El Gran Regreso a Casa [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Gran Regreso a Casa [Libre]

Mensaje por Agatha J. Crann na Bett el Jue Ago 10, 2017 11:43 am

Lo recordaba muy bien, el día en que me había retirado del territorio de Nuren solo para avistar o entrar en algunos territorios, jamás había imaginado que este tomaría tanto tiempo pero de alguna forma había logrado regresar sana y a salvo, Aunque mi viaje no había sido tan largo y de forma algo obvia para mi sentía que eso que necesitaba aprender no lo había aprendido del todo, no podía decir que lo había logrado, obtener el conocimiento que mis hermanas me habían encargado, por eso mismo en vez de ir directamente a reportarme con las grandes Sabias, me detuve para llegar antes a la Biblioteca.

Las pocas cosas que yo habia aprendido no recordaba haberlas leído en los registros, seguía teniendo esa curiosidad por saber, se podría decir que la presión de no regresar con la sabiduría suficiente y decepcionar a las Sabias era lo que me forzaba a no reportar mi regreso del todo, de ser totalmente necesario no tendría mas motivos para quedarme y volver a viajar, después de todo Exos aun tenia pero sin duda alguna tendría que entrar a otros territorios, esos mismos territorios que tal vez eran los mas peligrosos, en mano tenia dos libros, uno con los mapas disponibles de esos mismos territorios y otro con las cosas que se suponía estaban anotadas las costumbres tanto de Euen y de Karr.


Eran del todo cierto?, por eso mismo me encontraba ahí para comparar, pero de no ser cierto que pasaría?, estábamos al corriente con todo lo que se suponía sabíamos de los otros reinos? mi otra gran duda era, que debería de hacer?, verdaderamente tenia que dejar territorio Nuren?, el pensar eso me entristecía un poco, pues en verdad deseaba a volver a estar al servicio de las sabias pero sobre todo a formar parte junto a mis demás Hermanas como una guerrera mas que defendiera nuestro territorio.



Tal vez pensaba mucho?, tenía que concentrarme, tomando asiento casi al salir de la sección en donde había tomado los últimos libros comencé a buscar entre sus páginas los primeros dos libros fueron fáciles, unos mapas de los territorios de Torava , Kugg y sorprendente mente también teníamos un mapa de Roar....pero el que menos quería ver era tal vez el mapa de ese reino, Artae. No podía creer en mis pensamientos pero en verdad pasaba por mi mente, En verdad tengo que estar loca como para entrar a ese reino.....si prefiero entrar a Roar que a ese reino..., de tan solo pensarlo y ahora que lo había dicho en voz alta un escalofrió recorrió mi espalda.


Pero que podía hacer?, estaba totalmente segura, lo aprendido no era nada si se trataba de aquello que mis hermanas querían enseñarme, en verdad no quería regresar ante las Sabias solo pare decirles que no había aprendido nada, solo algunas costumbres y no mas, caras? Sin dudas muchas, problemas? tenían tantos que no sabía como esas sociedades podían vivir de esa forma pero de alguna forma aprendían a sobre llevarlo, ahora más que nunca me preguntaba que me faltaba por aprender?, Si sobrevivir a Karr.....tengo posibilidades de sobrevivir a Roar no?., otra vez se había repetido esa misma acción, un escalofrió tal vez mas fuerte que el anterior recorriendo todo mi cuerpo.



No sabía cómo esos pensamientos me ayudarían para completar aquella misión, las páginas de los libros seguían cambiando al ritmo en que yo leía pero en verdad no leía mucho de esos textos, al contrario solo buscaba algunas cosas y si era lo que buscaba me detenía para leer de forma mas correcta para ver si yo lo podía comparar con mis aprendizajes, Ciertamente algunos santuarios eran más interesantes que otros....pero me intriga más saber sobre esos "siete", nadie me supo explicar muy bien sobre ellos...., deje salir casi como un pensamiento en voz alta mientras seguía "leyendo", en verdad a cada página que avanzaba me entristecía más el saber en verdad que tendría que volver a viajar.

