Just Wandering [Priv. Amédée Sitara]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Just Wandering [Priv. Amédée Sitara]

Mensaje por Raissa Embarr el Miér Jul 12, 2017 10:54 pm

Había viajado un montón de tiempo sólo para ir a visitar el tranquilo pueblo de Núren, y su muy completa biblioteca, la cual le interesaba leer de cuando en cuando al menos antes de hacer sus presentaciones. Tendía a quedarse unos días en cada pueblo, como podía, normalmente no decía de donde venía, sobretodo si se trataba de un pueblo enemigo -aunque Euen no tenía realmente-, y en Karr siempre se topaba con su padre, e incluso se quedaba con él. De todos modos, no importaba demasiado, casi nadie le tomaba importancia al tratarse de una artista errante, era como si no perteneciese a ningún lugar en específico.

Se sentó mientras dejaba los tres libros en una pequeña mesa, y abría el primero en la pila para leerlo. Este, era de historias para niños, a veces encontraba cosas interesantes que usar en sus ridículas presentaciones, y tendía a gustarle a público de aquella edad. Sencillamente, ya no podía apreciar sus propios espectáculos, no tenía gracia alguna ahora, a excepción de un mejor control de sus poderes, aunque jamás completamente bien. El segundo libro trataba sobre lo que había sucedido para la separación de Exié, sobre la guerra. Le gustaba mantenerse informada, pero la verdad era que no se sentía satisfecha con lo que leía, sentía que habían vacíos en todo, pero seguía sin encontrar algo más. Y el último ya era sobre artesanías y música, que en su mayoría correspondían a las habitantes de Núren.

-Bien... aquí vamos -tomó el primer libro, y lo abrió desde el inicio, y buscó una página que, si no se equivocaba, había llegado anteriormente -. ¡Oh, aquí está!

Se sobresaltó al momento de encontrar el cuento que había dejado a medias, ganándose algunas miradas de desaprobación por parte de las otras chicas leyendo allí, pidiendo inmediatamente perdón y bajando el volumen, además de luchando por mantener su forma. No quería cambiar repentinamente de cuerpo, estaba bien en aquel, menos colorido y llamativo, se veía tranquila y resaltaba mucho menos así. Ya era extraña así, imagina estuviese de rojo, con aquellos largos cuernos y su mirada, que tendía a ser intimidante. No era una buena idea.

Le era muy fácil avanzar leyendo, se concentraba y llegaba a imaginarse todo, casi se sentía rodeada por los lugares. Se preguntaba por qué al crecer, dejaba de leer cuentos como aquel, o sólo lo hacía para su trabajo nada más, en vez de disfrutarlos. Si bien, algunos no eran más que historias de tres páginas, luego estaban aquellos,
que seguían siendo para niños, pero tenían tanta dedicación como los libros que leía actualmente por mero gusto. "¿Por qué ya no es divertido? ¿Por qué todo tiene que cambiar...?"  sus pensamientos volvían a partir hacía otro lado cuando sacudió la cabeza y siguió con la lectura. Tenía que terminar esos antes de que fuese demasiado tiempo pasado la hora de almuerzo, quería alcanzar a hacer como mínimo dos presentaciones, al y al cabo, la nocturna siempre era la mejor.

-Todo bien, todo bien... -murmuró para si misma, de modo que no molestase a los demás -. Sólo veinte páginas más y ya está.

Cinco minutos después, dejó el libro, estiró los brazos mientras sus huesos sonaban y al momento se preparó para leer el que estaba al final de la pila, abriéndolo en la primera página, y soltó un suspiro. Podía ser tan dedicada como a veces le gustaba escapar y correr por lugares donde no encontrase a nadie.


Última edición por Raissa Embarr el Sáb Ago 12, 2017 4:49 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Just Wandering [Priv. Amédée Sitara]

Mensaje por Amédée Sitara el Vie Ago 04, 2017 12:26 am

Leer, leer, leer, ¡Le encantaba leer! En su vida pasada debió ser una… ¿Una sabia? Ah, pero que tonteras pensaba a veces. Tras haber realizado sus acciones cotidianas —aunque éstas destacaban más por ser espontáneas que monótonas—, Sitara decidió que sería un buen momento para ir a la biblioteca e intentar agarrar uno de los libros que estaban en los estantes más altos, ¡ahí debía haber algo interesante! Sin embargo, no quería mucha atención… Bueno, bueno, que no se malinterprete porque sus niñas son su adoración, ¡pero a veces sólo quería disfrutar un poco de tiempo consigo misma! Nada grave, ¿Verdad? No podían regañarla cuando dedicaba toooodaaa su vida a ellas. Así que, Sitara salió del área en donde estaba cubierta de pies a cabeza, dispuesta avanzar hacia la milenaria biblioteca, ¡de joven pasó tanto tiempo ahí! Aprendiendo sobre un montón de cositas para poder tener a sus preciosas niñas en las mejores condiciones, y ahora, ante la misma necesidad regresaba siempre ahí, completamente abierta a la posibilidad de aprender un poco más, nunca estaba de más, ¿Cierto? Así que, decidida a terminar un libro ese mismo día, o puede que incluso dos, la ninfa entró a la biblioteca de su amada tierra, saludando de forma muy baja y agachando la mirada para que no la cacharan. Caminó hacia uno de sus estantes predilectos, parándose en puntitas para alcanzar el libro al que le tenía tantas ganas, ¡Era impresionantemente grande! El forro del mismo era de piel y, curiosamente, tenía unas flores que cambiaba conforme a la temporada ¿Acaso no era maravilloso todo lo que uno se podía encontrar en una biblioteca? Se sentía tan orgullosa de los artesanos de su tierra, creando cosas tan preciosas que seguro y no podría encontrar en cualquier otro lugar, o bueno… Tal vez se pasaba de petulante aunque sea un pelín, pero ¿Por qué pensar de más cuando no tenía la posibilidad de viajar más allá? Solo de pensarlo sus labios se fruncieron en un puchero, caminando rápidamente hacia una de las amplias mesas.

