Fast Rules
• Tienes 15 días para crear y terminar tu ficha. Después de eso, si no lo has hecho, corres peligro de que se haga limpieza y se borre tu cuenta.
• Con tu ficha aceptada puedes abrir un tema. ¡Queremos leerte!
•Sin color no puedes rolear en post ni en chatbox.
• Respeta para que te respeten.
Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff

Tori

WebMaster

Perfil - MP

Lýkai

Admin

Perfil - MP

Temas Importantes
Las Reglas Ambientación Mapas y Territorios Libro de Firmas Clanes y Razas Puestos de los Clanes Aliados y Enemigos Tramas Físicos Ocupados Modelo de la Ficha Restricciones de Poder Cerrar y Borrar Temas Recuperar Color Datos curiosos Temas LibresRoles de CB¡Afilianos!
Últimos Temas
Últimos temas
» Libro de firmas
por Neena Therian Hoy a las 1:42 am

» Neena's ID {Construcción}
por Neena Therian Hoy a las 1:36 am

» —F i r e {Akasma's file}
por Lýkai Hoy a las 12:01 am

» Esto va a ser duro... me marcho
por Lýkai Ayer a las 11:41 pm

» Solicitud de CAMBIO DE BOTÓN
por Invitado Lun Jul 24, 2017 3:24 pm

» En la muralla [Priv. Säure Regen]
por Johanna Jordan Vie Jul 21, 2017 10:14 pm

» Partem Septem [Taller Oficial]
por Raissa Embarr Jue Jul 20, 2017 10:38 pm

» Go to Roar they said, it would be easy they said... | Priv. Lidag
por Lidag Araslyi Jue Jul 20, 2017 6:21 pm

» Wild Flowers [Priv. Raissa Embarr]
por Raissa Embarr Miér Jul 19, 2017 6:23 pm

» Let me die here, slowly [Libre]
por Raissa Embarr Miér Jul 19, 2017 12:48 am

Clima

Primavera

Nurén

La primavera es la única época del año en la que Crann Na Bett se llena de flores. Enormes flores más grandes que casas enteras. No hay ni una sola hoja en el árbol, y sin embargo sigue tan cubierto como siempre, por las flores. El aroma de las flores perfuma todo Nurén y los extremos de los clanes vecinos.
En esta época del año es en el que las Crann'ná maduran y finalmente están lista para que las nuevas niñas del clan nazcan.

Suele haber lluvias tres veces por semana. El clima suele estar entre los 20ºC y 26ºC toda la semana. No hace ni frío ni calor, la época es perfecta.

Euen

Euen también es una zona afortunada, llena de vida que le da una deliciosa frescura en esta época del año. Es la época de apareamiento de los Hototos.

Suele estar de 18ºC - 24ºC toda la semana, y llueve una vez a la semana. En extrañas ocasiones, dos veces por semana.

Karr

Karr es un lugar extremadamente árido y seco, sin un solo árbol o planta que les cubra, y después del intensísimo frío de invierno, viene nuevamente el desgarrador calor que les envuelve el resto del año. Además, esta es la época en la que caer la única lluvia del año, Säure Regen, una lluvia ácida temible.

Suele estar de 45ºC - 50ºC toda la semana, incluso cuando está lloviendo.

Roar

Roar es una zona extremadamente seca, las plantas no abundan ni un poco, y a pesar de tener un lago, este no ayuda demasiado ya que viven cerca de un volcán. Al extremo que da con Karr, cerca de la muralla, a veces llega un poco de lluvia ácida.

Suele estar de 40ºC - 45ºC toda la semana, y nunca llueve.

Artae

Por la primavera se han mudado a las montañas del este, montañas pegadas a sus dos clanes aliados, Euen y Torava. El clima es amable debido a la zona en la que se encuentran.

Suele estar de 20ºC a 28ºC toda la semana, no obstante, entre más arriba subas, más frío será, pudiendo llegar hasta los 15ºC. Suele llover una vez por semana, como mínimo.

Torava

En esta época la tierra aún mantiene la frescura del invierno, dándoles buenas temperaturas sin llegar a ser extenuantes.

