¿Explorador o guía turístico? [Priv. Akagitsune]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Explorador o guía turístico? [Priv. Akagitsune]

Mensaje por Ascensio Cavatis el Lun Ago 08, 2016 8:21 pm

Ya la tarde estaba casi en su punto medio, la mañana y parte del día se habían esfumado con facilidad como un el humo de los fuegos artificiales, esos eran días calurosos por la evidente época en la que estaban, los rayos del sol eran casi absolutos y no perdonaban a nadie que tuviera el atrevimiento de enfrentarlos. Ascensio, al ser un hombre que no disfrutaba del calor prefería quedarse en el interior de las montañas del norte, y es que estas durante la temporada de verano se mantenían frescas o incluso frías al menos en las cuevas y cavernas. El estilo de vida que Cavatis prefería tener era uno en el cual las altas temperaturas no le afectaran demasiado, era del tipo de gente que optaba por hacer otra cosa antes que exponerse a un clima tan odioso como el del verano, su estadía en cuevas  y cavernas lo habían acostumbrado a sitios más frescos e incluso húmedos donde se sintiera cómodo y reconfortado. Estas últimas eran la mejor opción para el artae durante el caluroso verano, además de que por su puesto en el clan su estadía casi completa en ellas era bastante justificada para el resto y hasta para él mismo, no tendría que pasar mucho tiempo trabajo y eso era de su agrado.

Siguiendo la misma línea de lo anterior, se tiene que el pleiazul ya estaba concentrado en lo que era parte de su trabajo, ya siendo casi las cuatro de la tarde el hombre estaba investigando e inspeccionando una nueva red de cuevas que al parecer nunca había visitado. No tenía conciencia en saber si algún otro explorador había estado allí antes, estando segurísimo de que él nunca había pisado esos terrenos pues los recordaría de una manera u otra. Ya se había adentrado bastante sin preocupación alguna ya que sabía sus habilidades y el perderse era una opción casi imposible para él, ya se sabía el camino por el que pasó de memoria por lo que tan sólo tendría que retroceder por allí para huir de ese complicado laberinto natural. Cavatis andaba con pausa, no tenía prisa alguna por terminar de explorar, y auqnue estaba bastante emocionado se quería disfrutar aquél momento de una forma única e irrepetible, todo lo que se podía encontrar en esas cuevas era distinto y único. Su única iluminación era una antorcha que había preparado con anterioridad para ingresar al sitio, esa pequeña llama de fuego era la única forma de mirar a través de todo ese complejo tan confuso, esa mínima luz era su única aliada en ese momento en particular.

Ya habían pasado cerca de cincuenta minutos y el hombre no había encontrado nada interesante, ni lagos ni vida animal o vegetal; todo parecía indicar que esa cueva no era apta para la supervivencia de los artae ni para ningún otro. - Supongo que por eso no habíamos venido antes - se respondió a sí mismo Cavatis respondiendose con seguridad, y es que no había nada que le indicara que allí había algo de suma importancia, pero nunca estaba de más el seguir buscando. Su curiosidad era mucho más grande que su cansancio, y aunque el seguir buscando era su meta, cuando iba en dirección a una nueva cueva no se imaginaba que se encontraría con alguien en ese sitio tan oscuro e inhabitado.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Explorador o guía turístico? [Priv. Akagitsune]

Mensaje por Akagitsune Ryūketsu el Lun Ago 08, 2016 10:00 pm

Explorador o guía turístico?
Ascensio | Dia 115 | Viaje por las cavernas | Verano
Centésimo décimo quinto día de viaje, al fin había logrado alcanzar el destino de aquel viaje que lo había hecho alejarse de su yerma tierra; guiado por aquella cazadora que, no sin cierta reticencia, había logrado que le ayudase llegar hasta el poblado actual de los artae consiguió adelantar su llegada antes de lo que él mismo había previsto. Los días tratando de encontrar a alguien que accediera a guiarle en su travesía por los largos y desconocidos laberintos creados a partir de la red de túneles bajo las montañas le obligaron a aventurarse por su propia cuenta; en un principio el karr invasor latente desde el día en que vino al mundo en su interior se había emocionado por el descubrimiento de aquel territorio antes desconocido, sin embargo a medida que los túneles parecían no tener final y tanto la vegetación como el agua comenzaban a escasear hasta su completa desaparición esa emoción se volvía inquietud.