Hubiera tomado asiento de forma inmediata de no ser porque otro ser llamó su atención en un santiamén, ¿es que acaso esa no era…? Ay, pudo notarse en su expresión la emoción. Caminó en dirección a la joven y tomó asiento a lado de ella, ¡sabía que no tenía que alzar la voz pero estaba emocionada! La memoria de Amédée era de las mejores que pudieron pisar la tierra, por lo que todo aquel que le hiciera un favor tenían un lugar especial en su corazón, ¡imposible que les olvidara! Puso el libro sobre la mesa y llamó su atención con un suave toque en el hombro, aunque seguramente que para esos instantes ya debía de intuir que alguien la estaba observando con suma atención — ¿Raissa? —habló bajito, ladeando un poco su rostro para encontrarse con el de la ajena—, ¡ay! ¡Linda! ¡Pero si eres tu! —completamente emocionada la abrazó prácticamente al instante, aun sin saber si la joven le había reconocido. No retiró del todo la prenda que le cubría pero si que alzó la mirada para que supiera quién era—, ¿Me recuerdas? Soy yo —comenzó a hablar susurrando mientras le dedicaba la más sincera de sus sonrisas—, Sitara —bajó mucho la voz, ¡prácticamente se lo dijo al oído!— me alegra tanto volver a verte ❤

Volver arriba Ir abajo

Re: Just Wandering [Priv. Amédée Sitara]

Mensaje por Raissa Embarr el Sáb Ago 12, 2017 5:09 pm

Había logrado volver a concentrarse en la lectura cuando vio que alguien se acercaba. Aunque realmente, no pudo ver quien era, sintió curiosidad, pocas personas se le acercarían debido a que Raissa no tiene una cara realmente amigable, y era más bien evitada. Así funcionaba, ella no sonreía hasta que debía hacerlo. Dio un sobresalto al ver que la chica decía su nombre, y rápidamente comenzó a analizarla, pero debido a que estaba cubierta, no había ni modo, pero era evidente que se conocían y aún más cuando esta la abrazó. Raissa se quedó de hielo, y pensó que sólo habían dos personas en el mundo que harían eso, y antes de separarse de ella se le vino el nombre a la cabeza, por suerte.

-¿Amédée Sitara...? -entonces vio su rostro, y sintió cierta emoción dentro de ella, la cual reprimió al instante para seguir manteniendo el control sobre su cuerpo -. ¡Realmente ha pasado mucho tiempo! -rápidamente se arrepintió de haber alzado la voz, pero no pudo evitarlo, sencillamente.

Era ella, aunque quizás había pasado un año desde que no la veía, probablemente más... quizás un año físicamente hablando. Ya no lo sabía, Raissa apenas llevaba la cuenta de su edad, no le importaba demasiado. Ella era, probablemente la única Nurén que la había visto en su forma dragón, o al menos hasta entonces, prefería evitarlo, pero esa chica se había ganado su confianza, con lo dulce que podía ser de alguna manera logró que la chica con corazón de hielo se abriese un poco. Le hacía falta tener personas con quien hablar, pero jamás se detenía a pensar que podría visitar a alguien. Siendo tan solitaria, no dejaba que aquello se asomase en su mente, y si lo hacía pensaba que no se acordarían de ella. Cometió un error en este caso, sorprendida de ello.

-Realmente... realmente no sé que decir -murmuró, esta vez para no asustar a nadie, "¿Debería tratarla mejor? Digo... no estoy hablando con cualquier persona, ¿cierto?" -Estoy bastante sorprendida, en serio.

Ordenó los libros, marcando la página del que estaba leyendo en aquel momento, separó el que había terminado y dejo los otros dos juntos, con movimientos rápidos, aunque estaba muy calmada, y se apresuró a dejar el que había terminado en la estantería para seguir hablando con la chica. Vamos, oportunidades como aquella no se le presentaban todos los días, y si no hacía la función de la tarde, podría hacerla al día siguiente y quedaría la de la noche, que era su favorita. Además, de todos modos quería hacerle algunas preguntas a Sitara sobre los gustos de sus chicas, al fin y al cabo le gustaba que a su público le agradasen sus obras, y también quería conocer más sobre el mundo, su mundo. ¿Sería posible que ella supiese algo de Jax? Pero ni siquiera recordaba si le había hablado de él... ¿quizás no se veían desde entonces? Pero la verdad era que sólo su madre conocía aquella historia, pero pedir ayuda no podía ser tan malo. Se estaba frustrando demasiado con aquello, sabía que al final la terminaría volviendo loca. Soltó un suspiro por inercia, como hacía normalmente cuando el chico atacaba sus pensamientos, y hacía un pequeño agujero con fuego en el caparazón de hielo que cubría su corazón. No le tomaba más de cinco segundos volver a entrar a él, sin siquiera estar presente.

Lo siento
Una vez más, lamento mi tardanza, pero ya me he puesto al día<3 Espero el post sea de tu agrado<3

Volver arriba Ir abajo

Re: Just Wandering [Priv. Amédée Sitara]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.