Como esto no funcione, ni siquiera podre volver a subir a…..a…., ahora lo recordaba, una de mis actividades favoritas, el observar como aquellas jóvenes de 15 años salían de Crann Na para aventurarse a lo “desconocido” que era el resto del árbol, ahora sabía que tal vez si podía hacer una pequeña parada para eso, sin importar que las Sabias dieran visto bueno o no, volvería hasta aquella altura solo para observar cuantas recién salidas pudiera para un solo día, eso era lo que más deseaba.

Volver arriba Ir abajo

Re: El Gran Regreso a Casa [Libre]

Mensaje por Vagadus Vares el Dom Ago 20, 2017 11:37 am

Largo era el viaje que habían atravesado, días largos, semanas eternas que parecían no tener algún fin cercano, simplemente era reconfortante saber que la dulce y fría noche estaba ahí para acobijarlos y hacerles un agradable descanso cerca de una pequeña fogata. Eran campos amplios, praderas en donde se levantaba el pastizal provocando que fuera una hermosa vista, y ahí a lo lejos se levantaban algunos bosques que se extendían, densos y amplios. Los pasos de un dragón se escuchaban por el largo camino en donde, al parecer estaba siendo transitado por campesinos y algunos mercaderes, también se topaba con uno u otro viajero que estaba de paso. Fresco era el clima, algunas nubes estaban pasando de un lado a otro a un paso sumamente lento y el sol que se disponía a iluminar arrojaba sus rayos de manera cariñosa. Después de las frías montañas por lo menos era reconfortante sentir la frescura y el olor a hierba y suelo húmedo. Este curioso ser mantenía cargando en su espalda una gran mochila, algo imponente para muchos que le observaban y cuando el sol le daba la espalda no se tenía que preocupar ya que la mochila le proporcionaba sombra de más, ¿Acaso se preocupaba por alguna cosa? simplemente de un ser que ama de manera familiar, esa pequeña muñeca en donde el alma de su hermana se refugiaba.

La hermana por su parte se mantenía estudiando libros que por su magia creo una copia que fuera de su tamaño, eran grandes libros y bastante complejos, se necesitaba semanas tan solo entender los primeros capítulos, filosofía nada más y nada menos, algunos de medicina también los mantenía de reserva como también algún mapa de los caminos. ¿A dónde se dirigían? ella era la que sabía, y no era nada más y nada menos que uno de los lugares en donde podía adquirir conocimientos enriquecedores de cualquier materia o por lo menos eso pensaba; la gran biblioteca que se ubicaba en el clan de Nurén, esperaba que por ser viajeros de Kugg pudieran pasar sin problema alguno. ¿Tanto era el deseo del conocimiento? para ella sí, por eso es que se adentró a un mundo desconocido, recuperar su cuerpo era una de las cuestiones más importantes para esta niña, después de eso se podría enfocar a ser una erudita como lo habia hecho su madre hace tiempo, antes de que se casara.

Cada vez el gran árbol sagrado se volvía más grande conforme se acercaban, era gigante tal y como relataban muchos, y dentro de él la hermana conocía que habitaba ese clan que parecía ser utópico por lo que cuentan las personas de los pequeños pueblos. La última parada que hicieron antes de adentrarse al gran árbol fue en uno de los pequeños ríos que surgían del mayor llamado Kish, el agua cristalina lo hacía ideal para beber un poco, la garganta de Vagadus se refrescaba y con ella también se limpió el rostro, el cuello y parte del pecho, era un rápido baño y aunque no le importaba demasiado como oliera su hermana le regañaba por no lavarse, habia sido una costumbre que fue adquirida después de numerosas ocasiones en donde eran regaños y castigos.

