[CB] Aguas tibias (Sin terminar)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[CB] Aguas tibias (Sin terminar)

Mensaje por Tori el Dom Mayo 14, 2017 2:13 pm

Participantes: Akagitsune Ryūketsu y Tori .

Tori: Jala de los mechones del frente a Aka. —

Akagitsune Ryūketsu: Tienes un extraño fetiche con tirarme del pelo. - sacude la cabeza para liberarse de sus dedos -

Tori: No le suelta aunque se sacuda. —Es una de las pocas cosas buenas que tienes. —Sonrió ladino. —Quizá debería ir a buscarte mientras duermes y cortarlo.

Akagitsune Ryūketsu: Suspira por su persistencia. - ¿Cruzarías medio Roar y todo Karr con tal hacerlo? Mmm.. dudo que lo hagas.

Tori: Se lo pensó un segundo, ladeando suavemente el rostro. —Tienes razón. No vale la pena. —Arrugó un poco la nariz, mirándole a los ojos. —

Akagitsune Ryūketsu: Sonríe divertido, aunque no le desagrada la idea de ver al roar ir a buscarlo. - ¿Y bien? - Le devuelve la mirada -

Tori: —¿Y bien qué? —Cuestionó de mal humor, aún sin soltarle. —

Akagitsune Ryūketsu: ¿Qué tanto me miras? - Devuelve la pregunta, teniendo en mente que nada bueno le depara a él cuando esta con el roar

Tori: —... —Se lo pensó un instante, como ofendido. —Miro lo feo que estás. —Gruñó. —

Akagitsune Ryūketsu: Suspira sin dejar de mirar al roar. - ¿Tan difícil te resulta no ser tan agrio?

Tori: —¿Qué pasa princesa? ¿Te has vuelto suave y quieres que te trate con amor? —Alzó una ceja. —¿Necesitas que te de un beso de buenas noches? ¿Que te de un baño de esponja, lindo? —Bufa un par de llamaradas por la nariz. —

Akagitsune Ryūketsu: Entrecierra los ojos molesto en parte por la actitud del pyrca. - Sabes... eres más agradable cuando te están follando. - Murmura sonriendo con malicia.

Tori: Frunce el ceño, mirándole mal. —No juegues con fuego, idiota. Tuviste suerte. —Comentó con fastidio. —Si hubiese querido te habría sometido ahí mismo. —Gruñó indignado. —

Akagitsune Ryūketsu: Sigue sonriendo.- Creo recordar que lo intentaste y no te salió del todo bien, así que suerte o no... tampoco deberías jugar tentar a las bestias.

Tori: Le sigue mirando de mala manera. —... —Comienza a trenzarle los dos mechones del frente para convertirlos en uno debajo de su barbilla. —No entiendo por qué vuelves aquí. —Susurró fastidiado. No quería admitirlo porque era peligroso, pero comenzaba a acostumbrarse a su presencia, y a veces no tenía su guarda completamente alta por acostumbrarse a él. —

Akagitsune Ryūketsu: Se queda en silencio manteniendo los ojos fijos en aquellas manos, una pequeña sonrisa de diversión curva sus labios. - ... - Tenía muchas razones para vagar por las tierras de los roar. - ¿Importa?

Tori: —Claro que importa. Lastimas a mis hermanos, juegas a usar nuestros niños de presas. Deberías estar en karr y no causarnos más problemas. —Pronunció con cierta calma, quizá cansado de pelear. Siguió haciendo tal peinado con su cabello, que por cierto estaba lleno de polvo. —

Akagitsune Ryūketsu: Se pasa la mano por la cabeza hasta rascarse la nunca. - Desde tu punto de vista debo ser un monstruo, el fuerte vive y el débil muere... - contesta con simpleza.- y tus niños también jueguen a cazarme, ¿sabes lo difícil que es evitarlos en mi forma animal?

Tori: —Sé lo fácil que sería evitarlos si te quedases en Karr. —Dijo de mala gana, terminando con el peinado. —Tienes el cabello muy sucio. ¿Cuándo fue la última vez que te diste un baño? —No podía evitar sacar su instinto de cuidar, incluso con ese idiota. —

Akagitsune Ryūketsu: Contiene la risa que le provoca el comentario. - Tambien hay niños en Karr. - "Aunque no tantos ni tan enérgicos" Piensa notando su cabello de forma molesta alrededor de su cabeza. Enarca una ceja ante la pregunta del otro y se para a pensar un momento. - ¿Decente? Mmm.. ¿un mes?

Tori: —¿Un mes? Estás loco. —Dijo severamente, sacudiendo su propias manos para que mire lo polvosas que habían quedado. —Anda idiota, te daré una tina, pero de acabar te marchas. —Le advirtió, haciéndole una señal de que le siguiese. —

Akagitsune Ryūketsu: La idea de poder darse un baño en condiciones es demasiado tentadora como para atreverse a rechazarla.- Siempre me pides lo mismo, aunque sabes que terminaré regresando. - Comenta siguiendo al pyrca.