El silencio era absoluto, roto únicamente por cada una de sus pisadas. Sus orejas en alerta tratando de captar cualquier mínimo sonido que le pudieran indicar que algo podía estar ocultándose en la oscuridad que le rodeaban, no necesitaba apenas luz, aunque deformes lograba distinguir algunas siluetas. Desconocía el tiempo que había pasado desde que se internó en las profundidades aun así debía cumplir con el cometido que le había sido encomendado. El zoomorfo pasó una mano por su cuello pensando en qué le sucedería a su cabeza de no acatar con total éxito aquella tarea y sencillamente le gustaba su cuerpo tal y como se encontraba en aquel momento. Completo, sin ninguna pieza faltante. Aunque debía reconocerse a sí mismo que la simple posibilidad de perder no sólo una parte de su anatomía sino también la vida lograba sacarle a toda aquella situación un cierto matiz de entusiasta placer. Encontraría a aquel desgraciado que había osado desertar no le permitiría seguir respirando ni una minúscula gota de aire más de las que ya hubiera inhalado, ese era el deseo de su reina y él se haría responsable de cumplirlo y hacerlo realidad.

- Maldición. No lo entiendo, ¿cómo es posible que aún no haya dado con él? Un simple animal usado únicamente para la guerra no debería andar lejos, no debería serme tan difícil como me está siendo darle caza.- Se había sentado en una enorme piedra sobresaliente de una de las paredes laterales del túnel. Bebía pequeños sorbos de una rudimentaria cantimplora llena de agua fresca obtenida de uno de los manantiales subterráneos, mientras el último trago terminaba de refrescar su garganta se dispuso a seguir con aquel monótono camino en busca de aquella presa escurridiza.
Pasos en la distancia, acercándose lentamente, una corriente de aire trajo consigo el olor de un ser vivo. Cerca de una de las aperturas hacia otro túnel un leve resplandor iluminaba la fría roca. Una sonrisa curvó los labios de la bestia que por unos segundos pensó que su búsqueda había tocado a su fin, más una nueva corriente arrastró el olor de aquella criatura que no cesaba de aproximarse. El aire no se había perfumado con el inconfundible hedor a sangre que tras años y años de continuos baños en ese espeso y cálido icor se impregnaba en los cuerpos de los karr.

 

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Explorador o guía turístico? [Priv. Akagitsune]

Mensaje por Ascensio Cavatis el Miér Ago 10, 2016 5:15 pm

Todo parecía indicar que el sitio en cuestión no tenía ningún ser vivo, pero como la vida podría llegar a ser tan rara a veces, el destino en un momento de capricho se antojó de poner en el camino del peliazul a otro hombre que podría o no cambiar el curso de muchas cosas. Este se veía bastante joven y delgado, algo esbelto y hasta algo atlético, mas sus características más resaltantes eran sin dudas su cabello blanco y sus ojos rojos. Ese par era algo que sin duda daban a la vista de Cavatis una combinación de colores bastante interesante, y a pesar de que la luz poco favorecedora era un factor a tomar en cuenta, el pequeño rastro que otorgaba la antorcha en la mano derecha del mago era suficiente como para al menos observar la silueta de su nuevo acompañante. Ascensio no se explicaba muy bien qué era lo que ocurría, y es que si él que era un explorador nunca había visitado ese lugar, era difícil pensar que cualquier otro artae lo llegara a conocer o que, en el peor de los casos, un miembro de un clan ajeno al maldito estuviera rondando por esas montañas. Su expresión se diluvió en una cara que denotaba sorpresa y a la vez confusión, no era algo posible que esa persona estuviese allí, al menos desde su punto de vista como explorador.