Con un suspiro los ojos del joven dragón analizaban lo alto del árbol y después la entrada a este, y con su rostro el cual no indicaba nada más que la normalidad que envolvía su cuerpo comenzó a caminar. Sus pies desnudos estaban bastante contentos con el cambio de terreno, era suave la tierra por donde andaban y el pasto le proporcionaba cierto masaje que tranquilizaba su ser, este era un punto donde solamente podía estar acostado y dormir ahí, era un lugar en el cual soñaba, tan tranquilo, prospero en donde podía mantener su ocio al máximo y simplemente disfrutar del clima que se le ofrecía. Cerró los ojos por un momento, ¿Acaso este era el lugar el cual él buscaba? aunque fuera así no abandonaría a su hermana y si iban a partir agradecería el tiempo que hayan invertido en este hermoso lugar.

Pasar no fue tanto lio, la mochila fue revisada y la hermana como era la que hablaba explico el propósito de su viaje y de dónde venían. No fueron más que unos minutos de espera antes de que se pudiera dar paso al interior de este hermoso árbol. Era bastante acogedor, el ambiente era fresco y relajante, la hermana estaba sentada en el hombro de Vagadus mientras observaba feliz y emocionada –Mira Vagadus, es hermoso- dijo mientras que con su dedo apuntaba al techo, aquel que con hojas y ramas fue creado, la propia naturaleza protegía a sus habitantes. Se adentraban cada vez más hasta llegar a la biblioteca, los grandes libreros estaban organizados y creaban largos pasillos, el lugar era bastante amplio y Nanami temblaba de la emoción -¡Vagadus! ¡Vagadus! vamos, vamos, allá y allá, y mira todos esos libros, vamos hermano camina- parecía que habia sido su cumpleaños o que se habia ganado algún premio mayor, estaba totalmente fascinada y el hermano tan solo se encontraba caminando de un lado a otro mientras agarraba libros que ella le indicaba.

-¿Cuánto tiempo estaremos aquí?- por fin Vagadus hablo, estaba algo curioso del tiempo de su estancia y aún tenía dinero suficiente para poder gastarlo en hospedaje y comida, también en bebida si es que ofrecían. Entre sus brazos se encontraba un gran pilar de libros que varían en tamaños y en grosor, y hasta que no pudo cargar más por el hecho de que la torre ya se balanceaba Nanami agarraba con su magia algunos otros y solo los mantenía flotando, en el rostro de ella tenía una gran sonrisa y tan solo Vagadus sonrió por ella.

-No lo sé- contesto Nanami con ya una gran sonrisa mientras agarraba el último libro y dejo salir un pequeño suspiro -¿Sabías que estamos cerca del lugar en donde nací y nuestra madre nació?- pregunto con un deje de nostalgia y el dragón simplemente negó con la cabeza mientras que daba pasos lentos y calculados. –Si… ha sido mucho tiempo, desde que era bebe- mencionó y tan solo dejo salir un suspiro, en su mente se mantenía la voz de su madre cantando un sinfín de canciones, la melancolía abrazaba el alma de Nanami y recargo su hombro en la mejilla de su hermano –aún recuerdo sus canciones…- y diciendo esto comenzó a cantar. Una pequeña voz suave y dulce se escuchaba por la biblioteca, algunos instrumentos aparecieron por magia y acompañaban a la canción que con sentimiento cantaba.

Vagadus tan solo dejo los libros en una mesa al igual que Nanami quien no dejaba de recitar aquella hermosa letra, y tan solo con una pequeña sonrisa se quedó a un lado de ella, sin saber ahora que hacer, tan solo sus ojos se posaban alrededor, notando varias mujeres que al parecer estaban siendo atraídas por la voz de la pequeña, ninguna de ellas parecía enojada. Parpadeo unas cuantas veces y al mirar a un lado notó una mujer con vestimentas rojas, era extrañamente diferente a las demás, ¿Una guerrera? no tenía ni la más remota idea pero era mejor estar con un perfil bajo, por lo menos en este tiempo.
Canción:

Volver arriba Ir abajo

Re: El Gran Regreso a Casa [Libre]

Mensaje por Agatha J. Crann na Bett el Dom Ago 20, 2017 9:22 pm

Seguía recordando aquellos momentos en donde miraba a las recién salidas del Crann Na, en verdad era hermoso ver como es que esas pequeñas se enfrentaban a lo desconocido, algunas ya con sus decisiones bien puestas otras con mucho mas miedo pero también queriendo hacer algo para ayudar a todas las hermanas.