Suele estar de 25ºC - 30ºC toda la semana. Normalmente llueve dos veces al mes.

Kugg

Es un territorio muy extremista, por lo cual la temperatura cambia muy rápido. Un día puede estar haciendo mucho calor y al siguiente bastante frío, y lloviendo.

La temperatura puede variar desde muy caliente a muy frío sin importar la época del año. Además, puede llegar a llover en cualquier momento.

¿Quién está en línea?
En total hay 15 usuarios en línea: 4 Registrados, 0 Ocultos y 11 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Izayoi Somnus, Lýkai, Neena Therian, Tori

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Mar Jul 18, 2017 9:32 pm.
Afiliados Normales · Click Aquí ·

El caos, el mismísimo caos. —Privado Ishaq.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El caos, el mismísimo caos. —Privado Ishaq.

Mensaje por Tori el Dom Feb 12, 2017 5:28 pm




El mismísimo caos

Tori parecía no poder tener una vida tranquila, uno de estos días moriría por problemas cardiacos, debido al constante estrés que debía estar pasando. Uno de sus buenos compañeros, de una u otra manera había logrado perder a un niño—aunque tampoco era una tarea demasiado difícil, esos pequeños eran un torbellino de problemas en potencia—. Fuese como fuese, ahora Tori debía cuidar a sus niños y a los de Lidag, para que este saliese de urgencia a buscar a la cría que les faltaba.

Estaba estresado. Llegó el momento de la partida de su hermano, y se vio nervioso en el momento en que los niños se despedían de su hermano y luego miraban a Tori. Según la posición del sol, se daba cuenta de que era hora de alimentar a los niños. Entre todas las mini guerrillas, juegos, y otras tantas cosas que hacían los críos, apenas y podía caminar. Cada paso que daba había tres o cuatro criaturas peleando, rompiendo cosas, lanzando piedras, jugando con palos. Les quitaba lo que parecía más peligroso, pero era demasiado.

Desde fuera del comedor se escuchaba la revuelta que tenían todos ahí adentro. Otros Pyrcas se asomaban, pero por supuesto estaban demasiado ocupados cuidando a sus propios niños. De cualquier modo, nadie querría acercarse ahí, bastaba con escuchar a todos para querer salir corriendo en dirección contraria.

—¡Estense quietos! —Gritó cuando se le colgaron unos montoneros a los brazos y las piernas. —¡No puedo cocinar si no se mantienen sentados!

Pero era imposible. Él era bueno para hacer obedecer a los niños, no obstante, eran demasiados, y veían a Tori como el tirano que debían derrocar en ese mismo instante. El pyrca cocinaba como podía, si es que podía.


©Faniahh/Lala




Última edición por Tori el Jue Abr 06, 2017 11:36 am, editado 1 vez


Love U <3:

avatar
Tori
Pyrcas

Puesto : Pyrca <3
Localización : Jugando con mis niños(?)
Mensajes : 194
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 19/06/2016

Ver perfil de usuario http://partemseptem.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos, el mismísimo caos. —Privado Ishaq.

Mensaje por Ishaq el Mar Feb 14, 2017 1:42 am

¡Es que…! ¡Aghr! Ishaq no puedo tener mejor idea que ser un buen amigo, ¿por qué tenía esos pensamientos tan maravillosos en los momentos menos oportunos? Es decir, justo esa tarde tenía un día libre, un hermoso día en el que no debería adaptarse al horario de terceros. Pudo quedarse en su hogar, descansando, leyendo y siendo un alma feliz ¡Incluso durmiendo! Algo de lo que casi nunca puede gozar, pero recordó que existía alguien llamado Lidag, un alguien que le agradaba y que últimamente parecía andar en unas andadas de lo más extrañas… Esas veces podía percibirlo… Distinto… ¡Mucho más motivado que de costumbre! Y eso era… Extraño… ¿Se habría enamorado? ¿Él? ¿Un hombre que permanecía enamorado su trabajo? Ah... ¿Cómo culparlo de dudar? Conocía a Lidag desde que él estaba a cargo de su Pyrca… Era tal la cercanía entre ambos que debía investigar un poco sobre su amigo elemental…