Tori: Tengo la esperanza de que si no puedo correrte, un día te vayas sólo. —Sonrió pasando entre las partes de la aldea donde no había nadie, hasta llegar a un pequeño lago artificial que con el tiempo habían logrado crear, bajo techo para que no se evaporase con el calor. —Vamos, quítate tus cosas y veré qué te puedo dar para que te vistas. —Dijo buscando entre la ropa que estaba ahí en una canasta, no muy lejos de donde le indicó. —

Akagitsune Ryūketsu: Mientras camina tras el pyrca se echa hacia atrás el peinado trenzado notando el picor de la suciedad en el rostro. - Es posible que ocurra, pero...¿no me extrañarás cuando no me vuelvas a ver? - Preguntó burlón mientras se acercaba al agua y comenzaba a desnudarse lentamente para no aflojar más de lo que estaban las vendas que cubrían parcialmente su torso.

Tori: —¿Extrañarte? Te has vuelto loco. —Rió un poco mientras volvía con prendas. —¿Qué te pasó? —Cuestionó levantándose el pantalón de tela que llevaba para sentarse a la orilla del laguito meter los pies al agua, esperando el momento en el que decidiese entrar. —No puedes entrar al agua con los vendajes, después quedarán inservibles. —Quítatelos, hombre. —Alzó una ceja. —

Akagitsune Ryūketsu: Mira el agua mientras rasca un poco los vendajes, termina por hacerle caso al pyrca y va desenvolviéndose de estos. - El último deseo de mi reina.- Respondió sin querer recordar la odiesea para llevar aquella bestia hasta el Coliseo, sin embargo las heridas de aquello siguen visibles. Gruñe cuando el agua hace escocer las heridas. - Ahora recuerdo porque no me he dado un baño...

Tori: —Mnh... no me sorprende de ustedes. —Comentó negando sin más. Le miró entrar, y él simplemente mantuvo los pies en el agua. —Seguro que ni siquiera tienes idea de como bañarte. —Dijo para molestarle, sonriente. —Le jaló del cabello para que se acercase, haciendo quedase de espaldas, entre sus piernas. —Ustedes son todos unos idiotas. —Tomó una cubeta y comenzó a tirarle agua en el cabello, observando el par de orejas reaccionar a ello. —

Akagitsune Ryūketsu: Le mira unos momentos y frunce el ceño cuando le tira del cabello, pero este se suaviza cuando le oye tratar de molestarlo con aquello, termina por acercarse a él. - Y seguro que tú disfrutarás lavarme. - Murmura cerrando los ojos cuando el agua comienza a caer. - ¿Y por qué somos idiotas, según tú?

Tori: —¿Disfrutar bañarte? pff. Ya tengo suficiente con mis niños como para ponerme contento bañándote a ti. —Volvió a tirar agua sobre su cabeza, ayudándose con las manos para esparcirla bien. Comenzó a tallar suavemente sus orejas para limpiarlas. — El simple hecho de ser karr les hace idiotas. —Bufó con fastidio. —

Akagitsune Ryūketsu: Alza la cabeza para mirar al pyrca al tiempo que sus orejas se sacuden por el roce de sus dedos. - Interesante, había llegado a pensar que tu preocupación por mi era equiparable a la que sientes por tus mocosos. - Comenta sonriendo tratando de mantener los nervios que le provoca que alguien toque su cabeza u orejas. - Eso es algo que se podría aplicar a todos los clanes, ¿no?

Tori: —Eres un puto idiota. —Sonrió negando, mientras sacaba un par de mugres de pelo de su oreja derecha, y volvía a enjuagar para luego continuar con la otra. —Mnh, no, ustedes son definitivamente los peores. —Explicó seguro de ello, tallando la oreja por dentro para limpiarla bien. —

Akagitsune Ryūketsu: Aparta la cabeza cuando siente como urga en sus orejas.- No hagas eso.- Gruñe con los colmillos sobresaliendo de sus labios. - Tienes razón, somos terribles. - Afirma apoyando sus brazos en los muslos del roar.

Tori: —Eh, no te mueva. ¿Qué no vez que tienes las orejas todas mugrosas? —Le reprime como hace con sus niños sin llegar a darse cuenta realmente. Le vuelve a atraer del cabello, para mojarse las manos y seguir limpiando sus orejas por dentro. Suspiró con calma. —No entiendo como ustedes pueden vivir con tanto caos, demonios. —Negó. —

Akagitsune Ryūketsu: Vuelve a gruñir cuando nuevamente le toca las orejas para limpiarlas. - No, no lo veo... sería raro si pudiera verme las orejas. - Bromea tratando de no pensar en la sensación de esos dedos.- No me gusta... - murmura para sí molesto.- Nos hemos acostumbrado... supongo, aunque con el antiguo tirano todo era peor...

Tori: —Pues terminarás quedándote sordo con tanta mugre interfiriendo en ellas. —Dijo más bien por molestas, mientras terminaba con una y volvía a la otra, por dentro también. —Jah, dudo que tu reina actual sea mejor que el anterior. —Lo cierto es que sabía muy poco de Karr. Apenas y tenía idea de que ellos tenían una reina. —Qué horror.




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.