Me habia perdido mucho en mis pensamientos tanto que no habia notado la llegada de visitantes nuevos en la biblioteca, sin duda alguna no eran de Nuren sobre todo por aquel joven hombre que aparentaba tener gran fuerza para cargar todos esos libros, que hacia el buscando?, la canción y la voz que de momento no pude ver a quien pertenecía me hicieron cerrar todos mis libros de golpe, se suponía que estábamos en un lugar de aprendizaje en donde el silencio era necesario.


Me dispuse en regañarles al menos para que se comportaran pues eran visitantes pero tan solo ver a mis demás hermanas acercarse a escucharles no pude hacerlo, no tuve el corazón para detener ese canto el cual tras escuchar mas profundamente podía admitirlo, era muy bonito tanto que aunque yo fuera una guerrera y tuviera la autoridad para regañarles sabia que de hacer eso algunas de mis hermanas se sentirían desilusionadas.



Así que me quede en silencio también observando al joven tratando de ver de donde provenía esa voz y de no ser por los leves movimientos que esa muñeca hizo jamas le hubiera podido ver con claridad algo sorprendida pero tal vez anticipando el final de la canción me levante de mi "asiento" que literalmente solo me habia sentado cercas de un estante en el piso y comenze a acercarme mirando a mis hermanas con una sonrisa mientras estas entendían a la perfección.



Bueno el canto es hermoso, no lo voy a negar pero pediré que mantengan el silencio, sonreí mientras cargaba mis propios libros con ambas manos, Se que son visitantes y todo eso, si necesitan algo mas no duden en pedirle algo a mi o mis hermanas, con su permiso, afirme mientras pasaba justo por detrás de ambos visitantes solo para dejar salir un suspiro, tenia que enfocarme en mis problemas así que solo tome asiento en una mesa cercas de la salida, si tomaba prestado o no los libros dependería mucho de si lograba obtener en esos pocos días el conocimiento necesario para reportarme ante mis hermanas mas Sabias.

Volver arriba Ir abajo

Re: El Gran Regreso a Casa [Libre]

Mensaje por Vagadus Vares el Lun Ago 28, 2017 1:46 am

Una hermosa voz, un hermoso día para estar en la biblioteca. Las letras eran pronunciadas de manera poética, un canto bello que hasta muchos disfrutaban escucharla aunque fuera originalmente un lugar hecho para expandir tanto el conocimiento como el silencio. Ante los oídos de Vagadus recordaba lentamente a su madre, aquella elfa con ojos preciosos y una sonrisa gentil, un aire maternal se podía apreciar tanto en sus palabras como en las expresiones corporales y a un lado de ella ahí estaba… una hermosa e infantil figura a un lado, con sus ojos cerrados y con una pequeña sonrisa, su tez blanca y sus cabellos dorados cayendo por su espalda, finas facciones, esa era su hermana cuando aún tenía un cuerpo de carne y huesos, más su cabeza no estaba del todo hundida en nostálgicos recuerdos. Sus ojos observaron de nuevo a la mujer de vestimenta carmesí, notando un poco sus características, era curiosa, sensual y sus curvas atraían miradas del sexo masculino… o por lo menos eso podría decirse si no fuera porque, en este caso el cual es extraño Vagadus no sentía un interés en especial sobre ella que tan rápido fueron sus ojos puestos sobre ella como su atención fue desviada por la multitud que se estaba juntando a una distancia considerable, mujeres de un lado a otro que hasta tapaban la vista de algunos muebles y mesas que estaban un poco más al fondo.

