Absurda Realidad | Priv. Sidd

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Absurda Realidad | Priv. Sidd

Mensaje por Elessär Várazslat el Miér Ago 16, 2017 3:05 pm


Absurda realidad

Vagos son los recuerdos y demasiados los cambios que la aldea que en su memoria recuerda ha sufrido, atrás parecen haberse perdido las diminutas casas perfumadas con el intenso olor a mar, más alejado ahora que en aquel tiempo cuando inició sus andaduras por los ruinosos restos que quedaban de Exié, buscando una forma de poner fin a su existencia. Pocas han sido las veces que desde su regreso a Artae y su renovada toma de liderazgo ha acudido al territorio de la luz, Euen es demasiado luminoso para un demonio de sangre pura como lo es aquel hombre, aun así, nuevamente se ve a sí mismo recorriendo las, ahora, bastas e intrincadas calles que conforman el nuevo pueblo que ha decidido redescubrir, por su propia cuenta y en completa soledad.

El sol del verano ha seguido cambiando de posición mientras los pies de aquel hombre le hacen internarse en rincones desconocidos y sin rastro de más vida que la suya. El silencio casi total sólo es roto por el sonido de las lentas pisadas al caminar de aquel artae y, los distantes y a la vez cercanos, aleteos de los Hototos, que en sus enormes nidos empollan a sus futuros descendientes. — Un amor único en la vida, sin más razón de ser que la de hacer perdurar esa vida. — Palabras murmuradas que envidian a esos majestuosos animales de colorido plumaje. Un pensamiento en voz alta cargado de dulce admiración empañado solo por la amargura de quien perdió aquello que la naturaleza otorga con tanta facilidad. Una mirada de cárdeno color contempla los cielos añil sobre su cabeza, enmarcado entre los altos muros de las edificaciones tan distintas a las que acostumbra a ver en las tierras de Artae; para aquel hombre no caben dudas de que la paz instaurada en aquel clan se ha mantenido beneficiando a todo ser vivo que habitara aquellas tierras, y eso lo nota a cada paso, a cada respirar de aquel aire que, cual encantamiento, le llenan de una calma serena que pocas veces logra sentir, aunque esta no dura lo suficiente.
Un suspiro desalentado deja salir aquel artae de su boca, sabe que ha de poner fin a aquel paseo, retomar su papel en aquella interminable historia a la que debe llamar vida, el mismo que le ha llevado a abandonar su aislamiento en las profundidades de las cordilleras…

El demonio mira, más de una vez los caminos de aquella encrucijada a la que su apático rumbo le ha conducido; gira su cuerpo en la dirección por la que ha llegado, deshacer los pasos andados resulta la decisión más lógica; más sin embargo la sucesión de bifurcaciones que terminan llevándole hasta desérticos callejones sin salida se repiten con cada error que comete. — Absurda es la palabra que describiría a esta situación, un artae, capaz de recorrer kilómetros de túneles subterráneos con la escasa luz de una antorcha, perdido a plena luz del día… —  Una burla hacía sí mismo es lo que el tono cansado insinúa, cuando un nuevo muro corta la salida que creía hallada, la actividad portuaria se escucha cercana y un amplio y exuberante jardín se cierra ante el demonio protegido por elegantes rejas. La idea de pedir ayuda está próxima a hacerle tomar una nueva decisión, más el repentino ocultamiento de la luz del sol seguido por una súbita corriente de aire obliga al líder de Artae a girarse para encontrarse frente a frente con una de esas fascinantes aves locales. — — Cautelosa calma se refleja en el rostro de aquel hombre incapaz de apartar sus violáceos ojos de aquel Hototo.

Ӿ Elëssar Ӿ

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.