Se acercó con lentitud y con consciencia de que él también había sido detectado - ¿Hola? - cuestionó con curiosidad pues a pesar de estar acercándose no alcanzaba a distinguir la cara del otro sujeto. Cada paso que daba expresaba su incertidumbre ante la situación vivida - ¿Qué haces aquí? - no esperó a preguntar el mago pues la curiosidad por saber las razones del sujeto que tenía en frente para estar ahí lo estaba matando por dentro. - Esta cueva no parece ser apta para la vida -  intentó explicar el hombre como cualquier explorador haría, desde su perspectiva le parecía que ese individuo pertenecía al clan artae, y aunque Cavatis era alguien que gozaba de una muy buena memoria, siempre habían cosas que se le podían pasar como a cualquier persona. Tal vez era un miembro que salía de viaje constantemente o que simplemente no coincida con Ascensio durante sus períodos libres, cualquier cosa era posible y él como mago lo sabía perfectamente.

Fuera como fuera, debía cumplir con su deber como explorador del clan artae y advertir a esa persona que podría pertenecer a su mismo clan. El peliazul observó a su alrededor gracias a la luz que le daba el fuego de la antorcha, nada en esa cámara parecia estar fuera de lo normal, paredes terrenales y muchas piedras que estaban distribuidas de forma desordenada por todo el sitio. Curiosamente esta no parecía tener ningún lago o algo por el estilo, limitándose al poco llamativo y casi invisible paisaje donde estaban Ascensio y el otro ser. No pasaron demasiados segundos antes de que el peliazul retomara su mirada ante la pobre imagen de su acompañante con la intención de que este le diera alguna explicación o siquiera una respuesta sobre su estadía allí.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Explorador o guía turístico? [Priv. Akagitsune]

Mensaje por Akagitsune Ryūketsu el Vie Ago 12, 2016 10:11 pm

Su nariz se arrugó unos segundos por el olor de la madera siendo devorada por aquella danzante llama que iluminaba escasamente la pequeña entrada por la que había llegado aquel joven, de ojos oscurecidos por las sombras y cabellos desordenados de tono azulado. Vagamente recordaba el aspecto descrito de aquel al que debía encontrar, éste podría haber decidido cambiar su apariencia en pos de eludir a cualquiera que estuviese tras su encuentro; sin embargo y como antes, ningún olor familiar que le recordase a un miembro de Karr se desprendía del cuerpo de aquel joven peli azulado, cuya mirada curiosa comenzaba a incomodarle  pues de no tratarse de quien buscaba y por el que se había arrastrado hasta las profundidades de aquellas montañas sólo podía significar que era uno de esos miembros del clan maldito. Otro más. Por supuesto que era obvio que mientras más tiempo permaneciera en tierras de Artae, con más de sus habitantes acabaría topándose; aun así su mente se debatía entre iniciar una lucha contra cualquiera que pudiera darle la satisfacción de un buen enfrentamiento y el deber de cumplir con rapidez la tarea que le había llevado hasta allí pero aquel clan no le había proporcionado el placer que anhelaba por lo que…tendré que buscarle otro uso a este muchacho.