Esos ojos cafés como las hojas en un joven otoño recorrían el recinto, pensando en que tan alto llegaba realmente el árbol, y aunque era sorprendente como una gran pieza natural pudiera albergar todo un clan lo único que este dragón tenía en mente es la brisa del viento golpeando sus cabellos y acariciando su rostro mientras que su cuerpo reposaba en una de las ramas que llegaban hasta las afueras, esas salvajes y aventureras fuera de toda civilización. Un hermoso paisaje abriéndose ante él, apreciando tan solo el clima como la calma que se podría crear, ¿Acaso tenía algo más en mente? por supuesto que no, para él el ocio era la vida ideal, un sueño perfecto o por lo menos el segundo que tenía, el primero era ayudar a su hermana en su travesía y protegerla de todos los peligros que el mundo mantiene guardados en las vastas tierras.

La hermana por su parte sus ojos se mantenía cerrados mientras que en su rostro de muñeca se podía notar una sonrisa pequeña y melancólica, un deje de tristeza cuando finalmente pronuncio los últimos versos de la canción. Cuando sus ojos de nuevo se abrieron una expresión de sorpresa lleno su rostro, no esperaba que las personas le pusieran atención a su voz, habia sido un poco descuidada. Se giró un poco y observo a una mujer quien comenzó a hablar su voz era algo seria, no dura como algunos militares pero aun así tenía ese tono. Agacho su pequeña cabeza como si estuviera regañada, cerrando de nuevo sus ojos antes de poder pronuncia algunas palabras –Disculpa- un tono suave, tierno y bajo. Asintió ante las otras palabras y al levantar a vista notó algunos libros que llevaba en las manos y pudo notar los títulos que estos tenían, sonriendo ligeramente –Esta bien- y con sus orbes siguió a la mujer hasta una de las mesas cercanas y recargó su mejilla contra su palma derecha, pensando un poco antes de girarse ante su hermano y poniendo sus manos en su espalda mientras se mecía hacia adelante y atrás con sus pequeños pies, ¿Le diría? tal vez no, no quería causar algún problema con su hermano así que se giró de nuevo y caminó hasta donde estaba la chica albina, saltando de mesa a mesa, creando pequeños puentes de agua entre espacios hasta que llegó a ella.

-Hola-
dijo Nanami con una sonrisa mientras que observaba los libros que ella tenía, pasando sus manos por la cubierta por estos –disculpa por el ruido que cause y quiero compensar por lo que he hecho- y con esto pronunciado se sentó y entre sus manos se formó un mapa de Kugg –vi tus libros y pues… pensé que querías un poco de información… ah sí, soy Nanami y él es…- sus manos señalaron al hombre que estaba detrás de la mujer, uno que se estaba cruzando de brazos y que tan solo dejo salir un suspiro antes de sentarse a un lado y recostar su cabeza contra unos libros que estaban puestos ahí -… es Vagadus, mi hermano, los dos somos viajeros y venimos de Kugg- y dicho esto el mapa creció más y más, detallado con relieve y pueblos, casas abandonadas y territorios que eran difíciles de dibujar y a veces se saltaban por el extraño relieve causado por el clima aleatorio del territorio –también tengo otros mapas en mi repertorio, tómalo como una compensación por el problema que provoque-

-Nanami…- la voz que expandía la pereza provenía del hermano, mirando hacia un lado a la mujer y después a ella -No hay nada que hacer, ¿verdad?- y con esto dicho ella pensó por un momento antes de negar con la cabeza, por lo menos para el hermano quien en estos momentos podría disfrutar de una cerveza en una taberna o la paz en un campo completamente abierto –está bien- y tan pronto como sus ojos se cerraron cayo completamente dormido y no podía culparlo.