Una lástima que cuando arribó a la Aldea Pyrca, él no estuviese ahí… ¡Pero era aun peor y más lastimosa la situación que se le presentó! —Oeee, Aleks, ¿Qué pasó con Lidag? ¿Dónde está? —sólo estar presente en ese lugar le provocaba un estrés sin precedentes. No tenía ni cómo negar algo que era tan evidente. Niños de todas las edades por aquí y por allá, yendo a un lado y luego arribando en el otro para después, tirarse a sus piernas y hacerle preguntas como “¿Por qué eres tan delicado?”, “¿en serio eres un guerrero?”, “¡Pero los guerreros son grandes… Y fuertes!”, “¡Tu te ves muy debilucho!”, ughr… Demasiado críos como para responder a tantos cuestionamientos —Llegas un poco tarde, princesa —ya le venían dando igual todos los insultos que le hacían llegar—, jaja, sabes que bromeo —una broma de esas varoniles— se le escapó un niño, ninguna novedad, ya sabes como es Lidag, de todas formas no debe tardar en llegar, espera allá —apuntó a una de las chozas, sin tener en cuenta del infierno en el que iba a aterrizar…

Avanzó y… Miró...

Tori.

Niños.

Llantos.

Gritos.

¡Críos aquí y luego más críos allá! Ay no, no quería, en serio que no quería… —Um, hola Tori… —lo saludó sin muchas ganas ¿Relación negativa? ¡Para nada! Pero... Solo había que ver el momento que se le presentaba—, aghr, ¿necesitas ayuda? Aunque no creo poder ser de mucho apoyo, sabes que los niños se me da algo… —y un chamaco comenzaba a subirse por su pierna mientras que otro daba de brincos para jalarle su perfecta cabellera— ¿Eres una chica? Ew… A mi me dijeron que las mujeres eran bonitas… —alejó a uno de los niños y caminó hacia el hombre con las rastas—. Odio a los niños —pero comenzaba a acostumbrarse a ellos, aparte, era un hermano en apuros ¿Cómo hacerle el feo? Bueno, sí, que era sencillo… Sólo había que ver a todos los pyrcas allá afuera evitando la situación, pero el corazón de Ishaq no permitiría darle la espalda—, te ayudo con la cocina y tu los mantienes alejados de mí, no quiero bichos en mi cabeza ¿Entendido? —tomó una liga y amarró su preciada cabellera antes de que los piojos invadieran sus hebras.  
avatar
Ishaq
Guerreros

Mensajes : 12
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos, el mismísimo caos. —Privado Ishaq.

Mensaje por Tori el Dom Feb 19, 2017 12:34 pm

Por más paciente que fuese, cualquiera se volvería loco entre ese torbellino de piojos y mugre, entre otras tantas cosas. Forcejeaba con algunos, les gruñía a otros para imponerse, pero apenas calmaba a uno y diez atrás ya estaban haciendo revuelos de nuevo. Había revueltas, lanzaban los utensilios, usaban las ollas y sartenes de armadura y las cucharas de madera y hierro como espadas, se golpeaban, se tiraban sobre otros. Unos lloraba por la atención de Tori y otros porque no querían que Tori les detuviera. Podría llorar en ese instante.

Tori casi suplicaba por un ángel que viniese a salvarlo, y seguramente golpearía a algunos compañeros, incluido Lidag, por abandonarle con tantos niños ahí sólo. De cualquier modo, los rezos del pyrca fueron escuchados cuando la voz de uno de sus compañeros fénix llegó en su rescate.
—¡Princesa! —Sí, por más bueno que fuese el pyrca no podía dejar pasar la oportunidad de llamarle por ese apodo que el hombre afeminado había adquirido desde hace muchos años. —No tienes idea de lo mucho que necesito ayuda, eres como mi ángel en este momento hombre. —Decía mientras un par de críos le trepaban por la espalda y la pierna, y como otro más le jalaba de las rastas, mientras uno más joven tiraba de sus aretes de rubí. —ARGH. ¡Esténse ya!

