experimentado.

Inmediatamente me giré a ayudar a Ashia y estiré los brazos para ayudar a ponerla de pie, con cuidado de no hacerlo brusco y siempre con un ojo sobre los hombres que teníamos al lado - ¿Qué rayos pasó? ¿Estás bien? - Casi de inmediato una vez estuvo de pie, me volteé hacia el par de hombres con ambos brazos en guardia a la altura de mi cabeza, mirándolos tan amenazante como podía, lo cual era mucho - ...Luego me das explicaciones - Habían cometido un grave error. Se habían metido con Ashia pensando que estaba sola y para su mala suerte, estaba yo lo suficientemente cerca para acudir en caso de que algo como esto llegara a pasar. A saber que hubiera pasado si otro la hubiera ayudado, quizá incluso se las arreglaba para arreglar esto de forma pacífica. Pero...nah, ese no es mi caso. Conmigo hay peleas mires donde mires. Es con lo qué me he criado desde que era un simple niño usado como entretenimiento por gente con más dinero. Es lo que hago para vivir. ¿Y saben qué?

...Se me da bastante bien.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor desapercibida ~ [Priv. Drakkar]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.