Akagitsune esperaba lograr la compasión y ayuda de aquel extraño. Gracias a la luz de la antorcha y que su portador estuviese a pocos pasos de él, le era más fácil a sus ojos notar los detalles de la apariencia de aquel, en especial aquella extraña marca sobre el ojo derecho del chico, que por momentos había callado para observar el paisaje que les rodeaba aunque no tardó demasiado en regresar su mirada hacia su persona.
- Hola, me alegro encontrarme al fin con alguien. - Con lentitud una sonrisa de falsa familiaridad y alivio se dibujó en su rostro, Akagitsune parecía haber tomado una decisión con respecto a aquel joven que había acortado por propia cuenta la distancia que les separaba. El zoomorfo por su parte bajó de la roca donde había estado permaneciendo sentado, una de sus manos pasó a frotar su nuca mientras el otro no paraba de preguntar con la curiosidad resaltando en el tono de cada cuestión realizada. - Verás llevo varias horas tratando de encontrar a mi amigo y… creo que acabé perdiéndome yo también. - La voz que salía de su garganta temblaba un poco, como si sintiera cierta vergüenza  por haberse extraviado en aquellos túneles. Sus ojos se abrieron con “sorpresa” por escuchar de la boca ajena que “aquella cavidad no era apta para la vida”- Oh. Vaya, entonces debo estarte aún más agradecido por haber aparecido por aquí. Pero qué haré con mi amigo, seguro ha de haberse internado aún más profundo, ese bobo quiere ser explorador pero se distrae con facilidad - Respondió imprimiendo a sus palabras de preocupación por aquel amigo perdido sin dejar atrás aquella aprendida sonrisa de cortesía, un karr por razones obvias no era usualmente bienvenido en muchos territorios pero alguien amable y, en apariencia, inofensivo no solía despertar sospechas en la mayoría de las personas, lo cual podía beneficiar en gran medida al zorro.

 

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Explorador o guía turístico? [Priv. Akagitsune]

Mensaje por Ascensio Cavatis el Dom Ago 14, 2016 11:15 am

Lo que los ojos del mago de los artae dificilmente divisaban resultó ser cierto, era un hombre de cabellos peculiares y que además, poseía un color de orbes bastante llamativo al menos para alguien que viviera por esos lares como un explorador. La fogata era la única fuente de luz que había, era pequeña y difusa como un menudo destello que apenas y podía luchar contra toda la oscuridad que reinaba en la escena - No es lo más correcto que estén aquí, cualquier cosa podría pasar - intentó explicar el hombre pues según las palabras del peliblanco, su amigo extraviado quería, o al menos pretendía ser un explorador - Nunca lo había visto en el clan - se dijo a si mismo al tiempo que arqueaba una ceja en señal de confusión, pero él por alguna extraña razón se esperaba algo así pues era bastante pausible que nunca le hubiera visto. El que su amigo quisiese ser explorador le trajo recuerdos bonitos y algo vagos a la memoria de Cavatis, este se imaginó a si mismo cuando era pequeño teniendo sus propios objetivos y trabajando por conseguirlos de manera honrada - Deberíamos encontrarlo entonces - comentó el peliazul saliendo de su pequeño trance momentáneo, y es que era lo más normal el querer ayudarlos, sobretodo si eran parte de su mismo clan, aquél que está maldito por culpa de su líder.

Por sus pensamientos pasaban miles de sentimientos, especialmente la confusión, y es que realmente él nunca había visto a ese hombre peliblanco en las cuevas o sitios cercanos, confiaba bastante bien en su buena memoria y lo recordaría si lo hubiera visto con anterioridad. Sus palabras, más que aclarar las cosas, arraigaban mucho más las dudas de Ascensio con respecto a él, si su amigo quería ser explorador existía la posibilidad de que formaran parte de los artae. No obstante cualquier cosa era posible, él como mago lo sabía y aquél individuo de aparente carácter amable podía no ser otro maldito que se oculta en las montañas - ¿Y qué los trae por acá? - cuestionó Cavatis mientras volvía a echar otra ojeada a sus alrededores, pues si bien era cierto que estaba hasta cierto grado confundido y con la curiosidad a grandes escalas, el estar pendiente de todo ese terreno era quizás una de las tareas que ya hacía por inercia. Estuvo con la mirada en movimiento hasta que encontró una salida que era otra a contar teniendo en cuenta su camino de llegada. - Vamos - ordenó con serenidad y una expresión que demostraba o que pedía que le siguieran, ese camino era el más idóneo pues si su amigo perdido no estuviera por allí, Ascensio se lo hubiera encontrado antes. Sus pasos fueron un poco más activos que antes, ya no estaba sólo además de que debían encontrar a un sujeto en un sitio que en su opinión estaba inhabitado.