—¡Oigan, no sean insensibles! No es una mujer, burros. —Pero ninguna reprimenda parecía ser suficiente para aplacarlos. Le miró acercarse, y trató como pudo de que los niños no se le echasen encima. —Sé que los odias... —Suspiró sin más, sosteniendo a un pequeño especialmente inquieto por los cuernos. —Pero te recuerdo que fuiste uno, así que trátales con cariño, que también son tus hermanos. ¡Y entendido! Yo los niños y tú la cocina. Te debo una muy grande, mujer. —Acto seguido le soltó una nalgada dura y retiró a los niños más inquietos.
Pero por supuesto era más sencillo decirlo que hacerlo, esos niños eran una tremenda bola de problemas. Mientras Ishaq tranquilamente buscaba las vasijas, Tori se partía en mil pedazos, separando a los de 14 años, que ya eran considerablemente más fuertes. —¡Si van a pelear que sea fuera de la cocina! —Levantó a uno de los revoltosos y lo dejó caer de espaldas contra algunos cojines, sólo para separarlos. Por suerte Tori tenía un entrenamiento mayor al de un pyrca, ya que en un principio iba a terminar siendo un guerrero. Contener a todos esos mocosos requería más que paciencia; requería fuerza bruta, mucha.

No tuvo más opción que sacar a la fuerza a los de 14 años, muchachos que arrastraban los pies en el suelo, le agarraban y rasguñaban donde podían, y le jalaban las rastas al pobre elemental. —¡Leo, hazte cargo de estos monstruos! —Ya era suficiente. El pyrca nombrado, sin más opción, hizo lo que pudo para llevarse a los más grandes. Ahora quedaban todos los de diez años para abajo. —Ishaq, pon leche a hervir, casi es hora de darles mamilas a los bebés. —Quien dijo que ser un pyrca era sencillo, no sabía lo que decía.


Love U <3:

avatar
Tori
Pyrcas

Puesto : Pyrca <3
Localización : Jugando con mis niños(?)
Mensajes : 194
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 19/06/2016

Ver perfil de usuario http://partemseptem.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos, el mismísimo caos. —Privado Ishaq.

Mensaje por Ishaq el Miér Mar 22, 2017 8:21 pm

A ver, sí, que él también había sido un crío y seguro igual de revoltoso que todos ellos, lo sabía, pero por algo había escogido ser guerrero en vez de pyrca, pero bueno… Lo que le pasaba por querer visitar a un amigo, al final no hacía más que toparse con otro en medio de un desastre y ughr; todo indicaba que no sería un buen día. Bufó apenas y caminó hacia la cocina, esquivando todos los ataques de esos críos, no por nada se desempeñaba en lo que hacía. Una vez en la cocina corroboró que su cabello estuviera lejos de todos esos críos, eran tan diabólicos que seguro agarraban un piojo suyo y lo ponían en su cabello, ya le había pasado con los niños de Lidag y los de Tori parecían hasta ser de la misma calaña, aun más estando involucrados con los de quien sabe quién…

¿Cómo podía a alguien gustarle tanto los niños? Sólo de estar ahí tenía la piel erizada, aunque también le daba un poco de envidia todo ese encanto que tenían con los críos… Pero bueno, ya para esos momentos empezaba a dar igual. —Siempre he sido tu ángel —le dijo con un pequeño guiño mientras que esperaba las indicaciones; en lo que estaba con eso veía la comida para los más grandes, asegurándose de que no se quemara ni estuviera demasiado caliente, aunque tal vez una buena quemadura era lo que esos críos necesitaban — aunque no parezca los trato con cuidado, que he avanzado y ya soy capaz de cargar a los bebés —sí, tenía incluso “clases” con Lidag para tratar mejor con esos pequeños demonios. Se esforzaba y todo — para con el mujer en frente de ellos —de poder gruñir lo hubiera hecho sin problemas. — Ah, pobre Leo, siento lástima por él…