-Discúlpelo, hemos tenido un viaje pesado, venimos desde Artae y pues no ha estado descansando bien estas últimas semanas y todo por mi culpa- un suspiro salió por los pequeños labios de la muñeca quien se levantó y acaricio suavemente los cabellos de su hermano –le dije que entre más rápido llegáramos sería mejor, pero no me imagine que su cuerpo no encontrara descanso, hasta dormía caminando y cuando tomábamos descansos él se mantenía despierto- lo dejo en paz y ahora su atención estaba completamente concentrada a la chica -¿y cómo te llamas? disculpa por no preguntarte antes- dejo salir una risa un poco nerviosa, se le habia pasado un poco los modales.

Volver arriba Ir abajo

Re: El Gran Regreso a Casa [Libre]

Mensaje por Agatha J. Crann na Bett el Dom Sep 24, 2017 6:03 pm

Rabia sido muy dura?, pensé en eso tras ver la reacción de aquella pequeña quien yo habia visto muy intimidada, tal vez me habia pasado de la raya pues eran visitantes y tal vez no sabían todo sobre Nuren o si?, en definitiva les pediría disculpas una vez terminara mis propios asuntos así que me limite a apurarme, pues sabia que si tardaba mucho tal vez se irían mas rapido que yo.


Pero el acelerar no fue necesario aquella pequeña habia llegado a mi mesa y se presentaba esta vez disculpándose por sus acciones algo que yo no condenaba para nada, al menos no con ellos de haber visto a una de mis hermanas que estaban al tanto de nuestras reglas seguro y me hubiera enojado mas.


Negué con la cabeza al instante, en verdad no tenia por que disculparse tal vez yo habia sido muy estricta así que me decidí a hablar pero tras ver ese mapa que se formaba en las manos de la chica me quede sorprendida, un mapa de Kugg, tras abrir rápidamente el libro y encontrar un mapa del mismo libro podía ver que el mapa de la muchacha era mucho mas detallado.


Sorprendente.....tu mapa es mucho mas preciso...te importa si hago una pequeña anotación?, pregunte mientras sin pensarlo mas comenzaba a grabar ese mapa en mi propio pergamino donde anotaría todas las cosas que considerara útiles para mi viaje.


Mas mapas de todos lados?, artae? en verdad me serviría un mapa de ese terreno pues podría hacer algo mucho mas que solo "explorar" en artae, al contrario podría ir con mucho mas cuidad y evitar zonas peligrosas, sin duda le pediría el mapa de Artae sin lugar a dudas y la voz de aquel muchacho fue lo que llamo mi atención, tal parecía que era mas el acompañante de esta pequeña chica y este tras obtener respuesta de ella casi cayo dormido, me hubiera impresionado de no ser que yo era mas rápida en dormir en días de invierno, solo tenia que parpadear una sola vez para quedarme dormida.



No te preocupes si esa es su situación entonces la entiendo, un viaje tan largo y no conciliar descanso?, en verdad es de sorprenderse que hayan llegado a la biblioteca y no a una posada., dedique una sonrisa mientras volvia a hacer esos apuntes.


Mi nombre?, me detuve en mi anotación eso era algo que no podía decir a al ligera, Agatha Jane Crann Na Bett, protectora y guerrera de nuren es todo un placer joven-cita Nanami, mencionaba con una nueva sonrisa mientras me levantaba para ir con ese joven acompañante y tomar del escritorio una manta d hojas natural para no dejar que este se enfriara.


Y volver ante Nanami, Contamos con estas "mantas" pues en mas de una ocasión solemos quedarnos mas tiempo del esperado para disfrutar de la lectura aun que sea leer en la noche, explique mientras volvía a tomar asiento frente a mis libros, pues de alguna forma estaba disfrutando mas de esa conversación, mas de lo esperado.

Volver arriba Ir abajo

Re: El Gran Regreso a Casa [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.