La curiosidad que tenía consigo todavía seguía latente, o para ser más justos, estaba mucho más alzada porque no sólo tenía un terreno nuevo por explorar, sino que también tenía como acompañante a alguien que no tenía la certeza de dónde era - ¿Y tú también formas parte del clan Artae? - preguntó sin demasiados rodeos el mago - Digo, si tu amigo quiere ser explorador supongo que es parte del clan artae - intentó explicar Cavatis, esa era la conclusión que había sacado hacia toda esa incógnita que había estado viviendo. No tardaron demasiado en llegar a otra que a diferencia de la anterior era mucho más grande y que además, tenía consigo no uno o dos caminos - Veamos que podemos hacer - dijo mientras se acercaba y se detenía frente a los 4 caminos que era posible tomar.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Explorador o guía turístico? [Priv. Akagitsune]

Mensaje por Akagitsune Ryūketsu el Vie Ago 19, 2016 12:44 am

Las intenciones ocultas de aquel zoomorfo parecían cumplirse, con la ayuda de aquel artae se le facilitaría en gran medida el recorrido de aquellas cavernas y túneles para dar con su objetivo. Ir a ciegas podría lograr que él mismo se perdiese en tan complejos laberintos; sin embargo por más que pudiera aprovecharse, cosa que haría sin dudar de aquel joven, también debía vigilar con cautela al mismo, cerciorándose de que sus manipulaciones eran efectivas en él, para lograr la confianza del muchacho. En aquellos momentos, varios sentimientos se dibujaron en el rostro del otro. De la confusión pasó al silencio de quién se sumerge en sus propios pensamientos. Akagitsune no apartaba los ojos de aquel desconocido y con la misma perpetua sonrisa en su rostro se disculpó por causarle molestias al joven, volviendo a agradecerle la ayuda que estaba prestándole para encontrar a su “extraviado amigo”.

Permitiendo que el chico maldito guiase su camino, alumbrando con aquella antorcha cada túnel y cueva a la que accedían, el zorro caminaba un par de pasos por detrás de él, sus ojos se oscurecían cada vez que una corriente de aire los alcanzaba y su nariz buscaba instintivamente cualquier rastro que delatara a su escurridiza presa. Clavó su mirada en la nuca del muchacho tan pronto como de sus labios brotó una nueva pregunta que esperaba ser contestada, su mente se puso a trabajar a toda prisa trazando una mentira que pudiera ser creíble. – Quería obtener algunos minerales y gemas preciosas con los que poder comerciar, habría solicitado la ayuda de cualquier otro explorador más experimentado para acompañarme, sin embargo por nuestra amistad accedí a su ruego.- Un suspiro de exasperación abandonó sus labios mientras hablaba.- Debí suponer que algo como esto ocurriría, por suerte tomé la decisión correcta de no seguir adentrándome  más, no quiero pensar que habría ocurrido de no ser así. Realmente lamento los inconvenientes que debemos estar causándote.- Respondió a la cuestión del joven esperando disipar las dudas que pudieran seguir rondando por aquella azulada y ajena cabeza. Desde que lo introdujeron en la sociedad de Karr, se había habituado a seguir órdenes como una forma más de supervivencia, por lo que seguir al chico no le resultaba molesto. Mientras caminaban y sus pisadas resonaban entre las rocas, sus pensamientos se dispersaron rondando la duda de los años que debía quedarle a aquel joven. Una sonrisa de siniestro placer se dibujó momentáneamente en sus labios, imaginando como sería obligar a aquel peliazul, a matar al joven que creía estar buscando para rescatarlo.