En serio que los pyrcas tenían una vida de lo más complicada, eran de admirar — Leche a hervir, entendido —tomó una pañoleta y la posó en su frente, secándose de paso el ligero sudor que se posaba sobre su frente. Tomó un poco de la leche que había en una gran olla y sacó un poco de la misma, depositándolo en otra. Prendió la llama y miró a su alrededor, buscando las mamilas — ¿Dónde están las mamilas, Tori? —cuestionó mientras que se arrodillaba hacia uno de los cajones, empezando a curiosear — ah, olvídalo… Ya las encontré, ¿cuántas necesitas? —pero, para la desgracia de Ishaq, un bebé empezó a llorar…

Y a Tori se le veía taaan pero tan ocupado separando a los críos…

Y el bebé llorando… Y había más bebés a su lado…

Ughr, odiaba esto. Bajó un poco la llama de la olla para que no se descuidara y terminara por estar muy caliente. Seeeeep… Ishaq terminaría por hacer aunque sea el mínimo de esfuerzo para poder calmar al crío que amenazaba por llorar. Le cargó entre sus brazos, recordando cada una de las indicaciones que le había dado su amigo, aunque estaba un tanto paranoico por el hecho que por nada del mundo olvidaba, “sostén bien su cabeza”. Sentía que podía matar al pobre pequeño si no lo hacía como debía  — Em, ¿qué pasó bebé? —eso de hablar con criaturas que para él no era ni pensantes estaba cabrón… — ¿Por qué lloras? —regresó a la cocina mientras le movía a la leche, teniendo a la pequeña criatura apoyada en su brazo y pecho. El llanto había empezado a cesar, parecía ser que sólo quería un poco de atención, sin embargo, el corazón del pobre Ishaq iba a mil por hora — Tori, sólo con este niño siento que me dará una taquicardia… Mald —estuvo a nada de decir maldito, pero se contuvo. Estaba frente a niños—. No, no, deja tu la taquicardia… El campo de batalla es un campo de flores a comparación de… Esto…

Ishaq podía ser un hombre bastante atractivo, delicado y sobretodo, encantador, de esos que te embelesa con sus historias y anécdotas, pero… ¿Quieres verlo completamente indefenso? Pues helo aquí con su mayor debilidad…
avatar
Ishaq
Guerreros

Mensajes : 12
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos, el mismísimo caos. —Privado Ishaq.

Mensaje por Tori el Dom Mar 26, 2017 7:09 pm

Pasar tiempo con Ishaq le gustaba. A pesar de que sabía que el otro principalmente iba a buscar a su hermano, Lidag, no dejaba de parecerle placentero poder toparse con él y pasar un rato juntos. Por supuesto ese día la situación era un poco más complicada, y sin embargo parecía que seguía agradándole pasar tiempo con aquel hombre afeminado. Se quedó callado un instante sólo para verle mientras este se agachaba en busca de los biberones para los pequeños, y para cuando se dio cuenta, tenía una enorme sonrisa en el rostro. No contestó cuando le preguntó dónde se encontraban las mamilas, pues poco tiempo después el mismo ya las había encontrado. —Es agradable saber que estás tomando ese compromiso por los niños. Cuando yo comencé a cargar nenés, también me preocupaba romperlos... Son tan frágiles y tan pequeños, tan necesitados de ti. —Suspiró con mucha melancolía. —Luego crecen y se van a hacer su vida de forma cruel... abandonándonos aquí... —Susurró casi dolido, mientras veía por la ventana a un par de niños de entre 13 y 14 años platicando sentados en una roca. Se sentía como una madre. —Pero bueno, no puedo ponerme tan sentimental. Es obvio que necesitan irse y hacer su propia vida.

Rió ante los últimos comentarios del otro. Respiró hondamente viendo al bebé en sus brazos que, aunque aún no estaba tranquilo, ya no chillaba. Recordaba el coliseo, los guerreros toscos, grandes, todo el sudor y sangre que manchaban el suelo, y la constante supremacía y necesidad de todos por estar en la cima y tener el poder. Y luego estaban todos esos niños, hiperactivos, toscos, descuidados. Definitivamente ser pyrca era uno de los trabajos más comunes que un roar pudiese tener. —Sí, me alegro que veas que estar aquí no es nada senc... —Fue tacleado por un par de niños de diez años. No cayó al suelo, pero sí se estampó en la pared tirando un par de sartenes. —¡Les dije que se estuvieran quietos! —Tomó a uno por el brazo y al otro por uno de sus preciosos cuernos enroscados, y los jaló a ambos hasta pegarlos a una de las esquinas de la habitación como castigo. —¡Y quédense ahí o no habrá cena, se los juro!

Suspiró, jalando a algunos niños de las orejas para aplacarlos, levantando de su siesta a los más pequeños y mirando que los bebés estuviesen bien. —Mnh... te vez tan adorable aquí... pareces tan frágil. —Claro que sabía que Ishaq se sentía indefenso así, era como su debilidad. —Es adorable. —Bromeó con él, riendo un poco. Sacó la vasija de leche del fuego y con cuidado comenzó a servirla en las mamilas, indicándole que le siguiese. —Ayúdame a alimentar a los bebés. Para hacerlo es preferible que estés sentado. Tú sólo inclina un poco la botella y ellos se encargarán del resto. Hazlo así hasta que cada uno se termine media botella.

Se sentó en el lugar designado para eso y le pasó un biberón listo, agitando otro para Ishaq viese como y luego tomando un bebé, comenzando a darle de comer. Eran tan tiernos.


Love U <3:

avatar
Tori
Pyrcas

Puesto : Pyrca <3
Localización : Jugando con mis niños(?)
Mensajes : 194
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 19/06/2016

Ver perfil de usuario http://partemseptem.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos, el mismísimo caos. —Privado Ishaq.

Mensaje por Ishaq el Sáb Abr 08, 2017 1:46 am

Que feo debe ser tener que velar por todos esos niños, no sólo por el hecho de que, bueno, son niños, sino que también por el hecho de que en algún momento debes verlos partir. Los cuidas desde momentos que ni ellos mismos recuerdas… Observas cómo crecen, cómo empiezan a gustar de otros, inclusos los mismos teniendo su primer beso… Y luego… Y luego… Luego sólo observas cómo parten…. Ah, esos eran momentos en los que sus amigos pyrcas siempre se deprimían y en lo que él, para su desgracia, solía estar presente por lo mucho que los quería. Para Ishaq era imposible salir de aquella aldea; aunque le costara admitirlo, ya se estaba encariñando con todos esos niños. —Ponte lo sentimental que quieras, tienes mi hombro para llorar —le dijo con un guiño mientras que mecía al bebé entre sus brazos. Dentro de todo, Ishaq no mentía. Solía soportar los dolores de terceros por meras tonterías, ¿cómo no aguantar a una mami desamparada? O mejor dicho, a unas mamis, porque se veía venir que otros pyrcas empezarían a entrar en esa etapa…

Pffffff, al demonio la seriedad. El varón soltó una risotada en cuanto vio que la cara de Tori se azotó contra la pared. Trato de controlar su risotada al instante porque, a fin de cuentas, se suponía que el elemental era la autoridad ahí, ¿qué imagen obtendrían de él si se estaba burlando de su padre? ¡Ayyy! ¡Pero es que se había visto tan gracioso!

No, Ishaq, tranquilo y controlado. Mordió su labio y volvió a calmar al pequeño que estaba entre sus brazos. — Cierra el hocico, Tori —amenazó un tanto malhumorado, a ver, que era un chico delicado en apariencia, sí, pero le desesperaba que le atacaran con su mayor debilidad: los críos. En serio, no exageraba cuando decía que eso era mucho más complicado que estar peleando contra desconocidos. A fin de cuentas, cada quien tenía sus fuertes y sus especialidades. Siguió al chico y tomó la mamila que le extendió, checando que la leche de las mismas no estuviera demasiado caliente. Había aprendido una que otra cosa gracias a sus amigos, así que era momento de aplicar todo lo conocido—, ¿cómo es que no se ahogan? —preguntó con curiosidad mientras que se sentaba con el niño en brazos. Posó el biberón en sus labios y al instante empezó a comer… Así que tenía hambre y no deseaba atención… Que curioso—, ¿y cómo es que luego nosotros perdemos esa habilidad? Si yo tomo agua acostado corro el riesgo de morirme, y no porque sea un fénix —dijo con una pequeña risa—, a veces estos críos son demasiado fascinantes… Hablame un poco de ellos, ¿cómo se llaman? —los bebés le agradaban más que otras especies, digo, edades. Le parecían los más fáciles de cuidar— ¿y cómo cuántos niños están bajo tu cuidado? Y… Por cierto, ¿cómo has estado? Teníamos tiempo sin hablar… Creo que debo agradecerle a Lidag su descuido, teníamos mucho sin hablar con paz.
avatar
Ishaq
Guerreros

Mensajes : 12
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos, el mismísimo caos. —Privado Ishaq.