Se detuvo junto al explorador observando las cuatro oquedades que se abrían ante ellos. Comenzaban a irritarle tantas preguntas por parte de aquel chico, en su mente le dijo al muchacho que aquella pregunta debería haber sido la primera que debió formular. Obligándose a controlar sus emociones asintió para responderle.- Por mi oficio, no suelo permanecer demasiado tiempo en un mismo lugar, soy afortunado de al menos contar con un pequeño grupo de allegados. Así que no debemos de extrañarnos que no nos hayamos conocido anterioridad.- Sus ojos siguieron los movimientos del artae, parecían haber llegado a una encrucijada y decidirse por un camino podría ser peligroso. Un gesto de disgusto torció su rostro acercándose uno de los túneles, la humedad que impregnaba el ambiente debilitaba cualquier rastro de olor que pudiera seguir, aun así debía intentar rastrear alguna señal. Por varios segundos mantuvo sus ojos cerrados y sus orejas agachadas, con aquello, esperaba amplificar el resto de sentidos.
El ceño del karr se mantuvo fruncido por la concentración que requería, olía a su acompañante a escasos metros de él y el olor de las piedras mojadas que impregnaban cada rincón. Sutil y débil, pero presente, al fin tenía una pista.

 

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Explorador o guía turístico? [Priv. Akagitsune]

Mensaje por Ascensio Cavatis el Dom Ago 28, 2016 9:53 pm

Todo parecía ir medianamente normal con Ascensio y su exploración interrumpida, aquél ser de cabellos blanquesinos había logrado hasta cierto punto engañarlo para que lo ayudara a buscar sus propios objetivos. Las preguntas hechas por el peliazul fueron respondidas con cierto grado de detallle, aunque para ser sincero, esto era más falso que una entidad omnipotente en todo Exié. La curiosidad del hombre movió sus labios y pensamientos y pensamientos en preguntar, quería saber el porqué de la estadía de ese ser en las cuevas de los artae, cosa que fue respondida a medias palabras. Al parecer buscaba objetos lo suficientemente preciosos y brillantes para poder comerciar con tranquilidad, pero lo más interesante de todo es que la respuesta que obtuvo ante su última pregunta fue bastante ambigua. Según el razonamiento del artae, el otro también formaba parte del clan maldito, pero como un comerciante nómada de esos que solían abundar en las montañas, no sabía con exactitud si esto era realmente cierto, pero para ese momento ya tenía otras cosas de las qué preocuparse.

Estaba frente a su próxima decisión a tomar, su compañero de exploración no parecía tener nada que decir más que el confiar en el experto en la materia. Los pensamientos del mago estaban tan llenos con tanta información como era posible, mas debía buscar o mejor dicho, elegir un camino a seguir. Siempre se había destacado por ser alguien indeciso, no obstante, en temas relacionados a la búsqueda y cosas similares la cosa se desvirtuaba un poco pues tenía una gran seguridad en sus habilidades. Observó con detenimiento las cuatro entradas, a simple vista parecían iguales las unas a las otras, pero habían diferencias que seguramente sólo Ascensio podría llegar a notar. Sin embargo, dicha tarea se dificlutó un poco más gracias a la evidente oscuridad que había, la ténue luz de la antorcha era su única aliada en esa situación. - Vamos por acá - ordenó sin retrasar más la búsqeuda, y es que en la entrada que estaba mucho más aislada a la derecha habían pequeños rastros de musgos que señalaban vida y que además, parecían haber sido movidos accidentalmente por una pisada.

El túnel era como los otros, no tenía más que un encanto rústico que no a muchos les gustaba - Lo más usual es que se encuentren piedras o gemas preciosas en Kugg - Sus palabras se basaban en las pocas cosas que había escuchado del territorio más neutral de todos. - En estas montañas es complicado encontrar cosas así, pero no imposible - intentaba explicar el hombre antes de culminar su paso por el túnel. Su vista udo ver de manera no clara la próxima cámara, esta como era de esperarse no se diferenciaba mucho de la anterior a excepción de la incorporación de un pequeño lago - Pero que tenemos aquí - soltó el mago con un rostro que demostraba cierto grado de satisfacción. Se acercó con curiosidad para ver el menudo lago que había sólo para darse cuenta de que habían unas pisadas sobre la tierra mojada que llevaban a otra sala - Estas deben pertenecer a tu amigo - concluyó el explorador.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Explorador o guía turístico? [Priv. Akagitsune]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.