Mensaje por Tori el Miér Abr 19, 2017 10:13 pm

Lo cierto es que Ishaq era uno de los roar con los que sentía más afinidad, y eso que Tori conocía a muchos; muchísimos, debido a su trabajo. El más femenino aguantaba todos los comentarios que Tori le hacía para molestarlo, aunque todo siempre lo decía con cariño, y eso era un punto a su favor. A cambio, Tori le daba el amor que pocos roar se atrevían a dar, probablemente por ese mismo instinto paternal que tenía.

Recordaba un poco aquellos tiempos cuando ambos eran cuidados por Pyrcas. A pesar de que cuando Ishaq tenía 14 años Tori apenas tenía siete, tuvieron algunos buenos momentos. Riñas, juegos, travesuras, peleas por objetos o comida extra, además de que en ese tiempo Tori se veía siendo un guerrero, así que no perdía oportunidad para enfrentarse a alguno de sus hermanos.
Al mirar de reojo al guerrero mientras los niños comían, pudo darse cuenta lo mucho que habían crecido y que ya no eran niños, sino hombres. Suspiró por la nariz, lenta y silenciosamente mientras dibujaba con las pupilas su figura casi femenina. Entrecerró los ojos, aunque reaccionó cuando el otro volvió a hablar. Parpadeó un par de veces y antes de contestar observó de nuevo al bebé que comía en sus brazos sólo para asegurarse de que no tomase más de lo que le tocaba. Quisiera darle más de comer a sus niños, pero si lo hacía no alcanzarían todos.

—Sí, son una maravilla inexplicable... —Susurró. —A veces también me pregunto como pueden hacer tales cosas, quién les enseña como mamar del biberón, o quien les enseña a pujar para ir al baño, entre algunas cosas. Lo único que puedo pensar después de es es que nuestro padre es sabio y les enseña todo antes de expulsarlo en sus rocas volcánicas. —Miró de reojo por la ventana que tenía vista hacia su progenitor; aquel maravilloso volcán.
Sin más separó la mamila en cuanto llegó el niño a la mitad de la botella, y le cargó en vertical comenzando a darle palmadas en la espalda, señalándole con la mirada a Ishaq que hiciese lo mismo, y de pronto, el niño eructó. Entonces sonrió y lo dejó en un lecho, tomando al siguiente y dándole de comer.
—Bueno, decirte el nombre de todos sería tan tardado, pero puedo decirte algunos. El que tienes en brazos se llama Carter, este pequeño en los míos es Huno. No sé si lo recuerdes, pero somos nosotros quienes les damos nombres. Hay pyrcas que les ponen más de un nombre, pero ya que mi pyrca y tutor siempre pensó que sólo uno sonaba mejor, yo sólo les pongo un nombre a los bebés. Es... extraño ponerle nombre a una vida nueva. —Sus mejillas morenas se pintaron suavemente de un rosado, y él sonrió. —Aprenden a caminar pronto, y tardan un poco en hablar, aunque ambas cosas dependen de sus razas. La mayoría de ellos dicen querer ser el nuevo Dyn cuando sean grandes, y algunos son tan fuertes como los adultos. Esos son los más problemáticos. Ahora... no sé si lo sepas pero... en Roar existen los tritones. —Frunció el ceño y apretó los ojos por un instante como si algo doliese. —Pero siempre nacen muertos... —La voz de Tori tembló al pronunciar aquella última palabra, y rápidamente se talló los ojos con una mano, mientras cuidaba al nene en la otra. —El volcán es demasiado caliente, y su raza no les permite soportar eso. —Aclaró su garganta y le hizo al guerrero un signo de que le diese un momento con la mano, y se cubrió el rostro por unos instantes.

La manzana de adán bajó lentamente cuando tragó grueso, intentando relajarse. Respiró hondamente, sinceramente olvidándose un poco de las siguientes preguntas que le hizo su hermano.


Love U <3:

avatar
Tori
Pyrcas

Puesto : Pyrca <3
Localización : Jugando con mis niños(?)
Mensajes : 194
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 19/06/2016

Ver perfil de usuario http://partemseptem.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos, el mismísimo caos. —Privado Ishaq.

Mensaje por Ishaq el Jue Jun 22, 2017 8:55 pm

¿Conoces ese sentimiento que te embarga cuando alguien la está pasando mal? Esa sensación de cuando no puedes hacer absolutamente nada, cuando la impotencia te embarga y lo único que en cierta medida puedes realizar son unas palabras de aliento que de nada servirán, ¿Eres capaz de ubicar esa maldita sensación? ¡Justo en esos momentos Ishaq pasaba por aquello! Sin embargo, no es que estuviera cubierto en pánico y no supiera cómo actuar. Por algún motivo, él sabía los secretos más oscuros de la mayor parte de sus hermanos. El fénix tenía la clase de aura que hacía que le confiaran absolutamente todo, y por supuesto que él desde siempre había correspondido tal confianza con su absoluto silencio. El guerrero era lo más cercano a una tumba cerrada. Sabía cosas de las que, a su propio criterio, no tenía ni que estar enterado; pero para esos momentos ya no importaba y apreciaba en sobremanera cuando sus hermanos depositaban en él sentimientos semejantes. Tratándose Tori uno de esos hombres con los que tenía más afinidad, se sintió ligeramente nervioso en cuanto se percató de que las lágrimas surcaban sus ojos, pero no dudó en aproximarse a él y secar los restos de aquellas gotas de agua.

Hey… Tranquilo, no debes esconderte detrás de esa mano —murmuró con suavidad mientras se acercaba a él, de no ser porque tenía a un niño en brazos lo hubiera abrazado, pero en vista de que ambos estaban en la misma situación no podía hacer eso. Le dio un suave mimo en la mejilla y sonrió un poco, no burlón, para nada, sino… ¿Encariñado? Le parecía maravilloso que pudiera derramar lágrimas por algo como eso. Él no era esa clase de persona, así que, ¿Por qué no pensarlo? En parte lo envidiaba. Ser capaz de dejar salir tus penas sin miedo a la critica… Envidia. Sin embargo, no lo pensó de una forma negativa ¡Para nada! Podía notarse el amor desbordando a través de su mirada. No le gustaba verlo de esa forma, pero ¿Para qué lamentarse? No había nada que pudiera hacer al respecto. Lo único que era capaz de llevar a cabo era darle apoyo moral, pero ¿Una clase de intervención? En lo absoluto. Con los años que había pasado en la milicia, un pensamiento prevalecía en el pensamiento del fénix: nadie puede librarse de la naturaleza, todo terminaba por rebajarse a la supervivencia del más fuerte ¡Pero vamos! No es como si fuera a llegar a decirle eso, él no era esa clase de criatura insensible —¿Tori necesita un besito? —dijo entre risas, tronando un beso en su frente sin dobles intenciones—, algo he aprendido de ustedes los pyrcas, los besos curan las peores heridas. Anda, sonríe antes de que tus bebés acaben por preocuparse por mamá, digo, papá Tori.

¿Hacer menos el problema del elemental? Para nada, pero no quería verlo decaído— ya que parece ser que estaré un buen rato por acá, ¿Qué comeremos? Espero que no sea papilla, Lidag es lo único que me da, seguro que tu podrás consentirme más —y le guiñó un ojo, retirando el biberón del pequeño y empezando a sacarle el aire con unas pequeñitas palmadas—. No te negaré que son tiernos… Carter, suena muy del norte, ¿En qué te basas para llamarlos? —debía aminorar el ambiente.
avatar
Ishaq
Guerreros

Mensajes : 12
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos, el mismísimo caos. —Privado Ishaq.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.